Un tipo de demencia que se da junto a la enfermedad de Parkinson. Henrik Sandklef.

La demencia por Parkinson surge a raíz de la enfermedad de Parkinson. Esta aparece en el 20-60% de los casos en los que se da esta afección, e implica una serie de síntomas motores (temblores, lentitud…), de empobrecimiento en el lenguaje y el pensamiento y cognitivos.

Se trata de una demencia subcortical que suele aparecer en edades avanzadas. Aunque la causa es desconocida, se ha observado una disminución importante de las cantidades de dopamina en el cerebro en los pacientes con demencia por Parkinson. Veamos cuáles son sus características.

Demencia por Parkinson: características

La demencia por Parkinson surge a raíz de la enfermedad de Parkinson. Concretamente, entre el 20 y el 60% de las personas con la enfermedad de Parkinson, acaban desarrollando también la demencia por Parkinson.

En cuanto a su curso, su inicio se produce entre los 50 y los 60 años. El deterioro suele ser lento y progresivo, y afecta a las habilidades cognitivas, motoras y de autonomía de la persona. Por otro lado, su incidencia es de una 789 personas por cada 100.000 (mayores de 79 años).

Enfermedad por Parkinson

La enfermedad por Parkinson genera ciertas alteraciones motoras, tales como temblor en reposo, lentitud de movimientos, inestabilidad postural, dificultad para iniciar y parar una actividad, rigidez y marcha festinante (arrastrando los pies y con pasos cortos).

Pero, en este artículo nos centraremos en la demencia que surge a raíz de la enfermedad:

Síntomas

Cuando la enfermedad evoluciona en demencia, ésta se caracteriza por una serie de síntomas. Según el Manual Diagnóstico de Trastornos Mentales (DSM-IV-TR), suele aparecer un síndrome disejecutivo ligado a pérdida de memoria. Además, otros síntomas que aparecen son:

1. Disminución de la motivación

Ésta se traduce en apatía, astenia y abulia. Es decir, la persona pierde las ganas de hacer cosas, el placer que antes se experimentaba con ellas desaparece, no se tiene motivación ni voluntad, etc.

2. Bradipsiquia

Otro síntoma típico de la demencia por Parkinson es la bradipsiquia, que implica un enlentecimiento en el proceso de pensamiento. Además, también aparece asociado un empobrecimiento del lenguaje.

3. Bradicinesia

Implica la lentitud de movimientos, algo que tiene que ver tanto con el Sistema Nervioso Central como con el Sistema Nervioso Periférico.

4. Alteraciones visoespaciales y visoconstructivas

Aparece también una afectación en las áreas visoespacial y visoconstructiva, que se traduce en dificultades para moverse y situarse en el espacio, dibujar, ubicar objetos en el espacio, etc., así como en dificultades para construir (por ejemplo una torre con cubos) y vestirse.

5. Depresión

La demencia por Parkinson también se acompaña, de forma muy frecuente, con trastornos depresivos de mayor o menor gravedad.

6. Alteraciones neuropsicológicas

Aparecen alteraciones en el recuerdo y el reconocimiento, aunque estas son menos graves que en el caso de la demencia por Alzheimer, por ejemplo.

En cuanto a la codificación y a la recuperación de la información, existen fallos importantes en los procesos de recuperación de recuerdos.

Causas

Las causas de la enfermedad de Parkinson (y por ende, de la demencia por Parkinson), son en realidad desconocidas. Sin embargo, se ha relacionado con alteraciones en el fascículo nigroestriado, concretamente con una disminución del funcionamiento dopaminérgico en esa estructura. La dopamina es un neurotransmisor que tiene mucha relación con el movimiento y con los trastornos relacionados con el mismo, propios de la demencia por Parkinson.

Además, se ha observado que en pacientes con Parkinson aparecen cuerpos de Lewy en la sustancia negra del cerebro y en otros núcleos del tronco cerebral. No se sabe, sin embargo, si esto es causa o consecuencia de la propia enfermedad.

Población de riesgo

La población de riesgo de la demencia por Parkinson, es decir, personas más vulnerables a desarrollarla, son personas de edad avanzada, que han tenido un comienzo tardío de la enfermedad de Parkinson, con mayor gravedad en la propia enfermedad, y con síntomas predominantes de rigidez y acinesia (incapacidad para iniciar un movimiento preciso).

Tratamiento

A día de hoy, la demencia por Parkinson es una enfermedad degenerativa y que no tiene cura. El tratamiento se basará en intentar retardar la aparición de los síntomas y en tratar o compensar los ya existentes, para que afecten lo menos posible.

Para ello se utilizarán programa de neurorrehabilitación cognitiva, y estrategias externas que puedan ayudar al paciente en su medio (uso de agendas y recordatorios para la memoria, por ejemplo).

Además, se tratará a nivel psicológico y psicofarmacológico los síntomas asociados a la demencia, tales como los de la depresión o la ansiedad.

Antiparkinsonianos

A nivel farmacológico y para tratar síntomas motores de la enfermedad (no tanto de la demencia), se suelen utilizar antiparkinsonianos. Estos están orientados a reestablecer el equilibrio entre el sistema dopaminérgico (dopamina), que es deficitario, y el colinérgico (Acetilcolina), que se encuentra sobreexcitado.

La levodopa es el fármaco más eficaz y el que más se utiliza. También se utilizan agonistas dopaminérgicos, que aumentan su eficacia en combinación con la levodopa (excepto en fases muy iniciales de la enfermedad, donde se pueden administrar de forma aislada).

El Parkinson como demencia subcortical

Como hemos mencionado, la demencia por Parkinson consiste en una demencia subcortical; esto quiere decir que en ella se producen alteraciones en el área subcortical del cerebro. Otro gran grupo de demencias son las corticales, que incluyen de forma típica otra demencia muy conocida, la debida a la enfermedad de Alzheimer.

Pero, siguiendo con las demencias subcorticales, se incluyen además de la demencia por Parkinson (déficit de dopamina), la demencia por Huntington (que implica déficits de GABA) y la demencia por VIH (que implica alteraciones en la sustancia blanca).

Todas las demencias subcorticales tienen como síntomas característicos las alteraciones motoras (síntomas extrapiramidales), el enlentecimiento, la bradipsiquia y la disminución de la motivación.

Referencias bibliográficas:

  • Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (2010). Manual de Psicopatología. Volumen I y II. Madrid: McGraw-Hill.
  • Demey, I. y Allegri, R. (2008). Demencia en la enfermedad de Parkinson y demencia por Cuerpos de Lewy. Revista Neurológica Argentina, 33: 3 - 21.
  • Rodríguez-Constenla, I., Cabo-López, I., Bellas-Lama, P. y Cebrián, E. (2010). Trastornos cognitivos y neuropsiquiátricos en la enfermedad de Parkinson. Rev Neurol, 50(2): S33 - S39