Michael Jackson es uno de los casos de famosos cuya fama y dinero no les alejó de esta psicopatología. Wikimedia Commons.

En innumerables ocasiones envidiamos, deseamos o anhelamos el modo de vida de aquellos que han tenido un éxito mundialmente reconocido. Hablamos de los famosos, celebridades o estrellas del mundo del espectáculo; ya sea en el sector deportivo, audiovisual o artístico, existe un mantra que a menudo no se cumple, y es aquél que pregona que las celebridades no tienen problemas.

En las últimas décadas hemos tenido la oportunidad de descubrir que no es todo felicidad y alfombras rojas para este colectivo. El suicidio de algunos personajes de Hollywood o de cantautores revelan una tendencia preocupante. Por eso, es bueno conocer algunos ejemplos de famosos que han sufrido depresión en algún momento de su vida para comprobar hasta qué punto el dinero no lo es todo.

Los famosos que han sufrido depresión

Veremos casos de celebridades que han pasado por un proceso de depresión. Por supuesto, las causas de esta experiencia dependen de las particularidades de cada una de sus vidas, pero en general se aprecia cómo más allá de los elementos objetivos que solemos asociar a la felicidad, como el dinero y la fama, hay muchos otros elementos que importan.

1. Jim Carrey

Sonado es el caso del actor que nos hizo reír hasta llorar. Desde hace unos años, se le ha visto por los platós de televisión con una actitud un tanto melancólica y apenada. Sufrió el fracaso de dos relaciones sentimentales. En el último, su pareja murió a causa de una enfermedad. En la actualidad, el actor de “la máscara” asegura no estar en la vida terrenal.

2. Heath Ledger

Muchos recordamos el trágico desenlace de este famoso actor que nos ilusionó con el nuevo personaje del Joker en la saga de Batman, de Cristopher Nolan. Y es que el estreno de Dark Knight, se dio en paralelo con la noticia del suicidio de su actor estrella. Heath venía sufriendo desde hace tiempo una larga depresión. Se hipotetiza que pudo ser favorecida en parte por el estrés de su trabajo, así como por problemas familiares.

3. Britney Spears

La cantante estadounidense, famosa por sus éxitos de principios del nuevo milenio, también ha sufrido depresión. Alcanzó tanta fama, que no supo gestionar tal situación. La debacle llegó en el momento que se hizo madre. Cayó en las drogas, algo habitual entre las personas con depresión, y sus apariciones públicas empezaron a ser un escándalo. LLegó a rasurarse la cabeza y a pasearse semidesnuda por California.

4. Robin Williams

Otro famoso que aparentemente debería tener “prohibido” estar triste. Sus filmes más célebres son de corte cómico, y siempre encargado de hacer reír a medio mundo. Se suicidó a los 63 años, en el 2014, sin razón aparente. Al cabo de unos meses, se supo que estaba pasando por un período de depresión que le llevó a las drogas y alcohol.

5. Jean Claude Van Damme

Debido a una infancia complicada, el actor belga sufrió duras etapas de depresión. Fue eso lo que le motivó a dedicarse al entreno y profesionalización en el mundo de las artes marciales, hecho que le llevó a Hollywood. En esa etapa de su vida, la fama cosechada por sus patadas voladoras y saltos imposibles no le valieron para tener una vida plenamente feliz. De hecho, desde hace ya unos años, se le ha diagnosticado depresión severa, y se medica de manera regular.

6. Mel Gibson

Braveheart, Arma Letal, Payback. Mel Gibson siempre hizo de tipo duro, valiente, descarado. Además, ha protagonizado controvertidas apariciones públicas donde se le ve en estado de embriaguez y bajo los efectos de la cocaína, enfrentándose a la policía en varias ocasiones.

7. O.J. Simpson

Quizás sea el caso más peculiar de toda la lista. El jugador de Futbol Americano, Orenthal James Simpson, mató a su mujer por un ataque de celos a principios de los noventa. EL rocambolesco juicio le absolvió en primera instancia, declarándole inocente. Años más tarde encontrarían evidencias de su autoridad en el homicidio.

El jugador pasó una etapa de depresión al haberse retirado del deporte, aunque el hecho de que asesinase a su esposa no es un producto irremediable de esta situación. La violencia no se considera algo a lo que la depresión lleve de manera natural e irremediable, siempre que esta no sea fruto de alucinaciones (en la depresión psicótica). Por supuesto, los elementos sociales y culturales también hubieron de tener un papel muy importante en este asesinato.

8. Halle Berry

La famosa actriz sufrió una severa etapa de depresión a finales de los años noventa. El divorcio de su primer marido, así como los maltratos que sufrió, resultaron episodios traumáticos para la prometedora artista que, pese al éxito que ya estaba alcanzando, se vio forzada a encajar un duro revés a nivel personal. Intentó suicidarse inhalando monóxido de carbono encerrada en su coche.

9. Michael Jackson

El Rey del Pop no estuvo libre de este problema. Alcanzó cotas de popularidad insospechadas, fue pionero en el mundo de la música por su coreografía, sus formatos de videoclip, y su estilismo. Todo ello no le bastó para evitar periodos de depresión tal y como declaró su hija, hasta el punto de que se especula con la posibilidad de que su muerte se diese por una sobredosis de fármacos ansiolíticos.

10. Kurt Cobain

El caso de Kurt Cobain fue otra de las tragedias favorecidas por esta psicopatología. A finales de los 80 y principios de los noventa, el grupo Nirvana, liderado por Kurt Cobain, rompía las listas de éxito a nivel mundial. Pero en el momento en el que el líder de la banda dejó de interesarle la música, se sumió en una dura etapa de depresión que le llevó a suicidarse con una escopeta.