En tiempos de crisis por COVID-19, la emergencia social y sanitaria no debe hacernos perder de vista que la salud no se reduce únicamente a prevenir y curar afecciones físicas observables en el cuerpo humano; de hecho, ni siquiera se limita a la ausencia de patologías.

La salud incluye el bienestar como algo global, y eso implica que no podemos olvidar algo tan importante como la salud mental, especialmente ante contextos capaces de hacernos afrontar situaciones muy difíciles y estresantes, así como la incertidumbre.

Por suerte, en los últimos años se ha ido consolidando una forma de intervención psicoterapéutica que se adapta muy bien a nuestras necesidades durante la pandemia del coronavirus. Se trata de la terapia online, la cual ha venido para quedarse y que, si bien antes de la aparición de este agente patógeno ya se estaba popularizando rápidamente, con la aparición del COVID-19 ha pasado a ser fundamental. Veamos por qué.

Las causas por las que la terapia online es básica en tiempos de COVID-19

Estos son los principales motivos por los que la terapia online es un recurso imprescindible ante la pandemia.

1. Su eficacia es equivalente a la terapia presencial

El primer aspecto a tener en cuenta es que el cambio de canal de comunicación no hace que se pierda la eficacia del tratamiento. Es verdad que hay algunos casos concretos en los que la psicoterapia online es complicada o prácticamente imposible por cuestiones logísticas (por ejemplo, cuando se necesita utilizar recursos como el Neurofeedback o la Realidad Virtual con gafas especiales), pero allí donde puede ser realizada sin limitaciones materiales, esta forma de intervención en pacientes es tan eficaz como la “tradicional” realizada cara a cara con el o la terapeuta.

2. Implica un menor riesgo de contagio

La primera gran ventaja de la terapia online resulta evidente: si no hace falta salir de casa y desplazarse hasta la consulta del psicólogo, el riesgo de contagio de ese periodo de tiempo invertido en “ir al psicólogo” se reduce a cero.

Esto supone un gran beneficio para las personas en situación de riesgo ante el COVID-19 y también para quienes conviven con ellas, incluyendo aquí a las personas que necesitan estar casi siempre disponibles para dar apoyo a sus mayores, a sus enfermos, etc.

3. Implica un menor coste

Especialmente en tiempos de crisis económica, muchas personas y familias valoran mucho la idea de contar con una forma de psicoterapia ofertada a un precio menor que la presencial. Como la terapia online supone un menor coste para los psicólogos y los centros sanitarios, normalmente esto se plasma también en lo que paga el cliente.

Por otro lado, el hecho de contar con la seguridad de poder pagar todas las sesiones de la terapia también se asocia a un mayor compromiso con el tratamiento, y por consiguiente, una menor tasa de abandono y a unos mejores resultados finales.

4. No entiende de límites geográficos

Estas semanas, algo que en cualquier otro año hubiera parecido casi sacado de una novela de ciencia-ficción es una posibilidad real: los confinamientos aplicados a regiones e incluso a países enteros.

Ante la necesidad de atajar la expansión del virus, en varios casos se limita mucho la movilidad de las personas e incluso quienes pueden salir pueden encontrarse varios obstáculos: problemas a la hora de compartir coche, alteraciones en la frecuencia del transporte público o en la seguridad de estos vehículos, etc. Con la terapia online, nada de esto importa.

5. Ofrece apoyo profesional de un modo más ágil

En una situación en el que las limitaciones que supone intentar no contagiarnos reducen bastante nuestras libertades, la mayoría de las personas busca que todo lo que deben hacer a lo largo de la semana sea lo más sencillo posible. En este sentido la terapia online es ideal, porque ni requiere demasiados pasos intermedios ni es difícil hacer que cuadren los horarios, al no tener que invertir tiempo en el desplazamiento ni en asegurarnos de que encontraremos el lugar, llegaremos a tiempo, etc.

Tan solo hay que agendar una primera sesión, realizar el pago del modo indicado, y conectarse a la plataforma de videollamada cuando llegue el momento. Mientras dispongamos de conexión a Internet y dispongamos de un lugar tranquilo que nos permita estar solos, ni siquiera tenemos por qué hacer las sesiones siempre en el mismo lugar.

¿Buscas asistencia psicoterapéutica?

Avance Psicólogos

Si te interesa contar con apoyo psicoterapéutico profesional, cuenta con nosotros. En Avance Psicólogos llevamos más de 20 años atendiendo pacientes, y en la actualidad ofrecemos tanto terapia presencial como online. Entre nuestro equipo de expertos en salud mental disponemos de profesionales acreditados con especialidades en psicoterapia para adultos, psicoterapia infanto-juvenil, terapia de pareja, logopedia, psiquiatría, neuropsicología, coaching, y más. En esta página encontrarás nuestros datos de contacto y más información acerca del modo en el que trabajamos.

Referencias bibliográficas:

  • Change, P.M. (2011). Effectiveness of cybertherapy in mental health: a critical appraisal. Stud Health Technol Inform 167: pp. 3 - 8.
  • Derrig-Palumbo, K., y Zeine, F. (2005). Online Therapy: A Therapist’s Guide to Expanding Your Practice.
  • Soto-Pérez, F., Franco, M., Monardes, C., y Jiménez, F. (2010). Internet y psicología clínica: revisión de las ciber-terapias. Revista de psicopatología y psicología clínica, 15(1): pp. 19 - 37.