Una manera directa de instar a la otra persona a abrirse. Soulfish.

Tener un rol atrevido ante otra persona nos puede permitir acercarnos y generar algún tipo de efecto (en muchos casos de atracción interpersonal o admiración), así como facilitar que nos apoyen para lograr nuestros objetivos. Asimismo, permite valorar las actitudes y pensamientos de la persona preguntada, según el modo en el que gestiona el estrés o los nervios.

Este artículo se centra en intentar reflejar diversas preguntas comprometedoras que podemos o nos pueden llegar a hacer en distintos ámbitos.

Una breve colección de preguntas comprometedoras a realizar

Existen temas de conversación que no podemos o al menos no solemos tocar con todo el mundo. Creencias, dilemas, tabúes como el sexo y situaciones comprometedoras en general pueden generar cierta incomodidad entre los interlocutores. Pero por contra, nos permiten salir de la zona de confort y hacer aparecer estímulos e informaciones que de otra manera no serían expresados.

A continuación veremos 27 preguntas comprometedoras que nos pueden ayudar a romper la zona de confort y explorar otras facetas de las personas con quien estemos hablando. Eso sí, hay que tener en cuenta que es posible que algunas personas no las consideren adecuadas y no las contesten, e incluso puedan enfadarse o reaccionar negativamente. Si es adecuado a o no hacerlas dependerá del tipo de persona con quien estemos hablando, el tipo de relación que tengamos, el clima relacional e incluso la situación en la que se realicen.

1. ¿Qué es lo te hace sentir vivo?

Tal vez no sea la pregunta más comprometida que podamos hacer, pero dependiendo del tipo de persona con la que estemos interactuando es posible que encontremos difícil expresar nuestras motivaciones más profundas, las cosas que más nos hacen vibrar.

2. ¿Cuál es tu mayor miedo?

Lo que mayor miedo genera suele ser algo que se tiende a ocultar, puesto que puede ser vivido como algo íntimo que otros podrían juzgar. Asimismo, si es respondida nos permite conocer mucho mejor a la otra persona y las cosas que valora.

3. ¿Qué cambiarías de tí mismo?

La mayoría de gente tiene algún aspecto que le gustaría mejorar de sí mismo. Confesarlo supone exponer los aspectos de uno mismo que no encajan con nuestro yo ideal.

4. ¿Cuál es tu mayor sueño?

Nuestro mayor deseo, lo que quisiéramos alcanzar, también suele ser algo que no suele contarse en conversaciones habituales.

5. ¿Alguna vez has sido cruel o has utilizado a alguien?

Muchas personas han utilizado en alguna ocasión a alguien, o han sido crueles con alguien que no lo merecía, en ocasiones incluso sin quererlo voluntariamente. Ello genera a la larga (en la mayoría de los casos) sensaciones de culpabilidad y negación. Una de las preguntas comprometedoras más directas.

6. ¿Tienes algún vicio inconfesable?

Los gustos y hábitos que han sido social e históricamente sancionados y considerados como vicios suelen ser ocultados.

7. ¿Cuando mentiste por última vez en algo importante?

Aunque no es poco habitual, mentir tiene una connotación negativa que hace que a menudo no estemos cómodos indicando cómo y cuando lo hemos hecho.

8. ¿Qué es lo más vergonzoso que alguien te ha pillado haciendo?

Podemos encontrar nuestra propia conducta vergonzosa en alguna situación o contexto determinado, como por ejemplo delante de nuestros progenitores, amigos o pareja. Ponerse a bailar desnudo o ser descubierto manteniendo relaciones son ejemplos de ello.

9. ¿Qué piensas de ti mismo como persona?

Definirse a uno mismo no es tan fácil como parece, y la mayoría de gente no suele reflexionar sobre qué piensa y que criticaría de su forma de ser y hacer.

11. ¿Tienes algún complejo? ¿Cuál?

Nuestros complejos, miedos y dudas son temas que la mayoría de gente no suele compartir, especialmente si se trata de algo que consideramos vergonzoso.

12. ¿A quién de los otros candidatos no cogería y por qué?

Esta pregunta se circunscribe generalmente al ámbito de los negocios, aunque se puede modificar para insertarlo en otros ámbitos. En lo laboral es, de hecho, una pregunta relativamente habitual que busca observar tanto la reacción del entrevistado como su contestación o ausencia de ella.

13. ¿Cuál es la parte de tu cuerpo que más te gusta?

Aunque esta pregunta es muy semejante a una de las anteriores, en este caso limitamos la respuesta al aspecto físico, lo cual puede ser mucho más incómodo o turbador. También nos permite observar qué aspectos valora más de sí mismo a nivel físico.

14. ¿Y del mío?

Bastante más atrevida que la anterior, especialmente si existe una atracción por parte del sujeto preguntado. Nos permite ver en qué aspectos se fija la otra persona, además de poder suponer por la reacción si suscitamos algo a dicha persona.

15. ¿De qué te arrepientes más?

Contestar a esta pregunta supone reconocer que hemos hecho algo mal o no hemos hecho algo que consideramos que deberíamos haber hecho.

16. ¿Hasta donde llegarías por cumplir un antojo?

Vivimos en una sociedad individualista y competitiva. Preguntar si estableceríamos un límite en lo que podemos hacer por alcanzar nuestros objetivos más vanales puede ser comprometedor.

17. ¿Qué es lo más loco que has hecho por amor?

Cuando nos enamoramos, podemos llegar a hacer auténticas locuras. Algunas de ellas pueden ser ridículos, estrambóticas o exageradas si se ven desde el exterior u objetivamente, aunque puedan merecernos la pena.

18. ¿Prefieres ser el autor de una injusticia o su víctima?

Básicamente, estamos preguntando si prefiere ser víctima o verdugo. Aunque se puede matizar el tipo de injusticia, nos sirve para ver como la otra persona reflexiona y justifica su elección (ninguna de los dos suele ser bien valorada), así como su posición moral ante la vida.

19. ¿Te has rendido en algo en la vida?

Responder a esta pregunta puede ser duro si la respuesta es positiva, puesto que supone reconocer la existencia de una derrota.

20. ¿Alguna vez has sido infiel?

La infidelidad es algo mal visto socialmente que tiende a ser ocultado por aquellos que la practican. Si lo ha sido, esta pregunta puede ser comprometedora.

21. ¿Qué es lo que nunca te has atrevido a preguntarme?

Si la relación con el preguntado es buena, es posible que alguna vez no haya podido o querido hacernos alguna pregunta que nunca se haya atrevido a hacer. Si es el caso esta pregunta puede ser bastante comprometedora, pero puede ayudar a despejar dudas y fortalecer la relación.

22. ¿Qué harías si un desconocido te besara en la calle?

Se trata de una situación poco habitual y sorprendente, y planteárselo puede ser incómodo.

23. ¿Cuál es el peor error que has cometido?

Los errores a menudo son vistos como algo vergonzoso o como fracasos, a pesar de que pueden llegar a verse como oportunidades. Confesarlos puede ser difícil para algunas personas.

24. ¿Te alegrarías de ver a alguien a quien odias pasándolo mal?

Si alguien nos ha hecho daño hasta el punto de llegar al odio, la idea de verle sufrir nos puede generar cierta satisfacción perversa.

25. ¿Alguna vez te has vengado de alguien?

Desear vengarse cuando alguien nos hace daño es frecuente. Pero del dicho al hecho hay un trecho.

26. Si todas las personas que forman parte de tu vida estuvieran en una casa, esta se incendiara y sólo pudieras salvar a una persona, ¿a quien salvarías?

Una pregunta difícil de responder.

27. ¿Qué tendría que hacer para seducirte?/ ¿Cómo me seducirías?

La idea de que la persona con la que estamos hablando esté intentando seducirnos puede resultar chocante y perturbadora, así como responder a qué sería necesario para que existiera una atracción mútua.