¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

Psicogerontología: qué es, características, funciones y ámbitos de trabajo

Veamos en qué consiste la psicogerontología y cómo ayuda a las personas mayores.

Psicogerontología

En la época actual la esperanza de vida ha aumentado notablemente con respecto a épocas pasadas y se prevé que siga aumentando considerablemente en las próximas décadas gracias a los avances en el campo de la medicina y el resto de especialidades sanitarias, en el área de la educación, la tecnología y la ciencia.

Por otro lado, la alta prevalencia de personas de avanzada edad supone nuevos retos para los profesionales de la salud al haber un mayor número de casos con diferentes patologías, entre las que se encuentran las de la salud mental.

Dentro de este marco, la psicogerontología y la psicogeriatría han ido cobrando cada vez una mayor relevancia debido a su gran importancia a la hora de ayudar desde el campo de la psicología a promover el bienestar y mejorar las calidad de vida de las personas mayores. Es por ello que en el presente artículo se explicará brevemente en qué consiste esta especialidad del campo de la psicología.

¿Qué es la psicogerontología?

La psicogerontología es una especialidad del campo de la psicología y la psiquiatría que ha ido cobrando una mayor importancia en el siglo XXI con el fin de que los psicólogos puedan atender a las demandas de una población con una creciente prevalencia de personas de edad avanzada.

Esta disciplina está enfocada en la investigación y el estudio del envejecimiento de las personas y de emplear métodos de intervención y tratamiento que ayuden a prevenir y/o retrasar el deterioro cognitivo y también de promover una buena salud mental y el bienestar de las personas de una edad avanzada, así como también de sus familiares.

A la hora de realizar la intervención en estos casos, lo más conveniente es que sea en un contexto familiar, social y comunitario que se ajuste lo máximo posible a su vida cotidiana.

Esta especialidad de la psicología normalmente es llevada a cabo por un equipo multidisciplinar compuesto por psicólogos, médicos geriatras y psiquiatras, enfermeras, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales y auxiliares sanitarios, todos ellos especializados en el campo de la gerontología, que trabajan con un modelo biopsicosocial adaptado a las necesidades de cada paciente.

Funciones de los profesionales de la psicogerontología

Un psicogerontólogo tiene el objetivo fundamental de promover una buena salud mental, en la medida de lo posible, durante el proceso de envejecimiento de las personas que atiende.

Es importante destacar que en la actualidad se conoce que el cerebro humano tiene una plasticidad que permite a las personas aprender a lo largo de toda su vida, de forma que cuando envejecen aún son capaces de optimizar sus capacidades físicas y cognitivas y, adaptando su entorno acorde a sus necesidades, pueden compensar aquellas facultades que se encuentran en declive.

Además, los tratamientos en el campo de la psicogerontología orientados a promover la actividad física (a través de ejercicio físico regular de manera liviana), mental (mediante tareas que requieran el uso de facultades cognitivas, como la memoria) y emocional (mediante apoyo psicológico y promoviendo sus propias capacidades de regulación emocional) han mostrado una gran eficacia en el progreso del funcionamiento biopsicosocial de personas de edad avanzada.

Entre las funciones de los profesionales de la psicogerontología se encuentran las siguientes:

  • Evaluación, tratamiento y acompañamiento de personas de edad avanzada.
  • Ayuda a familiares y cuidadores de personas mayores.
  • Programas psicoeducaticos de prevención de patologías y promoción de una vejez activa.
  • Mediación familiar.
  • Enseñanza mediante cursos y posgrados para futuros profesionales de la psicogerontología.
  • Promover el aprendizaje activo a lo largo de toda la vida con el fin de prevenir el deterioro cognitivo.
  • Programas de preparación y adaptación a la jubilación para personas que se encuentran próximas a esa etapa.
Funciones de la psicogerontología

¿A quiénes se ayuda en el área de la psicogerontología?

En el campo de la psicorentología se trabaja principalmente con las personas de una edad avanzada, aunque también suele facilitar una mejor evolución en el proceso cuando se trabaja con sus cuidadores y/o familiares.

También es importante adaptar el contexto en el que viven y realizan sus actividades cotidianas las personas mayores con las que se realiza la intervención, de forma que se pueda desenvolver en un ambiente facilitador que ayude a que haya a su disposición los recursos necesarios en su entorno para que puede afrontar de la mejor manera posible su día a día. Todo ello con la ayuda de familiares y/o cuidadores.

1. Personas de edad avanzada

La población en la que se enfoca fundamentalmente la psicogerontología son las personas de una edad avanzada y el enfoque varía en función del grado de autonomía de las personas que suele encontrarse relacionado con su salud física y mental.

1.1 Envejecimiento primario: normativo

Las personas que están pasando por un proceso de de envejecimiento normativo, los cambios sufridos suelen ser progresivos y muy comunes, dado que se llegan a dar en cualquier persona a partir de cierta edad, aunque goce de una buena salud, debido al paso de los años. En estos casos suelen tener unos niveles de funcionamiento psicológico, físico y social ajustado a su edad.

En estos casos, el papel de los psicogerontólogos va orientado a la prevención primaria, que consiste en promover un envejecimiento activo pautando a estas personas una serie de ejercicios y tareas que mantengan su cerebro y su cuerpo activos con el fin de que se mantengan lo más independientes que sea posible y de poder prevenir un posible deterioro físico y cognitivo.

1.2 Envejecimiento secundario o terciario: no normativo o patológico

Este proceso de envejecimiento es el sufren aquellas personas de una edad avanzada y, a veces, no tan avanzada, por el cual sus capacidades psicológicas, físicas y sociales se encuentran deterioradas hasta el punto de no resultar adecuadas para su edad, de manera que limitan su autonomía. Por ejemplo, ocurre en las personas mayores que desarrollan la enfermedad de Alzheimer.

En estos casos, el objetivo de los profesionales de la psicogerontología, iría enfocado e un tipo de prevención secundario o terciaria, en función del nivel de deterioro de la persona a tratar, con el fin de promover el mayor bienestar que sea posible pautando una serie de tareas, tanto en la consulta o centro como para realizar en casa, para evitar un mayor deterioro físico y cognitivo, y que pueda mejorar su calidad de vida.

2. Cuidadores y/o familiares de las personas con edad avanzada

En el ámbito de la psicogerontología es importante trabajar también con los cuidadores y los familiares que conviven o están a cargo de una persona de edad avanzada. Sobre todo si esa persona está sufriendo un deterioro físico y cognitivo patológico que le impide tener una autonomía acorde con su edad.

Con los cuidadores de las personas mayores resulta de gran ayuda que realicen una formación continua con profesionales de manera simultánea al tratamiento con la persona que cuida. En dicha formación se debe asegurar de que los cuidadores aprendan una serie de pautas de acompañamiento que faciliten la realización de las tareas encomendadas por los profesionales a la persona mayor, con el fin promover su autonomía y de prevenir un deterioro de sus capacidades físicas y mentales.

Dichas pautas deben estar adaptadas en función de si el cuidado de la persona mayor se realiza en su domicilio o en un centro institucional, como puede ser una residencia de la tercera edad, donde los recursos y la ayuda disponibles son distintos.

Además, es importante dar una psicoeducación tanto a los familiares como a los cuidadores de personas de la tercera edad, donde se les explique de manera comprensiva la manera en que se debe desarrollar un envejecimiento normativo y el patológico. Asimismo, en caso de que su familiar o persona a la que cuidan esté sufriendo un envejecimiento patológico, sería necesario explicarles en qué consisten las patologías que está sufriendo y la manera de tratar y retrasar su evolución, enseñándoles las pautas que deben seguir para ayudar en el proceso.

También es fundamental brindar apoyo psicológico a todas las personas con las que se realiza el proceso de tratamiento (personas de edad avanzada con o sin patologías, familiares y cuidadores).

Ámbitos de desempeño profesional

La intervención en el campo de la psicogerontología se puede realizar en diversos contextos, destacando estos como los más comunes:

  • Clínicas privadas.
  • Centros de salud y hospitales.
  • Residencias para mayores.
  • Domicilio de la persona con la que se realiza la intervención y el apoyo.
  • Centros subvencionados por el ayuntamiento de la localidad.
  • Centros de asociaciones de la psicogerontología.
  • Centro de asociaciones para jubilados.
  • Universidades de la experiencia para personas mayores.
  • Centros de investigación orientados al ámbito de la psicogerontología.

Por último, es importante comentar que hay otros nombres para referirse al área de los profesionales de la salud mental especializados en el tratamiento con personas mayores (psicogeriatría, psiquiatría o psicología geriátrica y gerontopsiquiatría) y que, en la actualidad, todavía no se han remarcado las diferencias entre ellos, dando lugar a posibles confusiones, de manera que muchas veces se utilizan indistintamente.

  • Asociación Española de Psicogerontología (s.f.). Todo sobre el/la psicogerontólogo/a.
  • De la Rosa, M. D. (29 de noviembre de 2018). Psicogerontología y su gran importancia. Vejez y calidad de vida. Revista Digital INESEM.
  • Fernández-Ballesteros, R. (2 de octubre de 2007). Psicogerontología: Su importancia como ámbito aplicado. Infocop Online.
  • Pérez, L., Oropeza, R., López, J. y Colunga, C. (2014). Psicogerontología y trabajo anticipado del envejecer. Revista Iberoamericana de Ciencias, 1(2), pp. 3-10.
  • Piñeiro, I., Rodríguez, S. y Estévez, I. (2021). Manual de Psicogerontología. Madrid: Ediciones Pirámide.
  • Sánchez, M. et al. (2014). Guía Esencial de Psicogeriatría. Madrid: Editorial Médica Panamericana.

Psicólogo

Mario Arrimada es Graduado en Psicología en la Universidad Pontificia de Salamanca y dispone de un Máster de Actualización en Intervención Psicológica y Salud Mental en la Universidad a Distancia de Madrid. Varios cursos de formación, entre ellos el de Experto en Trastornos de la Personalidad con la Asociación Española para el Fomento y Desarrollo de la Psicoterapia, de Experto en Mindfulness y de Experto en DSM5 y CIE11, ambos en la UDIMA.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados