Un repaso por las especializaciones de los psiquiatras. Wikimedia Commons.

El ser humano es un organismo tremendamente complejo, formado por múltiples sistemas corporales. Y esta gran complejidad puede verse alterada por una gran cantidad de enfermedades. Afortunadamente, cuando esto ocurre disponemos de servicios médicos y sanitarios para ayudarnos. Pero, ¿qué ocurre cuando hablamos de desequilibrios en la bioquímica cerebral o de problemas mentales?

En estos casos disponemos de diferentes profesionales como los psicólogos o los psiquiatras. Respecto a estos últimos, podemos encontrar una gran variedad de subtipos, en función de en qué aspectos se especialicen. En este artículo vamos a hablar de los tipos de psiquiatría, haciendo mención a algunas de las subdisciplinas más conocidas.

¿Qué es la psiquiatría?

Recibe el nombre de psiquiatría la rama de la medicina que tiene como objeto de estudio la mente humana y los trastornos mentales, desde una perspectiva por lo general médico-biológica.

El psiquiatra tiene como principal función el de evaluar, diagnosticar y tratar la presencia de diferentes trastornos psiquiátricos con el fin de generar una recuperación del sujeto y una mejora en su calidad de vida. Cómo médicos que son, tienen la facultad de prescribir y recetar psicofármacos. El tratamiento que ofrecen generalmente es farmacológico o médico, si bien han de tener en cuenta los factores psicológicos que median en la vivencia del trastorno.

Asimismo, a menudo han de tratar no solo con el paciente sino también con sus familiares, especialmente en casos que requieren internamiento psiquiátrico o cuando se está hablando de niños o ancianos con deterioro o demencias.

Se trata de una especialización dentro de la carrera de medicina, no siendo una carrera universitaria por sí misma. Para ser psiquiatra es necesario en primer lugar realizar la carrera de medicina para posteriormente presentarse al MIR y escoger dicha especialidad, tras lo cual el estudiante deberá pasar cuatro años como médico residente en psiquiatría.

Tipos de psiquiatría en función de su especialización

La psiquiatría es una rama de la medicina de gran interés y utilidad para la ciudadanía, procurando tratar los diversos trastornos y problemas mentales que pueden presentarse. Sin embargo, no todos los psiquiatras trabajan con el mismo tipo de pacientes, existiendo una gran diversidad de especializaciones. En este sentido nos podemos encontrar, entre otros, con los siguientes tipos de psiquiatría.

1. Psiquiatría de adultos

La psiquiatría general es la que suele tratar, por norma general, con adultos que presentan algún tipo de patología mental severa. Trastornos del estado del ánimo como depresión o bipolaridad, problemas de ansiedad y fobias y trastornos psicóticos suelen ser el principal motivo de consulta.

2. Psiquiatría infanto-juvenil

Probablemente el tipo de población sobre la que más se suele consultar debido a la preocupación por su bienestar es la infanto-juvenil. Se trata de un tipo de población especialmente delicada y frágil, con características diferenciales que requieren de un tratamiento más delicado. También es uno de los tipos de psiquiatría en que siempre van a precisar de contacto con padres o tutores legales, así como también con instituciones escolares.

Son muchas las problemáticas que pueden tratar los especialistas en este tipo de psiquiatría, destacando la presencia de trastornos del neurodesarrollo como el autismo o el TDAH. Además de ello también se observan y tratan casos de depresión infantil, trastorno por estrés postraumático, abuso de sustancias, Trastorno Obsesivo-Compulsivo o problemas del ámbito psicótico, como la psicosis incipiente.

3. Psiquiatría geriátrica

La ancianidad es una etapa de grandes cambios en la vida de las personas. Jubilación, envejecimiento y disminución de capacidades, enfermedades y muertes de seres queridos son más frecuentes en esta etapa vital. Se trata de una etapa con sus propias particularidades, siendo los ancianos por lo general delicados y frágiles, y pueden requerir un servicio psiquiátrico en las personas en que aparecen trastornos en dicha edad o bien de cara a tratar la evolución de un trastorno al llegar a esta edad.

Los profesionales especializados en psiquiatría geriátrica suelen tratar a ancianos con trastorno mental severo y las alteraciones cognitivas y conductuales propias de las demencias.

2. Psiquiatría forense

Este tipo de psiquiatría se encarga de intervenir en la valoración, diagnóstico y tratamiento de sujetos con trastornos mentales y con problemas con la ley. Se caracteriza por ser la encargada (junto a la psicología forense) de la valoración de las capacidades cognitivas de cara a evaluar el grado de imputabilidad y responsabilidad penal de los individuos, además de evaluar su progreso y contribuir al tratamiento de posibles problemas psiquiátricos.

3. Sexología

Las disfunciones sexuales y las parafilias también pueden ser tratadas desde la sexología, la cual a menudo hace uso de psiquiatras o psicólogos. Problemas como disfunción eréctil, eyaculación precoz, anorgasmia, deseo sexual hipoactivo, aversión al sexo, adicción al sexo o dispareunia son algunos ejemplos del tipo de problemas tratable desde esta disciplina.

4. Psiquiatría de los trastornos de la alimentación

Otro tipo de psiquiatría que requiere de gran especialización es la vinculada a los trastornos alimentarios, siendo este tipo de trastorno mental uno de los pocos que por sí mismos puede llevar a la muerte de quien lo padece. Este tipo de población requiere de un tratamiento integral y diferenciado, especialmente cuando estamos ante casos graves. Anorexia y bulimia son los dos trastornos más prevalentes.

5. Psiquiatría de las adicciones

La adicción a una sustancia es una de las problemáticas más frecuentes que pueden observarse en la población, y requiere una preparación y conocimientos concretos sobre qué implica la adicción, la abstinencia o las diferentes maneras de tratarlas. En este sentido la adicción a al alcohol, a la cocaína, a la heroína o al cannabis son algunas de las patologías más habituales en este tipo de psiquiatría.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que también existen adicciones no vinculadas a sustancias. Compras compulsivas, ludopatía o adicción a las nuevas tecnologías son también ejemplos de trastornos que pueden tratarse desde este tipo de servicio.

6. Neuropsiquiatría

La neuropsiquiatría es una disciplina que trabaja la presencia de alteraciones psiquiátricas en el contexto de problemas relacionados con el sistema nervioso. En esta disciplina se suele tener un mayor conocimiento del funcionamiento de dicho sistema. Suele tratar con accidentes cerebrovasculares, pacientes con deterioro cognitivo derivado de un trastorno mental o del consejo de sustancias o demencias, entre otros.

7. Psiquiatría de Enlace o Interconsultas

Este tipo de psiquiatría se caracteriza por servir de enlace entre los aspectos psiquiátricos y médicos que envuelven al padecimiento de una enfermedad. Temas como la vivencia de una enfermedad crónica o terminal, la adherencia al tratamiento o el tratamiento del estrés, la ansiedad o la depresión que puede surgir a partir de ella son propios de este tipo de psiquiatras.

8. Psiquiatría de emergencias

Un tipo de psiquiatría que si bien sí lo hace en España, en otros países no es reconocido como especialidad. Se trata del psiquiatra que atiende situaciones de emergencia, como el surgimiento de un brote psicótico, depresión con ideación suicida planificada o urgencias por consumo de drogas.

Referencias bibliográficas:

  • Lieberman, J. A., Ogas, O. (2015): Shrinks: The untold story of Psychiatry. Nueva York: Back Bay Books.
  • Semple, D. (2005): Oxford Handbook of Psychiatry. Oxford: Oxford University Press.
  • Sadock, B. J., Ahmad, S. y Sadock, V. A. (2018): Kaplan & Sadock's Pocket Handbook of Clinical Psychiatry. Riverwoods (Illinois): Lippincott Williams & Wilkins