Rupturas de pareja: solucionarlas para crecer

Una reflexión sobre el modo en el que las rupturas de pareja se relacionan con el autoconocimiento.

Rupturas de pareja: solucionarlas para crecer

Las rupturas de pareja son una de las situaciones más intensas y desagradables en nuestra vida, que nos ocasionan malestar psicológico, ansiedad, desánimo e incluso una sensación de falta de sentido o propósito. Cuando vivimos esa experiencia nos sentimos como en un limbo y no sabemos cómo avanzar o separarnos de esas sensaciones de malestar. ¿Por qué es tan intenso? Y sobre todo... ¿Cómo pudieras gestionarlo para que no condicione tu futuro?

Aunque solemos relacionar la Psicología con problemas de ansiedad, desánimo o problemas clínicos, en realidad una ruptura de pareja es uno de los motivos más habituales para pedir una sesión psicológica y comenzar un proceso de cambio personal. La ansiedad, la angustia o la confusión no llegan a nuestra vida de forma gratuita, sino que algún suceso nos lleva a ellas. Sin embargo, el problema no está en esas sensaciones, sino en cómo las gestionas.

En este artículo vamos a profundizar en por qué las rupturas son tan dolorosas e intensas, cuáles son los factores psicológicos que intervienen, y sobre todo, cómo puedes aprender a gestionar esas sensaciones para vivir un proceso de cambio personal donde tu bienestar dependa principalmente de ti y tus relaciones futuras no se vean afectadas por esta experiencia.

Mi nombre es Rubén Camacho, psicólogo y coach de Empoderamiento Humano, y todo lo que voy a contarte en este artículo está basado en mi experiencia real acompañando a personas en sus procesos de cambio. En estos procesos contamos con la evidencia de la Psicología, pero también con el pragmatismo del coaching, para que puedas conseguir cambios pronto, de forma práctica y estable.

Por qué las rupturas son tan difíciles

Las relaciones de pareja son una de las experiencias más especiales de nuestra vida, pero también de las más difíciles de gestionar. En una relación de pareja encontramos un vínculo único y un bienestar que anhelamos sentir y vivir... pero que no podemos controlar. El bienestar que sentimos en una relación es incontrolable porque no depende de tus decisiones, sino de un sinfín de factores ajenos a ti. De ahí que en las relaciones surja una especie de lucha de egos con el tiempo, que nos lleva a desarrollar miedo, inseguridad, o en función de los conflictos que surjan, celos, ira o ansiedad.

Cuando vivimos una ruptura sentimos que hemos perdido el control de nuestro bienestar, nos invade el miedo y se desarrolla un cuadro ansioso. La ansiedad es un miedo que se ha generalizado, como un constante estado de alerta. La ansiedad, a su vez, está totalmente relacionada con tu forma de respirar.

Una respiración ansiosa es rápida, superficial, de tal forma que el diafragma impacta con frecuencia en la boca del estómago (de ahí esa sensación tan desagradable en el pecho). El resto de síntomas son una consecuencia: problemas para comer, falta de apetito, ardor de estómago, dificultad para conciliar el sueño, pensamientos intrusivos (pensar de forma constante en la otra persona, buscar el contacto, indagar en redes sociales), etc.

Una ruptura siempre será una experiencia desagradable, que nos moviliza y cambia nuestras rutinas. Si no sabemos gestionar la situación nos deja aprendizajes nocivos para el futuro (desconfianza, falta de motivación en las relaciones de cualquier tipo, o, por el contrario, vivir con la necesidad de tener pareja por miedo a la soledad).

Sin embargo, si aprendes a gestionar esta situación, ese aprendizaje será el contrario: te ayudará a construir bienestar y generar relaciones más positivas en el futuro. Vamos a por las cuatro claves para conseguirlo.

Los cambios necesarios para superar la ruptura de forma positiva

Las sensaciones desagradables de las rupturas son naturales y pueden ser también útiles, ya que nos ayudan a conocernos, a superar dificultades que encontramos en la relación, y que todo sea a través de tu propio cambio personal (lo cual te influirá positivamente en el resto de parcelas de tu vida).

Para gestionar mejor esta situación y que sea un aprendizaje valioso para el futuro necesitamos afrontar cuatro aprendizajes.

En primer lugar: la mecánica respiratoria

Aparentemente, es la ruptura la que te provoca la ansiedad, pero en realidad es tu forma de respirar. Una respiración rápida y superficial te afectará en un sentido psicológico, emocional y orgánico (perjudicando tu salud). En este sentido, es imprescindible aprender a respirar de forma completa, de tal forma que puedas disminuir la intensidad de la ansiedad. Esto te permitirá ganar tranquilidad, poder descansar mejor y enfocarte en el cambio que necesitas. Es un paso imprescindible y el primero, y lamentablemente se olvida (el aumento del consumo de ansiolíticos nos aleja de estos aprendizajes tan valiosos).

Aprender a respirar te enfocará en tu bienestar, disminuirá las consecuencias y síntomas de la ansiedad y te permitirá construir bienestar. Cualquier proceso o cambio que tratemos de conseguir sin trabajar con esta parte se quedará incompleto (lo cual hace que con el tiempo regresen los problemas)

En segundo lugar: aprender a entender y a gestionar tus emociones

En una ruptura sentimos emociones, las cuales condicionan tu día a día, tus decisiones y pensamientos. Pero el problema no está en esas emociones, sino en cómo las estás gestionando. Aprender a gestionarlas te permitirá conocerte y hacer que generes más aceptación, seguridad y confianza.

En tercer lugar: construir autoestima

La autoestima no es alta ni baja, sino que te funciona o no. Tu autoestima funciona cuando tu bienestar depende principalmente de ti, de tus acciones, de tus decisiones, de tu rutina y de tu día a día. Es habitual que ante problemas a la hora de enfocar las relaciones nos olvidemos de construir ese bienestar y cedemos demasiado ante la relación. Por paradójico que parezca, darle tanta importancia a la relación la va deteriorando cada vez más. Aprender a construir autoestima implica que tu bienestar dependa de ti. Esto lo conseguimos con un plan de acción concreto que te lleve a ese cambio con seguridad.

En último lugar: profundizar en tu enfoque y visión sobre las relaciones

Cuando las rupturas son tan dolorosas es el enfoque lo que estaba fallando. Si tu bienestar, seguridad y estabilidad dependía de una relación, es habitual sentir ansiedad e inseguridad (ya que no podemos controlar lo que ocurre en esa relación). Cambiar tu visión de las relaciones es lo que te ayudará a construirlas de forma positiva.

Conclusión

En un estado de ruptura sentimos que no hay salida. Sin embargo, esa salida está en tu propio cambio, justo en la gran posibilidad que no vemos. Con un proceso de cambio con compañía experta aprendes a ver esa parte de ti que estaba algo dormida y que necesita despertar para vivir con bienestar, tanto contigo, como con tus relaciones (de pareja o no).

Te envío muchos ánimos, y recuerda que en Empoderamiento Humano puedes agendar una primera sesión conmigo para solucionar este problema.

En esta sesión, que puedes tener desde casa y con libertad de horarios, nos conocemos, exploramos el problema, encontramos una solución que te ayude de forma estable y vemos cómo puedo acompañarte para que lo consigas al 100%. Tu bienestar depende de ti, y de mí depende acompañarte cada día, de forma comprometida, para que consigas cambios lo antes posible y recuperes la ilusión.

Psicólogo y coach

Málaga
Terapia online

Psicólogo, coach y director de Empoderamiento humano, escuela de desarrollo personal online donde podrás comenzar procesos de cambio y transformación en tu vida para aumentar tu bienestar, mejorar tu autoestima y relaciones personales, conocerte mejor, gestionar tus emociones o mejorar tu productividad y liderazgo como profesional. Rubén es licenciado en Psicología (UNED) y Máster en Coaching y gestión del talento (EUDE, asociado a la Universidad Complutense de Madrid). Tiene más de 10 años de experiencia y ha acompañado a personas de hasta 5 países diferentes a conseguir el cambio y el desarrollo personal o profesional que necesitaban y se merecían.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados