Los 5 tipos de TOC más importantes

Estos son los principales tipos de TOC y sus distintas maneras de expresarse en síntomas.

Tipos de TOC

Existen tres características principales del trastorno obsesivo-compulsivo, también conocido como TOC. Estas características son las compulsiones, las obsesiones y la ansiedad provocadas por ambas.

Las obsesiones implican la aparición de pensamientos o ideas repetitivas que perturban la vida de los pacientes y le dificulta concentrarse más allá de estas. Las compulsiones son la consecuencia de las obsesiones y se utilizan como método para aliviar la ansiedad causada por estas. Es decir, las personas hacen cosas de una manera específica en respuesta a las obsesiones

Dentro del Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) se pueden distinguir varias categorías principales donde se recogen distintos grupos de síntomas. En este artículo veremos los tipos de TOC más comunes.

¿Qué es el trastorno obsesivo-compulsivo?

El TOC, o trastorno obsesivo-compulsivo, es uno de las 5 psicopatologías más comunes, y se caracteriza por dar lugar a un círculo vicioso de obsesiones y compulsiones, los dos elementos que quedan plasmados en el nombre de esta alteración.

Las obsesiones son pensamientos intrusivos que generan un intenso malestar y hacen que la persona busque desesperadamente una manera de distraer su atención ante ese contenido mental o de, por lo menos, aliviarlo realizando alguna acción que le reste intensidad; y la compulsión es precisamente lo que termina haciendo para lograrlo, una acción basada en una secuencia de conductas que con el tiempo va siendo reforzada hasta que la percibimos como la única solución ante las obsesiones.

Variantes del TOC

De este modo, la obsesión da lugar a la compulsión y viceversa, ya que ambas nos inducen a darle mucha importancia a la otra, a predisponernos a experimentarlas de manera entrelazada. Además, cuando el TOC se va consolidando, las obsesiones suelen ir incrementándose en complejidad y nivel de dificultad, de manera que si la persona se equivoca al realizarla, siente que necesita volver a empezar.

¿Cuáles son los distintos tipos de TOC?

El TOC puede presentarse de diferentes maneras, la investigación sugiere que las personas experimentan los síntomas del TOC en cinco categorías principales: limpieza y contaminación, acumulación compulsiva, simetría y ordenación, comprobación o verificación y pensamientos e impulsos prohibidos.

Aunque no existe una clasificación oficial, los distintos grupos de síntomas se describen en la reciente edición del DSM-5 (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales). Por lo que los profesionales de la salud mental prefieren referirse a los distintos subtipos de trastornos obsesivos compulsivos como dimensiones sintomáticas.

1. TOC de contaminación

El Trastorno Obsesivo Compulsivo de Contaminación es un tipo de TOC que hace referencia a la obsesión por la limpieza y la higiene personal.

Las personas con este tipo de TOC tienen el miedo a que ellas o su entorno esté contaminado y el miedo a contraer enfermedades graves, a que una persona de su entorno muera por alguna razón relacionada con los gérmenes, y el miedo de que ellas mismas entren en contacto con bacterias, virus e incluso fluidos corporales.

Las compulsiones del TOC de contaminación pueden ser: evitar tocar objetos o personas, evitar asistir a lugares, ya que estos pueden amenazar tu salud; usar una protección como los guantes, toallitas de papel, y lavarse a menudo (duchándose, lavándose las manos repetidamente o con gel hidroalcohólico cada vez que tocan algo que pueda estar contaminado). Y, al tener el miedo de contraer enfermedades graves, realizarse pruebas sanitarias repetidamente, como analíticas de infecciones/enfermedades de transmisión sexual (ITS/ETS).

2. TOC de repetición

Las personas que padecen este tipo de TOC piensan que si no hacen una cierta cantidad de cosas, sucederán cosas malas a ellas o a los suyos. La obsesión en el TOC de repetición es creer que si no dicen, por ejemplo, la palabra “cielo” 3 veces, ocurrirá algo catastrófico cerca de ellos. La compulsión, en este ejemplo, es la repetición de la palabra “cielo” para que no pase nada malo.

3. TOC de acumulación compulsiva

Las personas con trastorno de acumulación compulsiva tienen grandes dificultades para desprenderse de las posesiones que tienen. Tienen una percepción persistente de que las cosas que poseen necesitan ser guardadas. Esto los lleva a almacenar muchos artículos innecesarios, incluso si no tienen un valor real. Las personas con este trastorno también son propensas a angustiarse ante la idea de deshacerse de sus posesiones, lo que con frecuencia resulta en un desorden excesivo.

La obsesión en el trastorno obsesivo-compulsivo de acumulación es el miedo de tirar, sin querer, algo importante. Y, por su parte, la compulsión, es guardar todos los objetos y no tirar nada para no perder ese objeto relevante. Por ejemplo, si una persona con TOC de acumulación compulsiva compra cada día el periódico y lo guarda, no querrá nunca tirar los periódicos por miedo a tirar alguno que sea especial por algún motivo.

Tenemos que diferenciar el trastorno por acumulación compulsiva del síndrome de Diógenes. En el caso del síndrome de Diógenes, lo que se acumula es basura, mientras que en el trastorno por acumulación la persona guarda las cosas que considera necesarias o valiosas para ella, no necesariamente tiene que ser cosas desechables.

4. TOC de comprobación o verificación

Las personas con trastorno obsesivo-compulsivo de comprobación o verificación tienen la necesidad de comprobar cualquier cosa que les pueda poner en peligro de alguna manera. Por ejemplo, verificar que han cerrado la llave del gas varias veces después de cocinar, por miedo a que haya una explosión. O revisar que han cerrado la puerta de casa con llave al salir, por miedo a que entren a robar, volviendo atrás para asegurarse de esto.

En este caso, la obsesión es el miedo a que suceda algo malo por un descuido: un robo, o una explosión, por ejemplo. Y, la compulsión es la comprobación constante de que han cerrado con llave la casa o el coche, o la llave de gas de la cocina.

5. TOC de orden

Las personas con trastorno obsesivo-compulsivo de orden necesitan tener todo ordenado de una manera determinada porque sino, de nuevo, piensan que sucederá algo malo. Las personas que sufren este TOC a menudo crean pautas y normas para generar ese orden. Por ejemplo, los bolígrafos a la izquierda del cuaderno colocados por un orden de colores determinado y paralelamente al cuaderno.

La obsesión de este tipo de TOC es la necesidad de colocar ciertas cosas de un modo determinado (como los bolígrafos) por el miedo a que si no están colocados de esta manera suceda algo malo. La compulsión, por su parte, es la necesidad de ordenarlos para reducir ese miedo.

En ocasiones el trastorno obsesivo-compulsivo de orden viene acompañado del trastorno obsesivo-compulsivo de contaminación, del que hemos hablado anteriormente.

Consecuencias de padecer TOC

Algunas personas pueden pensar que padecen algún tipo de TOC porque son demasiado ordenadas, o tienen miedo a dejar el coche abierto o las llaves de casa puestas, o se obsesionan con la higiene personal o de su hogar. Así bien, estas manifestaciones son naturales, todos tenemos ciertas pequeñas obsesiones respecto a temas concretos, y no constituyen en sí el padecimiento de ningún tipo de trastorno obsesivo.

Sin embargo, podemos hablar de que una persona sufre TOC cuando su forma de ordenar, limpiar (o lavarse) conlleva una consecución de rituales y pasos que no puede dejar de hacer y no se realizan de una forma sensata.

Además, una persona que sufre TOC puede intentar constantemente evitar situaciones en las que se ven expuestos o que les provocan miedo. Esto hace que en algunas ocasiones, las personas que padecen un trastorno obsesivo-compulsivo vean interferidas su vida diaria a causa de este, y en consecuencia, desarrollen otras afecciones como depresión o ansiedad. También el TOC puede ser causa de aislamiento social o problemas laborales.

  • Foa, E. B., Steketee, G., y Ozarow, B. J. (1985). Behavior therapy with obsessive-compulsives: From theory to treatment. En M. Mavisskalian (Ed.).
  • Fullana, M. A., Mataix-Cols, D., Caspi, A., y Harrington, H. (2009). Obsessions and Compulsions in the Community: Prevalence, Interference, Help-Seeking, developmental stability, and co-occurring psychiatric conditions. American Journal Psychiatry, 166, 329-36.
  • Vallejo, M. A. (2006). Guía de tratamientos psicológicos eficaces para el trastorno obsesivo compulsivo. En M. Pérez (coord.), J. R. Fernández (coord.), C. Fernández (coord.), y I. Amigo (coord.). Guía de tratamientos psicológicos eficaces I (pp. 337-353). Madrid: Ediciones Pirámide.

Centro de Psicología

Majadahonda
Terapia online

PSiCOBAi es un centro de psicología ubicado en Majadahonda (Calle Argentina 5) Somos un equipo de profesionales que tenemos como prioridad la calidad del servicio ajustado y personalizado para cada uno con sus diferentes prioridades y contextos. Trabajamos con diferentes terapias: infantil, adolescente, adulto, pareja y tercera edad. Nos acercamos a la persona pensándola como una totalidad mente cuerpo y emoción, a partir de lo cual se diseña una terapia específica e individual pero que abarque e intervenga en estos tres planos tomando a la persona como un todo por eso utilizamos un encuadre basado tanto en la intervención, como también en la prevención.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados