Las características de la educación online. Pixnio.

Nuestra manera de comunicarnos ha cambiado. Ya no necesitamos estar delante de nuestros amigos para mantener una conversación o para planear el próximo fin de semana. Además, nuestro estilo de vida también ha sufrido modificaciones: tenemos mayor acceso a la información gracias a Internet, las aplicaciones móviles son parte de nuestras vidas y nos la facilitan, e incluso ya no leemos como lo hacíamos antes (eBooks, Ipads, revistas electrónicas...).

Entonces, sI nuestro estilo de vida ya no es el mismo, ¿por qué seguimos educando de la misma manera? La educación necesita transformarse para preparar a los trabajadores del futuro para la era de la información.

¿Qué es el aprendizaje B-learning y e-learning?

El aprendizaje B-learning es aquel en el que el alumno acude a clases programadas, al igual que en la educación clásica, pero a su vez, cuenta con una plataforma en línea para desarrollar trabajos, deberes o incluso evaluaciones. Esta plataforma le permite beneficiarse de un trabajo más personal y elegir el momento y el lugar para aprender.

Como podemos ver, es un tipo de aprendizaje combinado. El aprendizaje e-learning es aquel en el que el alumno no acude a clases presenciales y su aprendizaje es on-line en su totalidad.

El alumno en la enseñanza e-learning tiene un papel activo; primeramente, es él el que gestiona su tiempo y planifica su proceso de aprendizaje. En comparación con la educación clásica en la que los alumnos acuden a clase con un horario especifico y un programa estructurado, con días para las pruebas, entrega de trabajos y ejercicios... en la teleformación el alumno se puede permitir estudiar la materia en el horario que más le convenga y realizar las evaluaciones y ejercicios de la misma manera. Al mismo tiempo, debe de aprender a autogestionarse y planificarse.

Por otro lado, debe de tener como requisito unas competencias técnicas para manejar la plataforma de enseñanza y ser capaz de planificarse y ser su propio gestor en su desarrollo. Junto con esto, su papel es totalmente activo dentro del proceso de aprendizaje ya que participa en foros, chats, realiza actividades, aporta ideas, etc. Resumidamente, en el aprendizaje e-learning el alumno es el protagonista de su proceso de aprendizaje.

El papel del profesor también se ha visto modificado. En otras formaciones este, tiene el papel central: explica los contenidos, planifica las evaluaciones y actividades a realizar. En el b-learning o e-learning el profesor toma el papel de facilitador o moderador. De esta manera, los alumnos son empoderados para dirigir su propio aprendizaje y así, facilitarles desarrollar competencias que les serán útiles en su vida profesional como la planificación, organización, autoaprendizaje y gestión de recursos.

e-learning 1.0 y e-learning 2.0

La principal diferencia entre e-learning 1.0 y e-learning 2.0 es que esta última esta dotada de las "Social Media" o redes sociales, que dan la oportunidad al alumno de desarrollar sus habilidades sociales y completar un aprendizaje social por medio de diversas herramientas como pueden ser las wikis, blogs o chats. En el e-learning 1.0 el alumno seguía siendo un aprendiz pasivo, ya que no contaba con herramientas sociales.

La interacción que los alumnos tienen con estos materiales es distinta a la que tenían en el e-learning 1.0 en el que solamente tenían acceso a un material limitado y no social. Es verdad que para poder ser partícipes en este tipo de e-learning necesitan tener ciertos conocimientos de informática y nuevas tecnologías. Por eso deben desarrollar también estas competencias, que a su vez, les servirán en el mundo laboral digitalizado de hoy en día.

Internet da la oportunidad de encontrar más de una fuente de información o herramientas de un mismo tema. Por ello, los alumnos de este siglo deben de saber clasificar, buscar información y sintetizarla para crear su aprendizaje. Además, esta transformación en educación da la oportunidad de desarrollar la creatividad que muchas veces en la enseñanza clásica dejamos de lado y nos limitamos a exigir a los alumnos que reproduzcan lo explicado por el profesor.

¿No va siendo ya hora de que comencemos a educar según las exigencias del mundo laboral?

Autora: Itxasne Oliva