Recomendaciones sobre cómo enseñar a los niños a usar un PC. Unsplash.

Vivimos en un mundo altamente informatizado, y si bien aquellos que hemos nacido en los noventa o antes hemos vivido un período en el que dichas tecnologías aún no estaban extendidas, los niños de hoy en día llegan al mundo prácticamente con ellas bajo el brazo.

Se trata de nativos digitales, los cuales desde la más tierna infancia tienen acceso a una gran cantidad de posibilidades derivadas del uso de nuevas tecnologías (algo que por un lado tiene efectos positivos pero a su vez también tiene repercusiones no tan favorecedoras e incluso peligrosas).

Pero lo cierto es que aunque el uso de la informática esté altamente extendido, aún quienes nacen en la actualidad necesitan que alguien les enseñe a emplearlo de manera responsable: nosotros. Es por ello que a lo largo de este artículo vamos a hablar de informática para niños, y diversos trucos o consejos a partir de las cuales ayudarles a aprender a usar un ordenador.

Algunos consejos para enseñar informática para niños

A continuación veremos algunos consejos para ayudaros a acercar a los niños la informática, de tal modo que puedan aprender a utilizar un PC. Eso sí, hay que tener en cuenta que dependiendo de la edad, el nivel de desarrollo o incluso los intereses del menor la manera y ritmo de aprender puede variar enormemente.

1. Empieza por lo básico: presenta el ordenador y los diferentes componentes

Tal vez este consejo pueda parecer obvio e incluso estúpido, pero mucha gente da por supuesto que cualquier niño ya sabe y entiende directamente qué es un ordenador. Y al igual que ocurre con los adultos, existe una gran variabilidad en lo que se refiere a conocimientos previos.

Antes de pasar a valorar cómo usarlo es necesario que los niños entiendan qué es un ordenador, un ratón, o un teclado. También cuál es su utilidad y qué es lo que nos permite hacer, y medidas básicas de manejo y cuidado del material (por ejemplo no tirarle agua encima).

2. Utiliza un lenguaje apropiado para su edad y nivel de comprensión

No debemos dejar de tener en cuenta que estamos hablando de niños, con lo que se capacidad para comprender detalles y elementos técnicos va a ser por lo general inferior a la de un adulto con conocimientos informáticos. Es necesario ajustar el tipo de lenguaje: puede ser necesario emplear analogías y comparaciones con elementos que los niños conozcan de su día a día y ir integrando poco a poco los nuevos conocimientos.

3. Entrénales en el uso de ratón y teclado

Algo muy básico que los niños deben empezar a aprender de cara a poder a utilizar con éxito un ordenador es a usar los principales instrumentos que nos sirven para controlarlo: ratón y teclado.

Hay que tener en cuenta que dependiendo de la edad a la que se enseñe a manejarlos el control de la motricidad puede ser más o menos preciso. En este sentido podemos mostrarles cómo desplazar el ratón nos permite mover el cursor por la pantalla, para después enseñar a clicar con él. Es posible que ello pueda convertirse, al menos al principio, en un pequeño juego para el niño.

En lo que respecta al teclado, saber usarlo exige en primer lugar comprender el alfabeto y ir mostrando cómo cada tecla genera una letra, símbolo o número diferente. Resulta útil empezar por las letras y/o los números que el niño conozca, para ir agrandando poco a poco el uso del resto del teclado.

Otras teclas clave que mostrarles son el espacio, el Enter y el Escape. Hay que tener en cuenta que aprender a usar el teclado es un proceso que no se lleva a cabo en un día: no debemos saturar al niño si vemos que se agobia, ya que aunque a un adulto acostumbrado a usarlo le puede parecer lógico para alguien que nunca lo ha usado puede suponer todo un desafío.

4. Empieza a usar un programa

Otro de los primeros pasos que alguien que empieza con la informática debe dominar es el concepto de programa o aplicación, así como el hecho de aprender a abrirlo y cerrarlo. En este sentido primero tendremos que definir el concepto y enseñar al niño a buscarlo en el ordenador.

Posteriormente hemos de hacerle entender que estos programas pueden abrirse y cerrarse, y también que lo que hagan puede llegar a guardarse. Poco a poco vamos a mostrarles dichas operaciones y a ayudar a que ellos mismos las hagan.

5. Anima a dibujar con Paint

A muchos niños les encanta dibujar. En este sentido, programas como Paint pueden ser de gran utilidad para favorecer e ir aumentando la capacidad del niño para aplicar los conocimientos previos, a la par que permite incrementar la habilidad con la que se utiliza el ratón y el teclado. También podemos descargar una imagen que el niño pueda reseguir.

6. Instala y utiliza juegos educativos

Aprender a utilizar un ordenador no tiene porqué ser pesado y aburrido. Puede ser de utilidad instalar diferentes tipos de juegos disponibles en Internet o comprados, a menudo con temáticas y personajes de series conocidas para ellos o bien generados con el propósito de favorecer el aprendizaje del uso del ordenador.

Se tiene que tener en cuenta que existen también juegos educativos que permiten al menor no solo divertirse y aprender a usar el PC sino también aumentar su nivel de conocimiento o habilidad en áreas como la detección y seguimiento de estímulos concretos, la concentración, la precisión en el control motor o el uso de lenguaje o matemáticas.

7. Usa el procesador de texto

Una manera en que los niños pueden ir aprendiendo a utilizar el teclado y a la vez a manejar uno de los usos más habituales que le damos a un ordenador es la de enseñarles a abrir y utilizar un procesador de texto, como Microsoft Word o incluso el Bloc de notas.

En este sentido podemos proponerle que nos escriba su nombre, un objeto, color o animal favorito o que nos cuente cómo le ha ido el día y que intente escribirlo con nuestra ayuda. Si es un poco más mayor podemos proponer que escriba una carta o una felicitación.

8. Explora con ellos

Tal vez uno de los consejos más importantes es el hecho de que el aprendizaje que los niños hagan de la informática será de mayor calidad cuanto más se comparta con la figura de referencia.

Ayudarles a explorar el campo de la informática no solo nos va a permitir mostrarles a usar un ordenador en sí: estamos mostrándole algo nuevo y desconocido, de tal manera que puede convertirse en una pequeña aventura a la par que se genera una interacción que permite fortalecer el vínculo interpersonal con ellos. También permite que el menor vea cómo la figura de referencia interactúa con la informática.

9. Establece límites

La informática es una herramienta de gran utilidad, pero como todos sabemos también tiene sus riesgos e inconvenientes. Es necesario establecer límites respecto a lo que se puede y no se puede hacer con el ordenador, así como cuánto tiempo pueden estar con él. Más allá de dichos límites puede ser necesario instalar algún tipo de control parental para evitar que accedan a contenidos inapropiados para su edad, o bien que entren en contacto con personas desconocidas.

10. Usa Internet

Tarde o temprano los menores van a tener que aprender a utilizar la red. En este sentido es necesario hacerles entender no solo que és sino sus potenciales usos y riesgos, y resulta recomendable tener instalado algún tipo de filtro o control parental que evite el acceso a sitios web poco recomendables. Para aprender a usarlo puede ser útil explicarle qué es un navegador o un buscador, y utilizar algunas de sus aficiones para poder buscarlas por Internet.

11. Explica los riesgos

Otro aspecto a tener muy en cuenta es la necesidad de explicar a los niños no solo las ventajas del uso de las nuevas tecnologías, sino también sus riesgos: si no saben que su uso tiene ciertos peligros será difícil que por sí mismos puedan emplear estrategias para prevenirlos. No se trata de atemorizarles pero sí hacerles ver que hay que tener precaución con el uso de las nuevas tecnologías.

12. Haz divertida la experiencia

Por último, un consejo fundamental para que un niño se relacione de manera positiva con la informática es el hecho de que contemple el aprendizaje de su uso como algo deseable, divertido y que implique un contacto positivo con sus referentes.

Ello animará al joven a aprender, mientras que por lo contrario si somos críticos con sus habilidades o intentamos forzar que aprendan a hacer las cosas a un ritmo y de un modo concreto será bastante probable que termine por rechazar no sólo el uso del ordenador sino también nuestras indicaciones (y advertencias) al respecto.

Referencias bibliográficas:

  • UNESCO (2006). Clasificación Internacional Normalizada de la Educación. ISBN 92-9189-037-5.