¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

6 señales de que estás sobreprotegiendo a tu hijo

Las principales señales de alerta de que estás criando a tus hijos desde la sobreprotección.

Señales de que estás sobreprotegiendo a tu hijo

La sobreprotección de los hijos durante su crianza es un fenómeno muy común que se da cuando unos padres evitan que sus hijos vayan asumiendo sus responsabilidades, libertades y obligaciones acorde con su edad a medida que van creciendo, por lo que esto puede traer unas consecuencias muy negativas para el hijo.

Existen diversas señales de que estás sobreprotegiendo a tu hijo, y conocer algunas de las más comunes podría ayudarte a evitar que persistas en aquellas que puedan hacerle más mal que bien a tus hijos. Así pues, en este artículo veremos algunas señales que suelen indicar que unos padres están siendo sobreprotectores y las de sus hijos, y consejos sobre qué hacer.

6 señales de alerta de que estás sobreprotegiendo a tu hijo o hija

Veamos cuáles son las principales señales de que estás sobreprotegiendo a tu hijo; indicios que deben serirte como alertas de que debes cambiar tu estrategia de crianza.

1. Recompensas demasiado a tu hijo con regalos materiales

Una de las principales señales de que estás sobreprotegiendo a tu hijo es el hecho de que le estés ofreciendo demasiadas recompensas con regalos materiales cuando hace las cosas correctamente, lo que podría traer como consecuencia que se vuelva demasiado caprichoso y piense que por hacer las cosas correctamente en la vida siempre se va a obtener un regalo, de forma que así nunca valorará hacer las cosas por la mera satisfacción a nivel personal o porque es lo correcto.

Estando acostumbrado a recibir recompensas materiales por todo lo que hace correctamente tampoco aprenderá a valorar las pequeñas cosas porque siempre creerá que es insuficiente y cada vez querrán cosas más valiosas, de forma que nunca quedarán satisfechos con nada. En este sentido, también es bastante probable que se esfuerce menos por conseguir las cosas por sí mismo y tendrá la creencia de que las demás personas están obligadas a mantener sus deseos.

2. Elogias constantemente a tu hijo o hija

Otras de las señales de que estás sobreprotegiendo a tu hijo es que le elogias demasiado sin darse cuenta de ello. Sí que es bueno que elogies a tu hijo, ya que esto le hará sentirse mejor y le estimulará para continuar actuando correctamente e intentando lograr sus objetivos, pero su esto es en exceso podría llegar a creer que tiene unas capacidades por encima de sus posibilidades, de manera que cuando lleguen a cierta edad y se empiecen a dar cuenta de que en realidad no es así, puede que esto afecte gravemente a su autoestima y ocurra un efecto rebote.

Padres sobreprotectores

Elogiar de manera realista a los hijos puede suponer un incentivo para ellos y que además de sentirse bien hagan las cosas correctamente al haber aprendido a diferenciar lo que es correcto y lo que no.

3. No le permites que asuma las responsabilidades que debería

Si no le permites que asuma las responsabilidades que debiera teniendo la edad que tiene, puedes encontrar aquí otra de las señales de que estás sobreprotegiendo a tu hijo, y es que de esta manera no le estás ayudando a desarrollar el aprendizaje y las habilidades necesarias para crecer y ser en el futuro un adulto responsable que afronta sus propios retos y es capaz de resolver sus propios problemas. De esta forma, tampoco asumirá su culpabilidad cuando no haga las cosas correctamente.

4. No permites que haga ninguna tarea en casa

No permitirle que asuma ninguna tarea del hogar es otra de las señales de alerta de que estás cayendo en la sobreprotección como padre o madre. Cuando esto ocurre llegan a la etapa adulta sin ser capaces de hacer sus propias labores en el hogar, siendo menos probable que tengan la casa limpia y ordenada. Esto también está bastante ligado con el hecho de no asumir sus propias responsabilidades.

Enseñar a los hijos a realizar las tareas domésticas y a colaborar en casa puede ser muy beneficioso para su salud mental, ya que esto hará que se sientan más útiles y productivos, así como también ayudará a que vayan aprendiendo a ser ordenados y asuman responsabilidades.

5. Justificas todo lo que hace tu hijo

La quinta de esas señales de que estás sobreprotegiendo a tu hijo es el hecho de que estés justificando todo lo que hace, incluso cuando no se comporta correctamente e icumple claramente normas básicas, o hace algo malo que podría haber causado daño a otras personas. Es muy perjudicial justificar sus actos negativos debido a que es importante que se le impongan unos límites sanos para que aprendan qué es lo que es correcto y cuándo están cruzando la línea por haber llevado a cabo un mal comportamiento.

Tu hijo debería saber cómo debe comportarse sin causar daños a otros y también debe aprender a hacerse responsable de sus actos, ya que si no aprende de niño es mucho más difícil que lo haga cuando sea un adulto.

6. Haces que tu hijo sienta que es el centro del universo

En último lugar, otra de las señales de que estás sobreprotegiendo a tu hijo es el hecho de que estés propiciando que piense que es el centro del universo y, por lo tanto, los demás deben estar pendientes de satisfacer sus deseos. Si fomentas que piense eso cuando es pequeño, al llegar a la etapa adolescente y adulta va a tener serias dificultades para hacer frente a los retos del día a día.

Secuelas de sobreproteger a los hijos

Después de haber visto las principales señales de que estás sobreprotegiendo a tus hijos, veamos algunas de las secuelas de hacerlo durante toda su etapa de desarrollo infantil y juvenil.

  • Tienen más probabilidades de ser miedosas.
  • Existen estudios que demuestran una alta correlación entre la sobreprotección y los trastornos de ansiedad.
  • Tendrán dificultades para diferenciar entre lo que deben hacer y lo que no.
  • Tendrán una falta de herramientas y capacidades para afrontar y solucionar sus propios problemas.
  • Se convertirán en personas dependientes de los que estén a su alrededor; incluso en su etapa adulta.
  • No poseerán las capacidades necesarias para tolerar y afrontar los momentos de frustración.
  • A causa de esa baja tolerancia a la frustración tendrán más probabilidades de desarrollar depresión.
  • Puede que reacciones a los momentos frustrantes con ira y hasta de forma agresiva.
  • No poseerán las habilidades necesarias para afrontar los retos que vayan surgiendo a lo largo de su vida.

Ahora que hemos visto las consecuencias de sobreproteger a los hijos cabe destacar que la sobreprotección no es lo mismo que la protección, ya que la protección es esa necesidad instintiva y natural que tienen las madres y los padres de sobreproteger a sus hijos, pero de una forma sana en la que enseñen a sus hijos a afrontar sus retos y a ir asumiendo las responsabilidades necesarias a medida que van creciendo para que tengan una independencia cuando sean adultos y hayan adquirido las herramientas necesarias para enfrentarse a los retos que deberán afrontar en su día a día.

  • Morrison, G., & Montero, M. (2006). Educación infantil. Madrid: Pearson Educación.
  • Mosquera Howard, Y. N., Gutiérrez Esteban, S. P., & Vargas Amézquita, S. L. (2016). Desarrollo social en niños sobreprotegidos (Doctoral dissertation).
  • Papalia, D. E. y Martorell, G. (2017). Desarrollo humano (13 ed.). México: McGraw-Hill Education.
  • Perry, N. B., Dollar, J. M., Calkins, S. D., Keane, S. P., & Shanahan, L. (2018). Childhood self-regulation as a mechanism through which early overcontrolling parenting is associated with adjustment in preadolescence. Developmental psychology, 54(8), 1542.
  • Valdiviezo, C. B., & Léon, B. J. (2019). La sobreprotección familiar y la incidencia en el desarrollo de la autonomía e independencia de los niños de 0 a 3 años.

Psicólogo

Mario Arrimada es Graduado en Psicología en la Universidad Pontificia de Salamanca y dispone de un Máster de Actualización en Intervención Psicológica y Salud Mental en la Universidad a Distancia de Madrid. Varios cursos de formación, entre ellos el de Experto en Trastornos de la Personalidad con la Asociación Española para el Fomento y Desarrollo de la Psicoterapia, de Experto en Mindfulness y de Experto en DSM5 y CIE11, ambos en la UDIMA.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados