Con la aparición de nuevos entornos virtuales debidos al desarrollo de Internet como medio, aparecen también nuevos focos de riesgo en lo relativo a la salud mental.

Un ejemplo de ello lo vemos en la adicción a los casinos online, tema del cual hablaremos en este artículo.

¿Qué entendemos por adicción a los casinos online?

La adicción a los casinos online es una forma de psicopatología basada en la que la experiencia hacia la cual se genera dependencia es el participar en juegos de azar ofrecidos por páginas de Internet especializadas en estos, y en los que se apuesta con unidades monetarias del mundo real, o alguna forma de divisa basada en la economía real, la que existe más allá de ese juego o de la entidad que lo ofrece. Es decir, que en esta clase de juegos, perder significa perder dinero real.

En realidad, esta es una forma de juego patológico, lo que muchas veces se denomina ludopatía a nivel popular; sin embargo, el hecho de que el medio en el que ocurre la actividad en la que se basa la adicción sea Internet resulta muy significativo, tal y como veremos.

Síntomas del juego patológico

La adicción a los juegos de azar online se plasma a través de los síntomas propios de la adicción a los juegos de azar en general. Los principales son los siguientes.

1. Se piensa constantemente en seguir jugando

La mente de las personas adictas a los juegos de azar tiende a dirigirse hacia los recuerdos o hacia el fantasear acerca de esta clase de experiencias. Muchas veces, incluso hasta el punto de estar pensando en eso cuando otras personas les están hablando.

Esto, a su vez, favorece que surja una sensación de malestar cuando no están jugando, ya que añoran esas vivencias.

2. Cambios en el estado de ánimo y mayor irritabilidad

Las adicciones suelen generar un estado emocional inestable, así como una mayor propensión a mostrarse irritable y a reaccionar con enfado y hostilidad hacia los contratiempos del día a día.

3. Búsqueda de excusas y ocultación de la información sobre la actividad de jugar

Las personas que van desarrollando adicción a los juegos de azar se ven en muchas situaciones en las que optan por mentir para no dirigir la atención de los demás hacia su problema de dependencia.

4. Búsqueda de dinero prestado

Lamentablemente, en la mayoría de los casos, quienes llevan un tiempo desarrollando adicción a los juegos de azar terminan sufriendo graves problemas económicos al gastarse todo su dinero en esta actividad.

Y como las ganas de seguir jugando les superan, tratan por todos los medios de conseguir liquidez, muchas veces pidiendo dinero prestado mediante engaños (no lo podrán devolver) o en algunos casos incluso robando.

5. Mala salud mental en general

El desgaste de la adicción hace que surjan otros problemas psicológicos, como el insomnio, los trastornos de ansiedad, u otras adicciones (es muy habitual terminar desarrollando dos o más trastornos de tipo adictivo).

¿ Quizás te interese: "Patología dual: causas y tratamientos y trastornos asociados"

¿Cuáles son las particularidades del juego patológico en el medio online?

Tal y como hemos avanzado, la adicción a los juegos de azar en los que se puede participar a través de Internet no es en sí una psicopatología reconocida “oficialmente” en los manuales diagnósticos, sino una variante de la categoría clínica del juego patológico, que sí es un trastorno bien definido conceptualmente.

Sin embargo, esto no significa que esta versión de la adicción al juego no tenga particularidades propias. A continuación haremos un repaso de estas, poniendo el foco en aquellas características asociadas a un mayor riesgo y peligrosidad.

1. Hay muchos menos filtros ante personas vulnerables

La falta de un control basado en la observación directa de quienes juegan hace que no sea muy difícil que personas especialmente vulnerables ante las adicciones puedan participar en los juegos de azar.

2. El acceso constante al juego incrementa el potencial dañino

Las adicciones se basan en hábitos y en el acceso a contextos que actúan como “tentación”.

En el caso de la adicción a los juegos de los casinos online, el simple hecho de estar en una casa con acceso a Internet y un ordenador supone ya de por sí una exposición a esta clase de elementos. Es decir, que incluso en el propio hogar pueden aparecer muchos pensamientos de auto-sabotaje que llevan a la persona a recaer en cuestión de pocos minutos (si no sabe gestionarlos).

3. La navegación por Internet se convierte en un riesgo

Por el propio funcionamiento de Internet y los sistemas de cookies que ofrecen publicidad personalizada, muchas personas que participan en juegos de azar online se ven bombardeadas por estos anuncios, los cuales a su vez no están bien regulados legalmente y pueden utilizar técnicas de persuasión que explotan las vulnerabilidades de las personas adictas.

4. Suele costar más de detectar

En muchas ocasiones, quienes sufren adicciones terminan yendo a terapia por presión familiar. Pero en el caso de los juegos de azar online, la discreción que ofrece el medio online hace que si se mantiene un perfil bajo, sea posible participar en las actividades del casino online sin levantar sospechas hasta que la adicción ya se ha consolidado mucho.

¿Es siempre peligroso jugar al casino online?

Ante lo que hemos visto en las líneas anteriores, es comprensible sentir temor ante la simple idea de participar en juegos de apuestas online.

Sin embargo, hay que tener presente que jugar a estos juegos no desencadena la aparición de este tipo de trastornos; tal y como ocurre con las psicopatologías en general, es un fenómeno multicausal, de manera que para que una persona desarrolle adicción a los casinos online deben darse varios factores interactuando entre sí. Dicho de manera más resumida, el hecho de jugar de vez en cuando es un elemento necesario pero no suficiente para sufrir la adicción.

Pero eso no nos debe hacer olvidar que precisamente lo intangible de la participación en los juegos de azar online, hace que se tienda a subestimar el potencial dañino de este tipo de adicción y de los síntomas a través de los cuales se expresa.

A diferencia de lo que ocurre por ejemplo con el consumo de drogas estimulantes, aquí no hay un acto muy concreto que podamos identificar como la base de la dependencia (lo que en el caso de las sustancias psicoactivas, la toma de una pastilla o el consumo de una raya de cocaína), así que a mucha gente, y sobre todo a los más jóvenes, la irrupción en sus vidas del juego patológico les pilla por sorpresa.

¿Buscas apoyo profesional ante los problemas de adicción?

Si estás afrontando una situación complicada en relación a un trastorno de tipo adictivo como por ejemplo el juego patológico, ponte en contacto con nosotros. En Clínicas CITA nos especializamos específicamente en el tratamiento de las adicciones (con o sin sustancias) en todas las etapas del proceso de recuperación: desde la desintoxicación a la rehabilitación y el establecimiento de hábitos de vida que reduzcan el riesgo de recaída.

Todo ello lo hacemos desde la medicina y la psicoterapia, tanto a través de sesiones de terapia de frecuencia semanal, o bien desde nuestro servicio de asistencia completa en nuestro módulo residencial pensado para los ingresos, el cual está plenamente equipado con actividades de bienestar y ocio, ubicado en un lugar rodeado de naturaleza del área de Barcelona.

Referencias bibliográficas:

  • American Psychiatric Association (APA) (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Arlington, VA: American Psychiatric Publishing.
  • Black, D.; Shaw, M. (2008). Psychiatric Comorbidity Associated With Pathological Gambling. Psychiatric Times, 25(12).
  • Gainsbury, S.M. ( ). Online Gambling Addiction: the Relationship Between Internet Gambling and Disordered Gambling. Current Addiction Reports, 2(2): pp. 185 - 193.
  • Kauer, J. A.,Malenka R. C. (2007). Synaptic plasticity and addiction. Opinions Nature Neuroscience, 8: pp. 844 - 858.
  • Price, A. (2020). Online Gambling in the Midst of COVID-19: A Nexus of Mental Health Concerns, Substance Use and Financial Stress. International Journal of Mental Health and Addiction, 13 : pp. 1 - 18.