Las adicciones son uno de los trastornos psicológicos más extendidos hoy en día en cualquier sociedad occidental, y tienen la particularidad de deteriorar la calidad de las personas rápidamente. Si bien hay diferencias entre ellas en cuanto al nivel de peligrosidad inmediata, en general en todos los casos se tiende a experimentar un muy importante desgaste físico que acorta los años de vida, y un empobrecimiento de todas las áreas de la vida (relaciones sociales, capacidad para encontrar trabajo, etc.).

Es por eso que es muy importante atajar este tipo de problemas cuanto antes y acudir a profesionales de la salud acreditados y con experiencia para intervenir en esta clase de trastornos. Pero... ¿en qué consiste el tratamiento de las adicciones, exactamente? Lo veremos a continuación.

¿Cómo se desarrolla el trastorno adictivo?

Las adicciones son mucho más que la tendencia a realizar una y otra vez el miso tipo de acciones para satisfacer un impulso que se vuelve cada vez más incontrolable. Se trata de un fenómeno que afecta tanto al comportamiento del individuo como al contexto en el que vive y que incluso genera cambios en el funcionamiento y estructura de su cerebro.

Por un lado, consumar repetidamente la necesidad que genera la adicción lleva a que el cerebro pase a reorganizarse internamente para hacer que esta meta pase a ser el objetivo prioritario para la persona, de manera que todo el resto de aspectos de la vida pasen a un segundo plano.

No se trata de una decisión libre ni de un posicionamiento moral: se trata de células nerviosas siendo activadas siempre del mismo modo a través del sistema de recompensas del cerebro, que "aprende" a interpretar la fuente de la adicción como aquello que es capaz de generar un momento de satisfacción una recompensa realmente significativa.

Con el tiempo, se necesita consumar esta necesidad con más frecuencia y con mayor urgencia, y también se requiere involucrarse mucho más en ese tipo de comportamientos para obtener la misma sensación de satisfacción pasajera, en comparación a etapas anteriores del proceso adictivo. Esto es así porque el cerebro se acostumbra a ese torrente de elementos químicos que toman el control de su funcionamiento cada vez que se logra satisfacer ese impulso, y es el motivo por el que, por ejemplo, la misma ración de droga que hace meses daba placer, pasado un tiempo genere frustración por resultar insuficiente.

Además, a medida que la persona se va adentrando en la adicción su modo de vida y su contexto social va cambiando para adaptarse al hecho de que prácticamente su única preocupación es satisfacer la necesidad adictiva. Así, las relaciones familiares se suelen deteriorar, las amistades de toda la vida también, y las personas con las que se pasa el tiempo libre suelen estar también involucradas en la venta o el consumo de drogas, de juegos de azar, o cualquiera que sea el elemento que impulsa el trastorno.

Por eso, el tratamiento de las adicciones debe adaptarse a esta triple realidad: la adicción se mantiene y se reproduce porque el cerebro ha modificado su funcionamiento para priorizar una sola meta, el contexto social y cotidiano la expone más a la adicción, y los hábitos de la persona hacen que se acostumbre a organizar su día a día para que sea fácil recaer una y otra vez.

El tratamiento de las adicciones: ¿cómo es?

Tal y como hemos visto, una adicción es un fenómeno complejo que involucra varios niveles de intervención: lo biológico, lo comportamental y lo contextual. Por eso, el tratamiento de las adicciones consiste en pasar por un proceso de recuperación del control sobre la propia vida que tiene en cuenta estos elementos, no dejando sin atender ninguno de ellos.

A continuación veremos cuáles son las principales fases por las que pasa el tratamiento de las adicciones. Todas ellas están pensadas para dirigir al paciente a una vida en la que la dependencia de aquello a lo que se ha generado adicción pase a reducirse tanto que deje de condicionar el día a día de la persona, aunque en cada etapa se plantean procedimientos y sub-objetivos diferentes, como veremos.

1. Fase de desintoxicación

En la fase de desintoxicación se ayuda a la persona a pasar varios días lejos de la influencia de la adicción y a gestionar del mejor modo posible el malestar que genera la abstinencia durante esas primeras horas.

Se trata de dejar que el cuerpo vaya eliminando la acumulación de potenciales sustancias adictivas, y de evitar que los síntomas de la necesidad de consumir dañen significativamente al paciente (por ejemplo, los problemas de insomnio o la fuerte ansiedad). Para ello es muy importante la intervención y supervisión por parte de médicos y de otros profesionales de la salud con experiencia para actuar en este momento crítico en el que se manifiesta un malestar agudo.

Una vez ha pasado el "mono" aparece la siguiente fase del tratamiento de las adicciones.

2. Fase de deshabituación

En la fase de deshabituación, los profesionales de la salud física y psicológica ayudan al paciente a dar sus primeros pasos como persona que debe ir alejándose de la adicción. Aunque el malestar agudo de la primera fase se ha ido, sigue estando presente la necesidad de volver a aquello en lo que se basa la adicción, y por eso aquí hay que ayudar a "entrenar" a la persona a gestionar sus emociones, a reconocer los pensamientos y conductas que aumentan el riesgo de recaer, y a generar hábitos saludables que la alejen de la influencia de esa forma de dependencia.

De este modo, psicólogos y médicos trabajan conjuntamente para que el paciente organice su vida de modo que poco a poco le vaya otorgando más independencia y control sobre lo que le ocurre, a la vez que la necesidad de recaer va dejando de ser la única prioridad.

3. Fase de reinserción o de rehabilitación

En esta fase, el aspecto biopsicológico de la adicción ya no da tantos problemas como en la etapa de la desintoxicación, aunque sigue estando presente.

El objetivo aquí es permitir que el paciente vuelva a crear hábitos de vida vinculados a un contexto y que no se apoyen en ninguno de los elementos que faciliten la recaída, así como proporcionarle situaciones en las que pueda volver a involucrarse en actividades y proyectos ilusionantes y con la capacidad de ofrecerle incentivos a medio y a largo plazo, y desde los cuales pueda volver a estructurar su vida lejos de la droga, de los juegos de azar o de cualquier otra fuente de adicciones.

Aquí se trabaja también para que la persona se acostumbre a exponerse a contextos sociales lejos de los estímulos potencialmente adictivos, sobre todo teniendo en cuenta que quien ha desarrollado un tipo de adicción tiene un riesgo mucho mayor de desarrollar otra. Por ello, se fomenta la participación en grupos sociales de personas que rechazan el uso de drogas y similares, así como la vuelta a la vida familiar o con amigos que puedan ayudar a no recaer.

¿Buscas ayuda profesional para el tratamiento de la adicción?

Clínicas CITA

Si vives en el área metropolitana de Barcelona y buscas ayuda para superar una adicción, te invitamos a ponerte en contacto con nuestros profesionales de Clínicas CITA.

Esta entidad, que cuenta con presencia en Barcelona y Dosrius (Mataró), se especializa específicamente en el tratamiento de las adicciones tanto si se basan en el consumo de sustancias como si tienen que ver con conductas adictivas (como la adicción a los juegos de azar).

Además, disponemos de un centro de internamiento rodeado de naturaleza y lleno de diferentes servicios médicos y terapéuticos, de monitorización y asesoramiento, así como espacios de ocio para mantenerse lejos de las recaídas: jardines, sala de lecturas y biblioteca, zona de psicoterapia asistida con equinos, área de fisioterapia, piscina, gimnasio, sala de fisioterapia, etc.

Si te interesa saber más acerca de Clínicas CITA para contar con nuestro equipo de expertos en el tratamiento de adicciones, contactáctanos a través de este enlace.

Referencias bibliográficas:

  • Kalivas, P.W., Volkow, N.D. (2005). The neural basis of addiction: a pathology of motivation and choice. The American Journal of Psychiatry. 162(8): pp. 1403 - 1413.
  • Kauer, J.A.; R.C. Malenka (2007). Synaptic plasticity and addiction. Nature Reviews Neuroscience. 8(11): pp. 844 - 58.
  • Volkow, N.D.; Fowler J.S.; Wang, G.J.; Swanson J.M.; Telang, F. (2007). Dopamine in drug abuse and addiction: results of imaging studies and treatment implications. Arch. Neurol. 64(11): pp. 1575 - 1579.