Mariona González: «En adicciones, la prevención de recaídas es fundamental»

Mariona González Puigpinós, de ALTER, explica cómo funciona un centro de día para adicciones.

Mariona González: «En adicciones, la prevención de recaídas es fundamental»

Las adicciones son un tipo de enfermedad tan complejas que, para superarlas, es necesario aplicar formas de intervención psicológica y psiquiátricas ambiciosas y con capacidad de dar apoyo constante en todo el proceso del tratamiento.

En este sentido, los centros de día que atienden casos de adicciones son un recurso importantísimo para muchas personas y familias golpeadas por problemas de salud como el alcoholismo, la dependencia del cannabis, la ludopatía, y más. Para saber con más detalle el modo de funcionamiento de este tipo de centros, hemos entrevistado a Mariona González Puigpinós, miembro de ALTER Psicología & Salud.

Entrevista a Mariona González Puigpinós: ¿Cómo funciona un centro de día?

Mariona González Puigpinós es psicóloga y responsable del centro de día de ALTER Psicología & Salud, equipo con más de una década de trayectoria en el tratamiento de adicciones. En esta entrevista nos habla sobre las particularidades de un centro de día en sus funciones de atención a personas que sufren trastornos adictivos y a sus familiares.

¿Cuáles son los principales objetivos de los centros de día?

El objetivo principal de centros como el de ALTER es proporcionar una atención completa e integral durante el día, sin la necesidad de recurrir a un ingreso en un centro residencial o bien como puente para hacer la transición después de un ingreso de desintoxicación y comenzar las fases rehabilitación y reinserción.

Al hacerlo de esta manera, sin separar al usuario/a de su medio natural, nuestro equipo tiene mucho mejor acceso y posibilidad de brindar un tratamiento completo al entorno de la persona, que a nuestro juicio es fundamental.

¿Qué tipo de profesionales trabajan en un centro de este tipo?

En ALTER le damos mucha importancia a la parte más humana, sin dejar de lado la parte técnica, así hemos ido configurando un equipo multidisciplinar y muy cualificado, pero sobre todo con alta sensibilidad en aspectos que quizás otros centros presten menos atención, como son las diferencias de género, la atención a la familia, una verdadera ayuda en la reinserción total en la sociedad, etc.

Cuando hablamos de un equipo multidisciplinar es porque intervienen varios ámbitos profesionales: médicos psiquiatras, psicólogos/as clínicos, integradores/as sociales, etc. Incluso dentro de los psicólogos/as abarcamos varios ámbitos de especialización, y además disponemos de una amplia carta de profesionales que, aunque no forman parte de nuestra plantilla, colaboran con nosotros: nutricionistas, medicina deportiva, fisioterapeutas... algunos/as de las cuales también prestan sus servicios en las dependencias de ALTER.

Disponemos de diversos espacios lo que nos permite gestionar todas estas actividades. Tenemos dos salas grandes para poder realizar simultáneamente los talleres y las terapias de grupo, así como también disponemos de varios despachos para las sesiones individuales con los usuarios/as o con los familiares.

En lo relativo a los trastornos adictivos, ¿cuáles son los más habituales entre los que han desarrollado las personas que acuden a un centro de día?

En nuestro centro llegan diferentes perfiles, tanto personas con adicciones a sustancias, sobre todo alchocol, cocaína, cannabis, como adicciones conductuales, por ejemplo, al juego patológico, sexo o pornografía.

Aun así, las personas que requieren el recurso de centro de día son aquellas que precisan una atención y cuidado intensivo, pero no tanto como para ser ingresados en un centro residencial; por eso también es muy útil como puente para hacer la transición después de un ingreso de desintoxicación y comenzar las fases rehabilitación y reinserción.

¿Cuáles suelen ser las primeras señales de que una persona podría beneficiarse de lo que le ofrece un centro de día de apoyo para el tratamiento de las adicciones?

Los perfiles que encajan en este servicio son personas que cumplen unos criterios objetivos establecidos clínicamente por un profesional de la salud. Estas personas suelen sentir una pérdida de control sobre su propia conducta, una dependencia tanto psicológica como física hacia su objeto de consumo, una pérdida de interés en otras actividades gratificantes y una interferencia en la vida cotidiana en distintos ámbitos de la vida de la persona.

Teniendo en cuenta estos factores, el centro de día es un recurso ideal para aquellas personas que requieran una atención y cuidado intensivo, sin necesidad de precisar un ingreso o como transición de un ingreso de desintoxicación al inicio de la fase de rehabilitación y reinserción.

¿De qué formas se ayuda desde estas organizaciones a los familiares de la persona que sufre una adicción?

En ALTER consideramos que la familia y el entorno del adicto necesita de tanta ayuda como el propio adicto. Los familiares llegan tras un largo recorrido de sufrimiento, casi siempre en silencio e incomprendidos. Nosotros les ofrecemos el espacio para que puedan recuperar su vida, la ilusión y la esperanza. Todo el equipo está a disponible las 24 horas, atendiendo tanto por teléfono, como de forma presencial.

¿Cuáles son las principales actividades preventivas que se llevan a cabo en un centro de día para las adicciones?

Las actividades de carácter psicológico y los talleres son una parte fundamental de muchos tratamientos y más en el caso que nos ocupa que es el de las adicciones. La premisa fundamental de cualquier protocolo en adicciones es la prevención de recaídas y la mayor parte del trabajo que se hace en ALTER está destinado a tal fin.

También hacemos sesiones de grupo con familias y parejas para concienciar en hábitos sanos y estilos de vida saludables.

Artículos relacionados