Existen diferentes tipos de pensamiento, en función de sus características, procedimientos, usos, campos de aplicación... Una gran división del pensamiento es la que lo clasifica en: pensamiento vertical (lógico) y pensamiento lateral (creativo).

En este artículo hablaremos de uno de ellos: el pensamiento vertical o lógico, fundamentado en la razón. Explicaremos en qué consiste, cuáles son sus 11 características más importantes y conoceremos alguna de sus diferencias respecto al pensamiento lateral.

El pensamiento: definición y funciones

El pensamiento es, en cierta manera, una de las características definitorias del ser humano. Se trata de una capacidad que nos diferencia de los animales, y que nos permite formar ideas, relacionarlas unas con otras y representar la realidad en nuestra mente. También nos permite solucionar problemas, extraer conclusiones, analizar datos y secuencias, etc.

Existen muchas maneras de pensar, y seguramente, todas ellas son complementarias, válidas y necesarias en un contexto u otro. Cuando utilizamos la razón, la lógica y la evidencia, estamos utilizando un tipo de pensamiento denominado pensamiento vertical. ¿Quieres conocer más detalles sobre este tipo de pensamiento? Sigue leyendo.

Pensamiento vertical: ¿en qué consiste?

El pensamiento vertical también se denomina pensamiento lógico. Sería el pensamiento “opuesto” al pensamiento lateral, que es más libre y creativo. Así, el pensamiento vertical se caracteriza por ser un tipo de pensamiento basado en el análisis y el razonamiento. Cuando lo utilizamos, solemos llegar a conclusiones y soluciones donde previamente otros han llegado, es decir, no es tan “innovador” en este sentido, como sí lo es el pensamiento lateral.

De esta manera, cuando utilizamos la lógica y el sentido común, estamos utilizando un pensamiento vertical; este, además, se caracteriza porque utiliza vías y estrategias ya conocidas y “visibles” a simple vista, es decir, estrategias más obvias o más recurrentes. Estas estrategias sirven para resolver un problema o para llegar a una conclusión.

En realidad, el pensamiento vertical se utiliza mucho más que el lateral, porque este último se basa en la creatividad y en utilizar estrategias menos obvias o menos visibles (en cierta manera, más difíciles de encontrar).

Características

Vamos a conocer las 11 características más importantes del pensamiento vertical a continuación.

1. Enfatiza la lógica

Como veíamos, este tipo de pensamiento se fundamenta en la lógica. Es decir, enfatiza el encadenamiento secuencial lógico de las cosas y de las ideas. Esto quiere decir que para llegar a una conclusión a través del pensamiento vertical, deberemos analizar de forma detallada los pasos que nos permitirán llegar a ella, y seguirlos de forma estricta.

De esta manera, la solución del problema la hemos definido previamente y de forma concreta, y la dirección que tomamos para llegar a ella también está bien definida.

2. Soluciones ya demostradas

Otra característica del pensamiento vertical es que se suele basar en soluciones que ya han demostrado previamente su eficacia (en otras situaciones, momentos, contextos…). Es decir, se pretende “ir a lo seguro” en este sentido.

3. Enfatiza la razón

El pensamiento vertical, además, también se fundamenta en la razón, además de en la lógica. La razón es una capacidad que nos permite establecer relaciones entre conceptos, así como obtener resultados y/o conclusiones ante determinados problemas. Así, es la vía que utiliza el pensamiento vertical para diseñar los pasos “a seguir” a la hora de resolver ciertos problemas.

4. Se basa en el análisis

Por otro lado, el pensamiento vertical se basa en el análisis de diferentes elementos: entre ellos, el análisis del problema original (sus causas, consecuencias…), el análisis de la metodología a seguir (los pasos) para obtener una solución, y finalmente el análisis de la solución implementada (aunque no en todos los casos).

5. Útil en las matemáticas

Estas características que hemos comentado hacen que el pensamiento vertical sea especialmente útil en determinados campos y ámbitos, como por ejemplo el de las matemáticas y las ciencias, ya que pretenden ser campos exactos.

Además, en las matemáticas o en las ciencias, debemos utilizar secuencias de pasos determinadas, para llegar a soluciones determinadas, lo que caracteriza al pensamiento vertical. Si utilizamos pasos diferentes o en orden diferente, muchas veces no conseguiremos llegar al resultado deseado.

6. Énfasis en el proceso

El pensamiento vertical se caracteriza porque el proceso a seguir es muy importante para llegar a la conclusión correcta o acertada, a diferencia del pensamiento vertical, que enfatiza la efectividad de la solución.

7. El objetivo es llegar a una conclusión válida

La dirección que marcamos cuando utilizamos el pensamiento vertical es única y está bien delimitada; a través de esa dirección seguimos unos pasos y llegamos a una conclusión. Este es el objetivo del pensamiento vertical.

8. Los pasos son “sagrados”

Los pasos que diseñamos para llegar a nuestra conclusión, son de gran importancia. Esto significa que no podemos saltarnos ninguno, ni cambiar el orden, porque eso impediría que llegaramos a nuestra solución.

Es decir, los pasos que establecemos deben respetarse siempre. Esto también lo diferencia del pensamiento lateral, donde los pasos pueden saltarse y lo que importa es la solución (y la creación).

9. No se relaciona con otros planteamientos

Otra característica del pensamiento vertical es que no utiliza otros temas para llegar a una conclusión, ya sean temas relacionados con el que estamos trabajando o independientes de ello. Es decir, se trabaja exclusivamente con los planteamientos del problema. Esto no quiere decir que no utilice otras soluciones que ya han demostrado su efectividad, porque eso sí lo hace.

10. Se basa en la evidencia

Así, en relación a lo último que comentábamos, el pensamiento vertical se basa en la evidencia para diseñar sus pasos y buscar soluciones. En cambio, el pensamiento lateral se centra en enfoques o planteamientos menos obvios o menos evidentes.

11. Su objetivo es encontrar una solución

El objetivo del pensamiento vertical es encontrar una solución al problema planteado; esto quiere decir que siempre se encontrará una solución, aunque inicialmente no sea “la mejor”.

Pensamiento vertical vs. pensamiento lateral

Podemos decir que el pensamiento vertical es el antagónico al pensamiento lateral. Solo hemos visto alguna de las diferencias entre ambos, pero existen muchas más. A grandes rasgos, lo que los diferencia principalmente es que el pensamiento vertical es lógico y analítico, y el pensamiento lateral es creativo y libre, e intenta ir “más allá”.

Estos dos tipos de pensamiento son eficaces en momentos diferentes y, en cierta manera, se pueden complementar a fin de optimizar nuestros recursos y hallar conclusiones diversas. Así, cada uno de ellos se podrá aplicar en unos contextos, ámbitos o campos específicos.

Referencias bibliográficas:

  • Espino, O. (2004) Pensamiento y razonamiento. Pirámide.

  • Garnham, A. y Oakhill, J. (1996) Manual de Psicología del Pensamiento. Ed. Paidós.

  • Sánchez, L. (2017). La inflexión entre el pensamiento vertical y el pensamiento lateral. Taller de producción de mensajes, 1-3.