En la actualidad las ciencias naturales y las sociales, que se distinguen principalmente por su objeto de estudio, se encuentran integradas en distintas disciplinas, como es el caso de la psicología o de las ciencias medioambientales. Esto se debe principalmente a la primacía de los métodos de estudio propios de las ciencias naturales, que han sido adoptados por las sociales.

Sin embargo, estas dos vertientes de la ciencia se distinguen por varios aspectos muy significativos, o al menos así era en su inicio. En este artículo describiremos las 7 principales diferencias entre las ciencias naturales y las sociales; en todo caso, hay que tener en cuenta que no es posible generalizar estas afirmaciones a todas las manifestaciones científicas.

La ciencia y sus ramificaciones

La ciencia se define como el conjunto de actividades sistemáticas que tienen el objetivo de obtener y organizar conocimientos sobre distintos tipos de fenómenos por tal de explicar y predecir aspectos de la realidad. Hablamos de ciencias naturales cuando el objeto de estudio son los fenómenos naturales y de ciencias sociales si se analiza la actividad humana.

La física, que es considerada la ciencia natural básica, se apoya de forma clave en las matemáticas; no obstante, esta última es una ciencia formal. Otras ciencias naturales particularmente destacadas son la química, la geología, la oceanografía, la astronomía, la meteorología y la biología, que a su vez incluye la medicina, la zoología o la botánica.

En cambio, entre las ciencias sociales encontramos disciplinas como la historia, la economía, la antropología, la arqueología, la sociología, la geografía, la educación, el derecho, la demografía, la lingüística, las ciencias políticas o las de la comunicación.

La frontera entre las ciencias sociales y las naturales se difumina con gran frecuencia en muchas disciplinas; un buen ejemplo de esto es la psicología, en la cual conviven una tradición filosófico-humanista y otra más cercana a la biología. Al fin y al cabo, el método científico es el mismo independientemente de si se aplica a uno u otro tipo de fenómeno.

Diferencias entre las ciencias sociales y las naturales

A continuación describiremos 7 de las diferencias más importantes entre las ciencias sociales y las naturales, al menos desde su definición clásica; en las últimas décadas el progreso científico ha favorecido la integración de distintas disciplinas, priorizándose así la elección de diferentes campos de conocimiento en función de los objetivos de cada investigación.

1. Objeto de estudio

Mientras que las ciencias naturales se ocupan de los fenómenos físicos y naturales, las ciencias sociales tienen como objeto los actos humanos. Así, la economía, la política o la psicología social se refieren a productos de la actividad de grupos sociales; en cambio, la química, la astronomía y las neurociencias analizan aspectos más tangibles de la realidad.

2. Historia y desarrollo

El nacimiento de las ciencias sociales suele identificarse con la Ilustración, que tuvo lugar en los siglos XVII y XVIII, pero su consolidación no tuvo lugar hasta los siglos XIX y XX. En cambio, las ciencias naturales son mucho más antiguas: los seres humanos hemos estudiado las fuerzas de la naturaleza desde el inicio de nuestra historia colectiva.

3. Base teórica

Las ciencias naturales se apoyan más que las sociales en las ciencias formales, principalmente las matemáticas, por tal de estructurar la realidad de modo riguroso. En las ciencias sociales el positivismo refleja una tendencia similar, si bien también es relevante la corriente interpretativista, que trata de otorgar un significado concreto a los fenómenos estudiados.

4. Métodos de investigación

Muchos de los métodos de investigación más populares de la ciencia actual provienen de las ciencias naturales; en este sentido son muy importantes las matemáticas y el método experimental. Aunque las ciencias sociales han adoptado estas herramientas, priorizan también la observación, las encuestas o los estudios de casos a causa de la complejidad del hecho social.

5. Grado de subjetividad

Las ciencias sociales han sido criticadas por una supuesta falta de rigurosidad asociada al uso del método científico para el análisis de hechos abstractos. En el caso de las ciencias naturales, el grado de objetividad aparente suele ser mayor debido a que estudian fenómenos observables y físicos; no obstante, toda tarea científica reduce en cierto modo la realidad.

6. Capacidad de generalización

Dado que las ciencias naturales procuran limitar el papel de la subjetividad, la capacidad de generalización de los resultados de sus investigaciones es mayor que en el caso de las ciencias sociales, en las cuales muchas veces es inevitable recurrir a constructos hipotéticos que no pueden ser probados de forma objetiva y se analizan fenómenos irrepetibles.

7. Perspectiva del científico

Los científicos sociales nunca pueden ser completamente ajenos al fenómeno que estudian, puesto que participan de forma activa en la realidad social. En cambio, desde las ciencias naturales es más factible adoptar una perspectiva externa; así, el experto en neurofisiología que estudia el sistema nervioso lo hace desde fuera, si bien sus creencias influyen en la investigación.