Esta sustancia puede ser encontrada en muchos alimentos provenientes del mar.

Durante los últimos años la taurina ha entrado a formar parte de nuestro vocabulario habitual como consecuencia del auge de las bebidas energéticas. A pesar de la controversia que se ha creado a su alrededor, es un elemento que siempre ha existido de manera natural en alimentos naturales e incluso elaborado por nuestro propio organismo. Además, aunque esta sustancia es popular por su uso en bebidas, también es un neurotransmisor, por lo que nuestras neuronas la utilizan para funcionar.

A lo largo de este artículo conoceremos qué es, dónde lo podemos encontrar, así como sus beneficios y efectos perjudiciales.

¿Qué es la taurina?

La taurina es un derivado del aminoácido cisteína que nuestro cuerpo fabrica de manera natural y que, además, también se encuentra presente en una serie de alimentos específicos.

Su curiosa denominación se remonta al año 1827, época durante la cual los científicos de origen aleman Friedrich Tiedemann y Leopold Gmelin la aislaron por primera vez a partir de una muestra de bilis de toro.

En los humanos podemos encontrarla en grandes cantidades en órganos como el corazón, así como en los músculos, las plaquetas y en todo el sistema nervioso a lo largo de su periodo de desarrollo.

Esta sustancia provoca la estimulación del sistema nervioso, por lo que nuestro cuerpo recurre a ella en momentos altamente estresantes o en los que se requiera de una actividad física intensa. Debido a estos efectos estimulantes, actualmente se producen grandes cantidades de taurina sintética, la cual se ha transformado en el principal ingrediente de las bebidas energéticas.

Sin embargo, su utilización ha generado no pocas controversias puesto que algunos estudios aseguran que un exceso de consumo de taurina puede ocasionar daños graves en nuestro organismo. Teniendo en cuenta que nuestro organismo la fabrica de manera natural y que podemos encontrarla en un gran número de alimentos, el mantenimiento de una dieta variada y equilibrada es suficiente para conseguir unos niveles naturales de taurina saludables.

¿Dónde la podemos encontrar?

Tal y como hemos comentado, podemos encontrar taurina natural en diversos alimentos tanto de origen animal como vegetal. Igualmente, desde hace pocos años se han popularizado los tipos de bebidas en los que la taurina, sintetizada de manera artificial, se establece como uno de los principales ingredientes.

1. La taurina en los alimentos naturales

Mediante una dieta variada y equilibrada podremos mantener unos niveles de taurina adecuados y estables, por lo que no sería necesario recurrir a sustancias elaboradas en laboratorio.

Aquellos alimentos que contienen mayores cantidades de taurina son los que provienen del mar. De entre ellos cabe destacar el pulpo y la gran mayoría de mariscos. Las elaboraciones culinarias con ingredientes como pescado crudo o hervido (nunca frito) son buenas opciones cuando la persona quiera procurarse una buena dosis de energía.

De la misma manera, la carne procedente de aves como el pollo también alberga grandes cantidades de taurina, sobre todo la carne que se encuentra en los muslos del animal. Otros alimentos cárnicos ricos en taurina son los que provienen del cerdo y la vaca.

Por lo que respecta a los alimentos de naturaleza vegetal, existen un gran número de legumbres tales como los garbanzos, lentejas y alubias que contienen grandes cantidades de taurina. Asimismo, frutos secos como avellanas o almendras, o la soja y las algas también son conocidos por sus grandes aportes de esta sustancia.

2. Taurina y bebidas energéticas

Como se comenta anteriormente, en los últimos años las bebidas energéticas han alcanzado una popularidad sorprendente. Entre ellas, parece que las que están compuestas de taurina como ingrediente principal gozan todavía de mayor fama.

En sus inicios, estas bebidas fueron ideadas para potenciar el rendimiento cardiaco de deportistas y atletas durante los ejercicios, sobre todo en el mundo del culturismo. Sin embargo, tiempo después, algunas populares empresas de refrescos y bebidas energéticas la combinaron con otros compuestos como la cafeína para incrementar también la resistencia física e intelectual.

Consumidas de forma moderada, estas bebidas no tienen porqué suponer un peligro para la salud. No obstante, no debemos olvidar que se tratan de compuesto sintéticos nada naturales, por lo que siempre será mejor optar por la opciones procedentes de alimentos. Además, otro de los inconvenientes de estas bebidas es su alto contenido en gas y azúcares, agentes nefastos para salud.

Por otra parte, está completamente desaconsejado su consumo en personas con problemas de hipertensión; así como la combinación de taurina con otras sustancias depresoras del sistema nervioso tales como el alcohol. El motivo es que esta mezcla puede provocar ritmos cardíacos anormales.

¿Qué beneficios aporta?

Antes que nada, es necesario especificar que, cuando se habla los posibles beneficios de la taurina se hace referencia a las ocasiones en las que esta se encuentra de manera natural. Esto se debe a que en aquellos casos en los que se elabora de manera sintética o se presenta en forma de bebida sintética, esta va acompañada de muchos otros aditivos muy poco recomendados.

Aunque la taurina fue descubierta hace más de un siglo, esta sustancia todavía es objeto de numerosos estudios que intentan descubrir todas y cada una de sus propiedades terapéuticas o beneficiosas. Además, su consumo moderado a través de ingredientes naturales puede favorecer y mantener los niveles de presión arterial en personas sanas.

Actualmente, se tiene constancia de que la taurina favorece la síntesis proteínica, por lo que ayuda a que nuestro cuerpo asimile mucho mejor las proteínas que consumimos. Además, los suplementos nutricionales a base de taurina son ampliamente utilizados para potenciar el desarrollo y crecimientos de los huesos.

Su uso para potenciar la atención

Otros de sus beneficios está relacionado con los efectos que ejerce sobre el sistema neuromotor, que ayuda al que lo consume a mantener una mayor focalización de la atención, así como un estado intelectual y físico de alto rendimiento. Esto hace que sea popular entre estudiantes, a pesar de que normalmente se consume a través de bebidas energéticas, con el consiguiente desgaste físico.

Efectos perjudiciales para el organismo

Tal y como se ha señalada en diversas ocasiones, la taurina es una sustancia que goza de tanta fama como de reacciones y opiniones polémicas. Estos debates giran en torno a los efectos negativos que la taurina sintética tiene sobre el organismo.

Algunas investigaciones establecen una relación entre esta taurina elaborada a partir de compuestos químicos y artificiales con problemas y afecciones físicas tales como la hipertensión, los accidentes cerebrovasculares, las patologías y problemas cardiacos y las crisis convulsivas.

Debido al riesgo que esto supone para la salud, las bebidas energéticas con taurina han llegado incluso a prohibirse en algunos países del norte de Europa, los cuales las han relacionado con el fallecimiento de algunas personas consumidoras de estas bebidas.