Un neurotransmisor vinculado a la presión arterial.

Para un correcto funcionamiento del organismo, segregamos de forma natural una serie de sustancias que ayuden a promoverlo; otras, en cambio, que extraemos de los alimentos, y otras que segregamos y extremos.

La tiramina es una sustancia que forma parte de estas últimas; se trata de un aminoácido monoamínico (neurotransmisor) que ayuda a regular la presión arterial. La encontramos también en alimentos como el queso, las nueces o los arenques.

Tiramina: características de este neurotransmisor

La tiramina es un aminoácido vasoactivo. Esto quiere decir que ensancha (vasodilatación) o estrecha (vasoconstricción) los vasos sanguíneos. Se trata, concretamente, de una monoamina, un tipo de neurotransmisor.

Todas las monoaminas se derivan de aminoácidos aromáticos como la fenilalanina, tirosina, triptófano, y las hormonas tiroideas a través de la acción de las enzimas l-aminoácido aromático descarboxilasa. La tiramina se encuentra en algunos alimentos como el queso añejo, las nueces, el hígado de pollo, y los arenques (perteneciente a la familia de la sardina).

En cuanto a sus efectos, la tiramina estimula la liberación de las catecolaminas adrenalina y noradrenalina. Por otro lado, ayuda a regular la presión arterial, y, además de encontrarse en ciertos alimentos, se produce de forma natural en el cuerpo.

La tiramina produce dolor de cabeza en algunas personas, y es un producto que se obtiene al convertir la tirosina (aminoácido presente en muchas proteínas) en epinefrina (hormona activa producida internamente en la glándula adrenal).

Farmacología

A nivel de fármacos, es importante saber que los medicamentos antidepresivos llamados inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO) bloquean la monoaminooxidasa, que es una enzima que descompone el excedente de tiramina en el cuerpo.

El bloqueo de esta enzima ayuda a aliviar los síntomas de la depresión. Es por ello que los IMAO están indicados para este tipo de trastornos del estado de ánimo (depresión), y especialmente indicados para las depresiones atípicas.

Alimentos con esta sustancia

La tiramina se encuentra de forma natural en pequeñas cantidades en ciertos alimentos que contienen proteínas. A medida que estos alimentos se añejan, los niveles de tiramina aumentan. Por otro lado, los niveles de tiramina pueden variar entre los diferentes alimentos, debido a sus diferentes métodos de procesamiento, almacenamiento y preparación. Además, aunque se cocinen, los niveles de tiramina de los alimentos no se pueden reducir.

Algunos ejemplos de alimentos con un alto nivel de tiramina son los siguientes:

  • Quesos fuertes o curados, como el cheddar curado, el suizo y el parmesano.
  • Carnes curadas, que son las carnes tratadas con sal y nitrato o nitrito.
  • Carnes ahumadas o procesadas, como perritos calientes, mortadela, tocino, carne en conserva o pescado ahumado.
  • Alimentos en conserva o fermentados, como el chucrut, el kimchi, el caviar, el tofu o los escabeches.
  • Salsas, como la salsa de soja, la salsa de camarones, la salsa de pescado, el miso y la salsa teriyaki.
  • Soja y productos de soja.
  • Guisantes, habas y sus vainas.
  • Frutas secas o sobremaduradas, como pasas o ciruelas pasas, plátanos o aguacates sobremaduros.
  • Bebidas alcohólicas, como la cerveza, especialmente de barril o casera, el vino tinto, el jerez y los licores.

Efectos

Como hemos visto, los alimentos que contienen tiramina pueden producir dolor de cabeza (migraña), ya que esta sustancia desencadena una reacción en cadena que resulta en las causas más comunes de dolor de cabeza, tales como vasoconstricción cerebral, seguida por la dilatación de los vasos sanguíneos en la cabeza.

Por otro lado, la tiramina también podría provocar, en personas especialmente sensibles, arritmias e hipertensión arterial.

Relación con los IMAO

En caso de estar siguiendo un tratamiento farmacológico con antidepresivos tipo IMAO, debe evitarse su combinación con alimentos que contengan altos niveles de tiramina, como los mencionados.

Esto es así porque si tomas un IMAO y comes alimentos con alto contenido de tiramina, ésta puede alcanzar rápidamente niveles peligrosos, originando un incremento grave de la presión arterial, que puede acabar desembocando en crisis hipertensivas o infartos.

Crisis hipertensivas

En caso de que se produzca un aumento rápido y severo de la presión arterial (con riesgo de padecer una crisis hipertensiva), es recomendable conocer los síntomas que pueden aparecer (señales de emergencia), que incluirían los siguientes:

  • Dolor de cabeza intenso.
  • Náuseas y vómitos.
  • Sudoración y ansiedad severa.
  • Sangrado nasal.
  • Latidos del corazón rápidos.
  • Dolor en el pecho.
  • Cambios en la vista.
  • Falta de aire.
  • Confusión.

Referencias bibliográficas:

  • Hall-Flavin, D. (2019). Inhibidores de la monoaminooxidasa y alimentación: ¿es necesario restringir la tiramina? Mayo Clinic.
  • National Headache Foundation. (2007). La Tiramina.
  • Stahl, S.M. (2002). Psicofarmacología esencial. Bases neurocientíficas y aplicaciones clínicas. Barcelona: Ariel.