Esta planta es un ingrediente muy útil por sus propiedades para el cuerpo humano.

A día de hoy y a lo largo de la historia, son muchas las infusiones que han gozado de una gran popularidad entre diversas culturas y grupos de población, empleándose para ello diversas hierbas con propiedades medicinales útiles para aliviar determinados malestares o generar alteraciones en nuestros niveles de activación o estado del ánimo.

El té o la manzanilla son probablemente de las más conocidas, así como también (aunque no solemos pararnos a identificarlo como tal) el café. Otra de las plantas que se emplean para la realización de infusiones es el poleo menta, del cual vamos a hablar a lo largo de este artículo.

Poleo menta: descripción básica

Poleo menta es el nombre popular que le damos a la “Mentha pulegium”, un tipo de planta aromática que al igual que el romero, el orégano, la salvia o la albahaca forma parte de la familia de las lamiáceas. Se trata de una de las más conocidas formas de menta, la cual ha sido utilizada desde hace siglos en el Mediterráneo y Oriente para múltiples propósitos, desde como repelente para insectos hasta aromatizante pasando por su uso como hierba medicinal.

El poleo menta es una planta que tiene numerosas propiedades que la hacen recomendable para ayudar a combatir numerosas molestias y favorecer nuestro bienestar, pero sin embargo algunos de sus componentes pueden resultar tóxicos (especialmente la pulegona). Por lo general suele emplearse y consumirse la totalidad de la planta, si bien lo más habitual es que para la realización de infusiones se empleen las hojas.

Propiedades saludables de esta planta

Son múltiples las propiedades del poleo menta que hacen de él una hierba útil en sus múltiples presentaciones, especialmente cuando se emplea como infusión. Entre dichas propiedades beneficiosas, algunas de las principales son las siguientes.

1. Favorece la digestión y reduce molestias intestinales

El poleo menta es de gran utilidad en el favorecimiento del proceso digestivo.

Concretamente tiene efecto colagogo, lo que implica que genera la expulsión de bilis por parte de la vesícula biliar (algo fundamental para el proceso digestivo) y a su vez facilitando la evacuación. Además de ello es antiespasmódico, disminuyendo las contracciones bruscas o espasmos que pueden ocurrir a nivel visceral. También tiene la interesante propiedad de facilitar la expulsión de gases, algo que disminuye posibles malestares.

2. Estimula el apetito

Se ha observado que el poleo menta es una planta que posee la capacidad de fomentar un aumento del apetito y el hambre, algo que puede ser de utilidad en aquellas personas que manifiestan poco apetito (por ejemplo ante disgustos o depresiones).

3. Contribuye a la regulación del ciclo menstrual

El poleo menta ha demostrado tener un efecto emenagógico, lo cual implica que la acción de esta planta puede favorecer la expulsión de flujo menstrual. Ello lo hace útil en aquellas personas con alteraciones, desregulaciones o paradas del ciclo menstrual. El anteriormente mencionado efecto antiespasmódico también facilita que el síndrome premenstrual sea menor.

4. Facilita la exudación

Otra de las propiedades útiles de esta planta está en el hecho de que puede llegar a contribuir a bajar el nivel de fiebre y la temperatura corporal gracias a que provoca un aumento de la sudoración.

5. Antiséptico, antifúngico y parasiticida

Además de las anteriores propiedades, otra de las ventajas del poleo menta es que combate diferentes bacterias y parásitos, además de algunas especies de hongos. De este modo, se usa a menudo tanto en infusión para tomar por vía oral como para limpiar heridas a nivel externo o incluso como colutorio.

6. Ayuda a combatir los síntomas del resfriado y alteraciones respiratorias leves

El poleo menta es utilizado también tanto a nivel de infusión como vaporizada para el tratamiento de algunas condiciones como el resfriado común o la bronquitis, ya que tiene un leve efecto antitusivo y facilita la expulsión de moco. Ello se debe al mentol, que posee al igual que el resto de plantas del género mentha.

7. Relajante

El estrés y la ansiedad pueden disminuirse levemente con una infusión de poleo menta, que ayuda a relajarse y facilita el descanso y el sueño.

Riesgos y contraindicaciones

Si bien el poleo menta es una hierba relativamente popular y especialmente usada a la hora de preparar infusiones (en cuyo caso la baja concentración de los componentes de esta planta hace que por lo general no sea nociva), lo cierto es que también puede provocar efectos adversos sobre la salud.

Por eso, en determinadas condiciones pueda estar contraindicado, especialmente cuando se produce un consumo excesivo. El riesgo suele ser más elevado cuando lo que se está empleando es el aceite esencial.

Para empezar hay que tener en cuenta que esta planta puede ser irritante, algo que puede generar ardor y dolor a lo largo del tubo digestivo. Además, si se consume en exceso puede generar desde diarreas a cefaleas pasando por problemas gastrointestinales.

Como aspectos más significativos encontramos el hecho de que el poleo menta puede llegar a ser tóxico a nivel renal y hepático, debiendo evitarse su consumo por parte de personas con insuficiencia o problemas relacionados con dichos órganos.

También afecta a la absorción del hierro, dificultándola y disminuyendo sus niveles, e incluso podría llegar a generar una hipoglucemia. Es por ello que se recomienda que personas con anemia no lo consuman.

Además está contraindicada durante el embarazo dado que favorece la aparición de contracciones en el útero, algo que en dosis altas puede terminar por facilitar un aborto o un parto prematuro. Tampoco en la lactancia ni en menores de dos años de edad.

Referencias bibliográficas:

  • Batllori, L. (1990): Plantas medicinales y drogas vegetales: Poleo. Offarm 9(9): 97 - 98.
  • Muñoz, L.M., Alonso, M.T. y Santos, M.T. (1998). Plantas medicinales españolas. Mentha Pulegium L. (Labiatae). (Poleo, poleo-menta). Stud.bot, 17. Ediciones Universidad de Salamanca.