La barba es una de las tendencias más importantes de los últimos años y por eso muchos varones han optado por dejársela, ya que consideran que aumenta su atractivo sexual. Según varias encuestas, la gran mayoría de mujeres se sienten atraídas por los hombres que se dejan una barba estilosa, hasta el punto en que algunas pueden llegar a convertir esta preferencia en un fetiche

La atracción desmedida por las barbas se conoce con el nombre de pogonofilia.

La moda de la barba está calando hondo en la sociedad, y desde hace más o menos un lustro, las cuchillas de afeitar están dejando paso a las maquinillas para estilizar la barba. Además, las peluquerías que quieren estar a la moda se han dado cuenta de esta tendencia, por eso comercializan con productos específicos para la barba, y no sólo para el cabello. La barba es tendencia y parece que esta moda, lejos de estancarse, va en aumento.

Un estudio afirma que los hombres con barba ligan más

La ciencia parece confirmar que los hombres que se dejan barba ligan más (estudio). Muchos hombres se han dado cuenta de esto y por esto intentan ir a la moda, pues tienen más éxito. Está claro que el marketing de las grandes compañías de la moda, que ha puesto la etiqueta de “sex-symbol” a los que se dejan vello facial, ha calado fuertemente entre la gente. Algunas chicas prefieren la barba de dos días, otras las barbas estilo hípster… lo importante es dejarse ese “look cool” y misterioso.

Los psicólogos Barnaby Dixon y Bob Brooks de la Universidad Sur Gales, en un estudio publicado en Evolution & Human Behavior, concluyeron que la barba de dos semanas aumenta el atractivo sexual de los hombres. ¿Podría este hecho deberse a la imagen de masculinidad? Pues parece ser que sí, o al menos eso es lo que confirmó un estudio de la Universidad de Northumbria que se publicó en Personality and Individual Differences. Los investigadores afirmaron que los chicos sin barba son percibidos por las mujeres como menos masculinos y más dóciles.

Los hombres con barba son percibidos como más fuertes y con más prestigio social

Otra investigación, publicada en la revista Science, encontró relación entre salud y llevar barba. Parece ser, por tanto, que llevar barba es una manera de demostrar vitalidad y salud.

Por otro lado, otro estudio en la que primero se fotografío a distintos participantes, algunos con barba y otros sin, mostrando distintas caras (por ejemplo de ira o felicidad), y después se les enseñó las fotografías un grupo de sujetos de distintas nacionalidades para que las evaluaran, confirmó que los hombres con barba son percibidos como más fuertes y con mayor prestigio social.

La moda del lumbersexual

Sabiendo esto, es lógico que el mundo de la moda haya resaltado estos atributos. Fusionando este look rudo y varonil con camisas de cuadros en plan leñador, surge un concepto llamado lumbersexual.

Por eso, el término metrosexual, después de casi dos décadas, parece haber pasado a la historia. Ahora mola el “rollito hípster”, lo que ha resultado una revolución para muchos hombres. Barba, camisa a cuadros, botas de montaña, pose descuidada… Una tendencia que es habitual ver en las pasarelas de hombre de las grandes ciudades como París y Milán. Los “neoleñadores” es lo que se lleva, señores.

La pogonofilia como moda

Claro que el hecho de que en la actualidad las barbas estén muy valoradas estéticamente tiene sus inconvenientes. Uno de ellos es el principio de "todo lo que sube, baja": si la pogonofilia está en auge como consecuencia de un cambio cultural, puede irse tan rápidamente como vino. O, al menos, llegar a ser marginal, algo mucho menos frecuente que la oleada de atracción hacia los hombres con barba que se da hoy en día.

Tener en cuenta esto es importante, ya que por mucho que las "filias" se relacionen con la parte más íntima e irracional de nosotros, no dejan de ser propensas a ser influidas por lo social y lo cultural. Y, en esto, la pogonofilia no es una excepción.

No todo es positivo a la hora de llevar barba

Pero no todo es tan bonito como puede parecer: las barbas contienen muchas bacterias (estudio). Está claro que a los fans de la barba no les va a gustar esta afirmación, pero un estudio de John Golobic en Quest Diagnostics en Nuevo México, se hizo con muestras de varias barbas en busca de bacterias. La conclusión de su investigación fue que el vello facial contiene una gran cantidad de bacterias, por lo que es más higiénico no lucirla. 

Por otro lado, muchos hombres se dejan crecer la barba para ocultar imperfecciones en la piel, marcas poco estéticas o alguna asimetría en la forma de la cara. En este caso, lucir barba puede ser favorable.