Una reflexión sobre las inseguridades. Unsplash.

A lo largo de nuestra vida es habitual sentir inseguridad, especialmente en las situaciones nuevas (regreso a clases, afrontar un nuevo trabajo, tener miedo a afrontar retos de los cuales no sabemos si tendremos todas las capacidades) y sobre todo en las relaciones personales, sean sociales o de pareja (miedos, celos, falta de asertividad o para poner límites, etc.). ¿A qué nos lleva la inseguridad?

La inseguridad es una emoción, sensación y también interpretación de la realidad que nos resulta desagradable, nos paraliza y angustia. Sin embargo, el problema no es la inseguridad en sí misma. En este artículo voy a explicarte qué es realmente esa inseguridad, cuál es su origen, y sobre todo, cómo puedes superarla para vivir una vida más armónica, donde vivas en base a la confianza, la aceptación y la inseguridad.

La inseguridad como forma de miedo

Pensar que la inseguridad es un problema puede ser realmente el problema. La inseguridad, así como cualquier emoción o estado de ánimo, es algo necesario y útil si se gestiona de manera funcional.

Imagina que conduces un coche en una ciudad completamente desconocida. Es lógico y adaptativo sentir más inseguridad. ¿Cuál es la causa más frecuente de accidentes de automóvil? El exceso de seguridad.

La inseguridad es una emoción y sensación que te avisa sobre que crees que no tienes las suficientes capacidades o valor para afrontar algo, como si tu bienestar o seguridad no dependiera de ti. En cierto sentido, la inseguridad es una forma de miedo, ya que te hace temer las posibles consecuencias. ¿Pero realmente es un miedo o inseguridad funcional?

La inseguridad no se debe vencer, sino que tienes que aprender a entenderla y a gestionarla. Cuando la inseguridad domina tu vida, eso es el resultado de no haber entendido y gestionado de forma funcional tus emociones. De esta forma, la inseguridad te domina y gobierna tu vida, cuando realmente no estás afrontando situaciones que sean realmente un problema o peligrosas. ¿Cómo aprender a entenderla y gestionarla? ¿Qué es lo que realmente temes? ¿Hasta qué punto esos temores son un peligro o forman parte solo de tu interpretación de lo que ocurre o nacen desde esa propia inseguridad? Todo se basa en ir a la raíz del problema.

¿Qué hacer para gestionar la inseguridad desde su origen?

Sentir inseguridad en ciertos momentos de nuestra vida forma parte de nuestra naturaleza humana. Lo importante es que no condicione tu vida más allá de unos pocos segundos. La inseguridad debe ayudarte a conocerte y a saber qué pasos puedes dar y cuáles no, pero nunca a paralizarte.

Cambiar esa situación siempre implica vivir un proceso de gestión de emociones, ya que es desde ahí como conseguimos profundizar en esas inseguridades, entenderlas, no reaccionar ante ellas y aplicar en tu vida una serie de acciones diferentes que te lleven a construir una vida con mayor aceptación y entusiasmo.

Para vivir un proceso de gestión de emociones necesitas primero tener el compromiso, la compañía, y ante todo la ilusión. En Empoderamiento humano.com puedes dar el primer paso de forma gratuita desde Emociónate, donde podrás comenzar a entender tus emociones y saber cómo gestionarlas.

En definitiva, la inseguridad aparece en nuestra vida con frecuencia pero no es un problema. La vida es en realidad pura inseguridad, ya que no sabemos qué va a ocurrir. La solución es aprender a vivir con la seguridad y confianza de que todo lo que ocurre, incluso lo que nos hace sentir inseguridad, se va a poder superar y vas a poder aprender de ello si vives tu proceso, te conoces y superas. Eso es algo que se quedará contigo toda tu vida, ya que aprenderás principalmente sobre ti.