El fenómeno de las religiones no es algo homogéneo y fácil de comprender tan solo leyendo uno de los textos sagrados de cierta fe religiosa.

El hecho de que la religión haya estado presente desde el inicio de la actividad intelectual de nuestra especie ha hecho que la cantidad de creencias, rituales y costumbres sea tan grande que sea necesario tener en cuenta los diferentes tipos de religión para entender en qué consiste esta forma de entender el mundo. No se puede tomar la parte por el todo.

A continuación veremos a grandes rasgos cuáles son las características de estos tipos de religiones y en qué aspectos se diferencian.

Diferentes clases de religión

Clasificar las diferentes religiones no es sencillo, entre otras cosas porque no existe un solo criterio para dividirlas en grupos. Además, todo el fenómeno religioso se basa en interpretaciones, lo cual hace que no exista la verdad absoluta a la hora de entenderlas (más allá del dogma religioso de los creyentes más integristas).

Religiones no teístas

Este tipo de religión está conformado por corrientes de pensamiento y tradiciones que no se articulan alrededor de la creencia en seres divinos con una inteligencia y voluntad propias.

Por ejemplo, ciertas ramas del budismo y el taoísmo suelen considerarse religiones no teístas. Sin embargo, también existe la posibilidad de entenderlas como filosofías, a pesar de que una definición amplia del concepto de religión las puede incluir, ya que se basan en dogmas y en ciertas tradiciones y rituales.

Formas de panteísmo

El panteísmo se basa en la idea de que lo divino y la naturaleza son lo mismo, una sola unidad que no se puede dividir. Eso significa que lo divino no existe más allá de lo natural y viceversa y que, además, no existe un sujeto metafísico que ordene todo lo que ocurre en la naturaleza, ya que esta es autosuficiente.

En cierto modo, el panteísmo puede ser visto como una filosofía romántica a través de la cual se ve el ateísmo.

Religiones teístas

Este es el tipo de religión más extendido en la actualidad, y se basa en la idea de que el mundo ha sido creado o bien es dirigido por entidades con un poder sobrenatural que, además, ejercen como referentes morales.

Las religiones teístas pueden ser divididas en dos categorías: monoteístas y politeístas.

1. Religiones monoteístas

En este tipo de religión se establece claramente que solo existe un dios, el cual es la entidad con mayor virtud y poder. En caso de existir otras entidades sobrenaturales, estas están por debajo de esa divinidad en cuanto a su poder, o bien han sido creadas por esta.

Las tres religiones abrahámicas, el judaísmo, islam y el cristianismo, pertenece a esta rama, pero también otras menos conocidas, como el mazdeísmo (relacionada con el profeta Zaratustra) o el sijismo, muy conocido en la India.

2. Religiones dualistas

En las religiones dualistas existen dos entidades sobrenaturales del mismo rango que encarnan principios esenciales opuestos y que luchan entre sí. Esta lucha, a su vez, explica todos los procesos que pueden comprobarse en la naturaleza y en el comportamiento de las personas.

Un ejemplo de este tipo de religión es el maniqueísmo.

3. Religiones politeístas

En las religiones politeístas no existe un dios ni una dualidad, sino varios, independientemente de su rango o grado de poder, que forman un panteón. El hinduismo o religiones conocidas de la antigüedad como la de Egipto o la de la cultura grecorromana son ejemplos de esta categoría, así como las deidades de la mitología escandinava.

Clasificación por su ascendencia

Los tipos de religión también pueden ser divididos según criterios que no tienen que ver con el contenido de las creencias en las que se basan, sino por sus orígenes geográficos y las etnias a las que van ligadas.

En esta clasificación se pueden incluir cientos de categorías y subtipos, pero incluiré solo los tipos más amplios y conocidos.

Religiones semíticas

También conocidas como religiones abrahámicas, son las que se fundamentan en creencias relacionadas con la figura de Abraham y la región del Creciente Fértil.

Religiones dhármicas

Esta categoría incluye las numerosas religiones originarias de la zona de la India, como el jainismo, el hinduismo, el sijismo o el budismo.

Religiones africanas

La diversidad de culturas presentes en el continente en el que apareció nuestra especie se plasma en una gran proliferación de los diferentes cultos, muchos de los cuales se fundamentan en el animismo, es decir, la idea de que numerosos elementos de nuestro entorno (ya sean animales, objetos o paisajes) contienen un espípitu y unas intenciones concretas. Sin embargo, el animismo también ha estado muy presente en culturas repartidas por todo el planeta.

Religiones amerindias

Este tipo de religiones pertenece a los pueblos de la América previa a la colonización. Históricamente, al igual que las africanas, se han basado en la tradición oral, y entre ellas hay mucha diversidad.

Tipos de religiones según su influencia

También es posible diferenciar tipos de religiones según el modo en el que han trascendido sus orígenes étnicos.

Religiones transculturales

Este grupo de religiones contiene las más extendidas, como el cristianismo o el islam, que no se ciñen a una nación o a una cultura determinada.

Religiones indígenas

Son religiones muy localizables en zonas concretas y estrechamente vinculadas a tribus y linajes familiares.

Neo-paganismo

Son cultos que han nacido recientemente a partir de una recuperación de los rituales y las creencias básicas de viejas religiones desplazadas por las dominantes. La Wicca, por ejemplo, es un ejemplo de este grupo.

Nuevos movimientos religiosos

Esta es una categoría de límites muy difusos que incluye formas de expresión religiosa aparecidas de manera reciente y que no responden a la necesidad de recuperar valores tradicionales, sino que asumen su nacimiento en una sociedad globalizada.

Las creencias van cambiando

A pesar de que es posible crear categorías para clasificar los diferentes tipos de religiones, no hay que olvidar que en todos los casos se trata de sistemas de creencias con límites poco definidos y que con el paso del tiempo van cambiando. Un ejemplo claro es el del cristianismo, basado en una serie de escrituras sagradas en las que se describe un Dios que en ocasiones es infinitamente bondadoso y en ocasiones es terriblemente cruel, y que a veces anima a sus fieles a comportarse como santos, y a veces les anima a comportarse como guerreros, y que en muchas regiones ha ido mezclándose con las creencias anteriores a la cristianización dando como resultado religiones sincréticas. 

Las fronteras que queramos establecer entre las religiones son siempre como cualquier otra frontera: constructos sociales generadas por consenso. La realidad de lo que se plasma en esta clase de fe escapa a las definiciones.

Referencias bibliográficas:

  • Artigas, M. (2000). La mente del universo. 2ª ed.
  • Jaki, S. L.  (1985). The Road of Science and the Ways to God. 3ª ed.