https://pixabay.com/es/sue%C3%B1o-surrealista-composici%C3%B3n-333815/

El ser humano tiene un extraño hábito: tratamos de convencernos a nosotros mismos de que somos expertos en lo que más ignoramos. Nuestra curiosidad es insaciable, así como nuestro miedo a lo desconocido. Quizá por eso queremos dar solución a los misterios con demasiada premura. Esto es lo que ocurre con los sueños. Los narramos, los interpretamos, les queremos dar un sentido que está muy alejado de su realidad. ¿Para qué sirven los sueños?

A día de hoy, la psicología no ha podido descubrir todas las funciones que tiene soñar. Sin embargo, sí sabemos bastantes cosas sobre por qué soñamos, y sobre todo, para qué. A lo largo de la historia el ser humano ha tratado de descubrir el significado de los sueños... tanto desde el psicoanálisis como en las corrientes esotéricas (desde José en el Antiguo Testamento de la Biblia como los videntes modernos) la interpretación de los sueños siempre ha estado sujeta a teorías previas... Esto en absoluto es científico. Si existe una teoría previa, rígida, sobre los significados, esta teoría condicionará totalmente la experiencia. 

Al final del artículo te diremos cómo interpretar tus sueños de forma veraz. Primero, expondremos lo que sí sabemos sobre los sueños.

¿Qué son los sueños?

Los sueños, o ensoñaciones, son narraciones que visualizamos, experimentamos y sentimos en la fase profunda del sueño o estado MOR (movimientos oculares rápidos, REM en inglés). Durante esta fase, podemos experimentar hasta 30 ó 40 sueños cada noche. ¿Te sorprendes? ¿Por qué entonces solo recordamos unos pocos o incluso ninguno?

¿Cómo se construyen los sueños?

Durante esa fase del sueño, estás inconsciente pero tu cerebro y todo tu organismo continúa trabajando para mantenerte vivo. De la misma forma que tu corazón bombea y tus pulmones continúan inspirando y expirando, en tu cerebro ocurren procesos emocionales y creativos que te ayudan a aprender y desarrollarte. 

El tronco del encéfalo envía entonces imágenes, sonidos y sensaciones al cerebro de forma azarosa, en función de las personas que más veas, o en las que más pienses, o en lo que más te preocupe. Luego, el cerebro (el neocórtex, para ser más precisos) trata de interpretar todas estas imágenes y construir una narración coherente. Ya que estás dormido, no existen los habituales límites que creamos en nuestra mente, así que los sueños son como la imaginación de un niño... creativos, extraños, repletos de posibilidades, van más allá de los límites físicos de nuestro mundo material.

¿Para qué sirven los sueños?

Aún no se conocen todas sus funciones, pero éstas son algunas:

  • Para la regulación fisiológica a nivel emocional (en tus sueños, sientes emociones que reprimiste por una mala gestión emocional).
  • Aprendizaje (durante el sueño y con los sueños, se asimilan los conocimientos que trataste de adquirir durante el día... de tal forma, que los pones en práctica en tus sueños de alguna forma).
  • Creatividad (para encontrar nuevas soluciones a nuevos problemas).
  • Toma de decisiones (para encontrarnos frente a los problemas de forma más directa, emocional, sin escape, de tal forma que tenemos que tomar decisiones rápidas).

Es decir, si dormir nos sirve para regular la homeostasis del organismo, descansar, recuperar nuestras energías y regularlas, soñar nos sirve para regular nuestros aprendizajes, gestionar nuestras emociones (quizá, sintiendo durante el sueño lo que no nos permitimos sentir durante el día y debe ser sentido y experimentado), desarrollar nuestra creatividad... en definitiva, buscar nuevas formas de afrontar los problemas.

Algunas curiosidades sobre los sueños

Durante la fase del sueño (MOR o REM) las personas mueven sus ojos bajo los párpados. En ese momento, estamos soñando, y los estímulos fisiológicos que recibamos estimulan la ensoñación o narración que experimentamos. Por eso, cuando nos tocan sentimos esas sensaciones en el sueño, o si nos ponen un dedo en agua, podemos sentir que nos ahogamos. Si en esos momentos alguien nos despierta de forma brusca... podremos recordar, con todo lujo de detalles, hasta 5 ó 6 ensoñaciones.

Para profundizar en el mundo de los sueños y las curiosidades asociadas a éstos, puedes leer el artículo "10 curiosidades sobre los sueños", del psicólogo Bertrand Regader.

Finalmente, ¿qué significan los sueños? ¿Tienen alguna interpretación?

Los sueños son solo una respuesta a lo que solemos pensar y experimentar día tras día. Si estamos enfadados y reprimimos ese enfado, es habitual soñar con violencia, o que nos enfrentamos a algunos de nuestros seres queridos. Los sueños solo son eso, un reflejo, a veces azaroso. 

Algunas personas se transforman en otras (simplemente porque son imágenes habituales en nuestra vida), recordamos eventos del pasado que tuvieron especial impacto, o soñamos con situaciones que se repiten y que son testigo de nuestros patrones y quizá algunos de nuestros bloqueos personales y creencias que aún deben ser trabajados. En definitiva, el significado e interpretación de nuestros sueños es que estos sueños son un ejemplo maestro de nuestros patrones mentales, de nuestros miedos, obsesiones, y también anhelos, deseos y... de nuestros sueños, propiamente dichos.

Por último, ¿quién debe interpretar nuestros sueños?

Solo tú puedes interpretar tus sueños. Quizá lo más sensato sea no interpretarlos, sencillamente sentirlos y responderte a la pregunta: ¿qué puedo aprender de mis sueños? Las personas que se relacionan de forma más positiva con sus sueños, los usan para potenciar su toma de decisiones y aprendizajes. Tú también puedes hacerlo. ¡Hora de soñar!