Todos, en algún momento de nuestras vidas, sufrimos una gran decepción o una inmensa tristeza, de aquellas que se arrastran durante mucho tiempo, que parece que nunca se acaben.

El dicho popular dice que el tiempo lo cura todo. En este artículo reflexionaremos sobre qué hay de cierto en esta frase que circula de boca en boca cuando alguien está pasando por un mal momento.

Si bien es cierto que el tiempo nos ayuda a ver las cosas de otra manera y podemos llegar a crecer como personas, también es necesario poner de nuestra parte para superar las situaciones adversas que se presentan en el día a día.

El tiempo ayuda, pero, ¿lo es todo a la hora de dejar atrás los malos momentos?

Las personas somos de carne y hueso pero tenemos sentimientos, y a lo largo de nuestra vida experimentamos eventos traumáticos que nos marcan y que, en algunos casos, nos permiten crecer. Pero crecer es un proceso en el que nosotros mismos debemos trabajar. Debemos aprender de las experiencias que nos ocurren.

Si bien el tiempo puede ser un gran aliado, hay algo más que el hecho de solamente dejar pasar los días, las semanas y los meses. La clave somos nosotros y como nosotros aprovechamos esas experiencias difíciles para dar un salto como personas.

¿Qué dice la ciencia sobre el poder sanador del tiempo?

La frase “el tiempo lo cura todo” es tremendamente popular, ese es el motivo por el cual un grupo de científicos se planteó la pregunta: “¿Hasta qué punto es cierta esta suposición? En un estudio, llevado a cabo por la Universidad Estatal de Arizona y publicado en la revista Perspectives on Psychological Science, los investigadores confirmaron que el tiempo realmente no cura todas las heridas. En ocasiones, el paso del tiempo no minimiza el dolor que sentimos o la tristeza que experimentamos.

Y es que hablar de el tiempo como la única variable que está relacionada con la sanación emocional es incorrecto. El mito de que el tiempo lo cura todo queda desacreditado tras esta investigación, y eso de “las cosas mejorarán pronto” puede parecer un buen consejo en la teoría, pero no en la práctica. Creer que el tiempo lo curará todo puede llevar a una persona a esperar pasivamente a que las mejores por arte de magia y, en realidad, el tiempo solo tiene sentido si un individuo actúa activamente para recuperar su bienestar.

Asumir que el tiempo lo cura todo es dejar al azar o la suerte tu futuro y tu felicidad, y como cualquier experto en desarrollo personal diría, la felicidad depende de uno mismo (al menos en gran parte). Decir que el tiempo lo cura todo es peligroso porque hace que no seas una persona crítica, ni que necesites mejorar los aspectos de tu vida que necesitan una mejoría. Es esperar sentado, es esperar que la mejoría ocurra sola. En definitiva, es hacer que el dolor y el sufrimiento se prolongue. La auténtica sanación requiere autoconciencia, autoaceptación y mucho trabajo.

¿Qué dice la ciencia sobre el dolor del amor?

El amor es una de las experiencias más gratificantes, pero también puede causar un gran sufrimiento. Cuando alguien está pasando por una etapa de desamor, es habitual que piensen que con el tiempo mejorarán.

Con el tiempo es posible estar bien, pero eso no quiere decir que el tiempo sea el motivo de la recuperación. De hecho, si no hacemos nada por mejorar, es posible que vivamos pensando en la persona amada durante mucho tiempo, a veces más de lo esperado. Tener el corazón roto (en referencia al desamor), causa muchos problemas para la salud física de las personas. Por ejemplo, problemas cardíacos, como demuestran estudios de la Universidad de Aberdeen o de la British Heart Foundation-funded, que investigó a 52 pacientes, de entre 28 y 87 años, durante cuatro meses.

Este estudio demostró que las personas a las que les han partido el alma, sufren una condición llamada “síndrome del corazón roto”, que modifica la estructura del ventrículo izquierdo ubicado en el órgano vital. Pese a superar el desamor, los síntomas físicos perduran durante el resto de la vida.

Consejos para superar el dolor emocional

Los seres humanos experimentamos emociones y no todas ellas son positivas. En algunos momentos de nuestras vidas, podemos llegar a pasarlo mal. Pero superar las etapas difíciles puede ayudarnos a crecer y ser mejores personas.

En las siguientes líneas te presentamos unos consejos que pueden ayudarte a superar el dolor emocional y recuperar el bienestar mental.

1. Reconoce el dolor emocional y sé consciente

El primer paso para superar el dolor emocional tiene que ver con ser consciente de él. Si no somos conscientes, difícilmente podremos remediarlo. Esto puede parecer simple, pero la sociedad en la que vivimos nos hace creer que pasarlo mal es de débiles. Nada más lejos de la realidad, pues experimentar el dolor puede ayudarnos a superarlo.

2. Trátate con compasión

Las personas solemos ser duras con nosotras mismas cuando lo estamos pasando mal. pero la mejor alternativa en estos casos es tratarnos con cariño y aceptar que las personas sufrimos.

3. Tómate tu tiempo, pero vive el presente

El tiempo, como hemos comentado, no lo es todo a la hora de superar los malos momentos que tiene la vida. Sin embargo, debemos dejar que pase, pues si buscamos nuestro desarrollo personal y adquirimos herramientas de afrontamiento, con el tiempo nos sentiremos mejor. Dejar pasar el tiempo está bien, pero es necesario vivir el momento presente.

4. Empodérate

Cuando lo estás pasando mal, es posible que pienses que las cosas malas solo te ocurren a ti o puedes creer que no vales nada. Estos pensamientos solamente te invitarán a entrar en una espiral negativa de la que te costará salir. Busca metas realistas y actividades que te gusten. En definitiva, busca el sentido de tu vida y empodérate frente a la vida.