¿Cómo llegar al orgasmo? 6 consejos clave

Un resumen de los consejos que debes tener en cuenta para saber cómo llegar al orgasmo.

Cómo llegar al orgasmo

El orgasmo es una experiencia universal e íntimamente ligada a la reproducción, por lo que es innegable la importancia que la biología tiene en ella. Sin embargo, no todo se reduce a lo biológico, a lo innato: en la experiencia del orgasmo también juega un papel lo psicológico, y más concretamente, la manera en la que regulamos nuestras emociones y nuestros patrones de comportamiento.

Es por eso que, del mismo modo en el que sin darnos cuenta podemos “aprender” hábitos y rutinas que nos alejan de la posibilidad de tener un orgasmo, también ocurre lo contrario: tenemos margen de maniobra para hacer que sea más fácil llegar a él, ya sea solos o en compañía. Por eso, en este artículo daremos un repaso a varios consejos para saber cómo llegar al orgasmo. Pero antes, veamos en qué consiste este fenómeno.

¿Qué es el orgasmo?

Lo que llamamos orgasmo es el punto culminante del ciclo de la respuesta sexual humana, caracterizado por una liberación repentina de excitación sexual, la cual va acompañada de la experiencia de placer intenso y de una serie de contracciones musculares involuntarias en la zona pélvica. Por su parte, el ciclo de la respuesta sexual es una secuencia de cambios hormonales y fisiológicos en general que tienen lugar en el cuerpo de quien se involucra en acciones de estimulación sexual, y en los que tiene un papel muy importante el sistema nervioso autónomo (el cual también desencadena la aparición del orgasmo).

Consejos para llegar al orgasmo

Como productos de la evolución biológica de las especies, la razón de ser tanto del orgasmo como del resto de fases de la respuesta sexual es preparar al organismo para maximizar las posibilidades de tener descendencia, es decir, concebir mediante le coito. Sin embargo, en las sociedades humanas contemporáneas ha pasado a ser algo más, y constituye una parte importante de lo que se considera que es disfrutar de una sexualidad plena en personas no asexuales, haya o no intención de lograr un embarazo.

Así pues, más allá de su función biológica como incentivo para reproducirse, el orgasmo tiene un papel en las relaciones íntimas de las personas, así como en su manera de disfrutar de la vida.

¿Por qué no llego al orgasmo?

Los problemas para llegar al orgasmo pueden deberse a diversos factores, aunque normalmente son una combinación de causas. Por lo general no hay un problema de salud física en forma de lesiones o malformaciones que impidan llegar al orgasmo, y la mayor parte de las causas son de tipo psicológico. Más concretamente, cabe destacar la frecuencia de los problemas asociados al estrés y a la ansiedad, así como el simple desconocimiento a la hora de sostener creencias erróneas sobre el sexo. En todo caso, es relativamente fácil poner solución a estas situaciones acudiendo a psicoterapia o a profesionales del ámbito de la sexología.

¿Qué hay que hacer para llegar al orgasmo?

En caso de que existan problemas persistentes a la hora de llegar al orgasmo y este no se produzca o se produzca muy raramente (muchas veces, únicamente mediante la masturbación) es importante buscar ayuda profesional en el ámbito de la sexología o de la medicina.

Las pautas y recomendaciones que veremos a continuación deben ser vistas como consejos generales para personas que no sufren una afectación orgánica o psicológica que les impide llegar al orgasmo por mucho que lo intenten, y que simplemente desean que este proceso sea más fluido y sencillo. Esta es la situación de muchas personas, especialmente de ellas, dado que aproximadamente el 40% de las mujeres no llegan al orgasmo en sus relaciones sexuales (en el caso de los varones, este porcentaje se reduce al 15%).

Dicho esto, veamos qué hacer para llegar al orgasmo con mayor facilidad.

1. Llevar una vida sana y evitar el consumo de drogas

Por norma general, tanto la falta de descanso como la falta de energía derivadas de comer mal y descansar poco suelen dificultar el pleno disfrute de las experiencias sexuales, y suponen un obstáculo para llegar al orgasmo. Del mismo modo, el hecho de haber consumido drogas (legales o ilegales) suele interferir en mayor o menor medida en la respuesta sexual al entrar en contacto con nuestro sistema nervioso, de manera que este es otro de los muchos motivos por los que es recomendable evitar estas sustancias.

2. No intentar controlarlo todo

Las relaciones sexuales son una experiencia espontánea y basada, en gran parte, en la improvisación. No hay nada malo en no ser capaces de seguir una secuencia de acciones que habíamos establecido en un inicio; de hecho, seguramente es algo positivo, ya que demuestra que somos capaces de escuchar a nuestro cuerpo sobre la marcha.

3. Dejar atrás los temas tabú

Tanto en el sexo con otras personas como en la masturbación, llegar al orgasmo requiere no tener siempre en mente aquello que se considera tabú. Es importante adoptar una mentalidad abierta y basada en la aceptación.

4. Darnos tiempo para experimentar

El ensayo y error es el mejor motor para disfrutar de la sexualidad y para impulsar el autoconocimiento en este ámbito de la vida, para saber qué nos gusta más allá de las convenciones sociales y los roles de género. Por eso, ningún consejo específico sobre qué movimientos hacer y cuándo hacerlos tendrá más valor que la experiencia de darse tiempo para experimentar a solas o en compañía. Lo importante es disponer del grado de privacidad deseada y del tiempo necesario para no estresarse con el reloj.

5. Ir más allá de la genitalidad

Centrarlo todo en la fricción de los genitales resulta contraproducente. Por eso, si te has planteado que no sabes cómo llegar al orgasmo, posiblemente es porque no le das la importancia suficiente a los preliminares, o porque infravalorar el potencial erógeno del contacto físico con otras partes del cuerpo. El sexo, cuando es vivido como algo disfrutable, va más allá de la mecánica de la reproducción, y es una experiencia que debe ser vivida en su globalidad, sin fijarse solo en el coito o en lo que simula el coito.

6. Llevar la iniciativa en las relaciones sexuales

Una vez hemos llegado a un alto grado de autoconocimiento en el ámbito de la sexualidad, llevar la iniciativa suele ser bastante eficaz para llegar al orgasmo con relativa rapidez; es decir, que adoptar un rol más activo que la persona con la que estamos permite controlar más el tipo de contacto y de fricción con su cuerpo, de manera que se manejan los ritmos de una manera acorde a la curva ascendente de la excitación sexual. Gracias a esto, el tránsito que va desde las etapas iniciales de la respuesta sexual humana hasta el orgasmo tiene lugar con más fluidez y sin interrupciones. Por supuesto, esta estrategia debe combinarse con la atención a las necesidades y deseos de la otra persona.

¿Quieres disponer de asistencia psicológica?

Si te interesa contar con ayuda profesional en el ámbito de la psicología para hacer frente a problemas como la baja autoestima, las crisis de pareja, o la mala gestión de la ansiedad, te invito a que te pongas en contacto conmigo.

Mi nombre es Tomás Santa Cecilia y soy psicólogo especializado en el modelo de intervención cognitivo-conductual. Puedo ofrecerte mis servicios de manera presencial en mi consulta situada en Madrid o de manera online por videollamada.

  • Carroll, J.L. (2009). Sexuality Now: Embracing Diversity. Boston: Cengage Learning.
  • Mah, K.; Binik, Y.M. (2001). The nature of human orgasm: a critical review of major trends. Clinical Psychology Review. 21 (6): 823 - 856.
  • O'Connell, H.E.; Sanjeevan, K.V.; Hutson, J.M. (2006). Anatomy of the clitoris. The Journal of Urology (BBC News) 174(4 Pt 1): pp. 1189 - 1195.
  • Wasserman, M. (2007). Pillowbook: creating a sensual lifestyle. Oshun.

Psicólogo

Madrid

Tomás Santa Cecilia es psicólogo, consultor, formador y Director de CECOPS Centro de Consultoría Psicológica. Es Licenciado en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, Máster Profesional en Psicología Cognitivo Conductial Avanzada (Albor-Cohs) y Miembro de The New York Academy of Sciences y de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS) entre otras cosas. Trabaja desde el Análisis Conductual Aplicado y la Terapia Cognitivo-Conductual.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados