A través del intercambio de mensajes es fácil empezar a discutir. Pixabay.

WhatsApp se ha convertido en el medio de comunicación más popular a nivel mundial. Tanto es así, que el todo poderoso Mark Zuckerberg adquirió la empresa de mensajería instantánea hace ya un par de años. La aplicación de Whatsapp se ha vuelto imprescindible en la vida moderna, nos conecta al instante con familiares, amigos, grupos de trabajo y otros colectivos de un modo extremadamente accesible.

A este fenómeno se le suma el factor clave: su uso para tratar de gestionar situaciones personales delicadas y conflictos en general. Las discusiones por WhatsApp son cada vez más comunes, en tanto que siempre resulta más fácil decir aquello que en persona no nos atrevemos a verbalizar. Una correcta utilización de los caracteres que nos ofrece la aplicación nos ahorrará muchos disgustos.

Formas de evitar las discusiones por WhatsApp

Los encontronazos personales son, en ocasiones, algo inevitable dadas ciertas circunstancias. Sin embargo, evitar discutir por WhatsApp es el primer paso para gestionar bien estos conflictos, ya que este medio es totalmente inadecuado para resolver esas situaciones. A continuación repasaremos varias claves para conseguirlo.

1. No digas por WhastApp aquello que no dirías en persona

Este es uno de los grandes causantes de las discusiones por WhatsApp. Detrás de un teclado todos nos volvemos extremadamente valientes y decimos sin ningún tipo de pudor lo que pensamos del otro que está al otro lado de la pantalla. Aunque sea un amigo o, en algunos casos, familiar.

Por esta simple razón hay que evitar cruzar la línea roja parándonos a pensar, por un momento, si lo que vamos a decir lo diríamos en persona. Si la respuesta es que no, eso es síntoma de que se está utilizando la tecnología para adoptar una actitud evitativa que no solo no resuelve nada: puede agravar los problemas interpersonales.

La facilidad de acceso al debate, unida a la invisibilidad de la charla, provoca muchos malentendidos y enfados por chat. En la actualidad, 4 de cada 10 usuarios de WhatsApp afirma haber discutido con alguien, y otros 2 de cada 10 afirma haber roto relaciones con algún conocido por este mismo fenómeno.

2. Rehuir los temas conflictivos

Premisa número uno en cualquier tipo de debate o charla a través de este tipo de medios basados en los móviles o Internet. Sin debemos ser capaces de evitar todo tipo de temática sensible de mala interpretación o gestión emocional. Política, religión, sentimientos o emociones. Todas estas cuestiones se recomienda que se produzcan en directo, de manera personal.

Tal y como hemos apuntado antes, para la gran mayoría de las personas resulta más atractivo decir según qué cosas mediante estas plataformas. Llegamos a decir cosas que incluso jamás hubieramos pensado que seríamos capaces de decir verbalmente. La indicación más simple para evitar estos problemas, reside en reflexionar antes de escribir, antes de decir aquello de lo que después podemos arrepentirnos.

3. Saber elegir el momento

A la hora de dialogar, los contextos son importantes. Muchas de las discusiones que se crean en WhatsApp se dan por no saber gestionar nuestras emociones vinculadas a la incertidumbre. Como WhatsApp se basa en la transmisión de la mínima información posible al quedar elinado el lenguaje no verbal, en caso de que algo relacionado con la otra persona nos preocupe, el mínimo estímulo hará que interpretemos un mensaje simple como un ataque personal, una insinuación, etc.

4. Uso de los emoticonos y los mensajes de audio

El simple gesto de poner una sonrisa, un signo de exclamación o una expresión amigable, puede cambiar radicalmente el rumbo de la discusión. Un “smiley” o un “abrazo” acompañando ciertas aseveraciones ayudan a rebajar la tensión del momento.

Se sugiere también que se haga un uso más seguido de los “voice notes” o audios de voz. Resulta otro método útil para evitar malas interpretaciones y se corrigen las erróneas insinuaciones. El tono de voz es un elemento diferenciador a la hora de expresarnos, a parte de que resulta mucho más cómodo e instantáneo, sobre todo cuando queremos matizar nuestras palabras.

Así pues, el uso de elementos que van más allá del texto es un elemento fundamental para explotar al máximo las posibilidades de WhatsApp, mejorando con ello la calidad de la comunicación. Se puede ser asertivo sin perjudicar a nuestro interlocutor, se puede defender una idea contraria sin necesidad de herir los sentimientos de los demás, simplemente usando ciertas fórmulas para expresarlo y utilizando la opción de mandar audios. De este modo se elimina parte de la frialdad propia del intercambio de mensajes de texto y se consigue una manera de expresarse mucho más relajada y amigable.

5. Dime cómo escribes y te diré cómo eres

Para finalizar con esta lista de recomendaciones para evitar las discusiones por WhatsApp, debemos tener especial cuidado con lo que escribimos, y no intentar usar fórmulas extrañas para adoptar otra personalidad en el entorno virtual. Nuestra narrativa define la personalidad que tenemos o que se proyecta, de modo que si queremos ser fieles a nuestra imagen a la hora de hablar, debemos aplicar el mismo criterio a la hora de escribir.

Si nuestro interlocutor se ofende o enfada por cualquier cosa que hemos escrito, también es de bueno rectificar, no sin dejar de defender esa idea, pero sí evitar que los otros se enfaden o se sientan menospreciados. Cabe recordar que lo que escribimos dice mucho de nosotros.