¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

¡Ups!

Se ha producido un error inesperado. Por favor, inténtalo otra vez o contacta con nosotros.

​¿Qué es el Efecto Hawthorne?

¿Por qué razón aumentamos nuestro rendimiento cuando nos observan trabajar?

Alex Ortega Andero

Alex Ortega Andero

A veces, cuando un grupo lleva a cabo una investigación donde se evalúa el rendimiento de los participantes en una tarea, estos lo hacen por encima de lo que es habitual en ellos. Esto no es debido a un talento innato recién descubierto, sino a lo que los científicos llaman 'efecto Hawthorne'.

Este efecto, descubierto casi por accidente por Elton Mayo hace más de 80 años, parece manifestarse especialmente en situaciones de investigación. Te explicamos brevemente su historia y las diferentes interpretaciones que ha recibido..

Experimentos en la factoría de Hawthorne

E. Mayo, psicólogo industrial austriaco, llevó a cabo entre 1924 y 1933 una serie de experimentos en la factoría Hawthorne, con el fin de investigar la relación entre las condiciones lumínicas y la productividad de sus empleados.

En la fase inicial del estudio, Mayo dividió a los trabajadores en dos grupos: uno trabajó bajo las mismas condiciones lumínicas y el otro bajo una luz que los experimentadores iban apagando poco a poco. De forma contraria a lo esperado, ambos grupos incrementaron su rendimiento paulatinamente.

Este hecho inesperado motivó a Mayo para seguir evaluando las relaciones entre el rendimiento y otras variables físicas, como aquellas que produjeran cansancio y monotonía en los trabajadores. De nuevo, se halló que aunque los cambios introducidos fuesen a priori perjudiciales, el rendimiento mejoraba.

Lo más sorprendente del estudio fue que, incluso en las etapas en las que las condiciones eran menos favorables, no se produjo una disminución de la producción como estaba previsto, lo que ponía de manifiesto la influencia de variables distintas a las consideradas relevantes en un primer momento por los investigadores, como la de los factores sociales, en la explicación de la productividad.

Las conclusiones del experimento de Mayo

El grupo de Mayo concluyó que esto se debía a la propia situación de investigación y por la presencia de experimentadores, fenómeno que en 1953 recibió el nombre de “efecto Hawthorne” en honor a las instalaciones donde se llevaron a cabo las investigaciones.

Sin embargo, los trabajadores opinaron de forma distinta. Para ellos, el factor que más peso tuvo en el continuo incremento del rendimiento fue la mejora de las relaciones personales entre trabajadores y la dirección. Al parecer, con ánimo de promover la colaboración, los experimentadores crearon un clima cálido donde se prestaba una especial atención a las demandas de los trabajadores y estos se sintieron escuchados.

Esta sugerencia se convirtió en conclusión y sirvió como base, años después, para una nueva corriente en la administración y dirección de empresas que pondría el énfasis en las relaciones humanas, y pronto sustituiría a la corriente que enfatizaba la eficiencia y la productividad a través del estudio científico.

Qué sabemos del efecto Hawthorne

En general, la definición moderna más aceptada describe el efecto Hawthorne de la siguiente forma: el efecto Hawthorne es la mejora de los resultados simplemente por formar parte de una investigación o el aumento del rendimiento debido a la introducción de un determinado cambio en un estudio.

Los psicólogos sociales proponen que los sujetos, al darse cuenta de que están siendo observados, generan creencias acerca de lo que los experimentadores esperan de ellos. Motivados por la conformidad y la deseabilidad social, los individuos cambian su comportamiento para alinearlo con estas creencias.

Resulta imposible dar una respuesta precisa sobre sus mecanismos, pues cada disciplina ha tomado el nombre de “efecto Hawthorne” para describir fenómenos diferentes, y por lo tanto proponen explicaciones diferentes. Debido a esto, su significado ha ido mutando e investigar el efecto ha sido confuso y poco riguroso.

De las múltiples definiciones propuestas por los psicólogos sociales, se extraen seis características que son propias de las situaciones en las que ocurre el efecto Hawthorne:

  • Novedad de la situación.
  • Artificialidad de la situación.
  • Cambios introducidos en el experimento.
  • Creencia del trabajador de que la situación es beneficiosa para él.
  • Conciencia de estar siendo estudiado u observado por un evaluador.
  • Reducción del aburrimiento del trabajador.

Frecuentemente, los investigadores establecen una buena relación con los sujetos con el fin de que estos colaboren con ellos. De esta forma, el experimentador puede estar introduciendo cambios en el comportamiento a través de la creación de un clima cálido y un entorno donde las quejas y sugerencias de los trabajadores son escuchadas.

Críticas al concepto

En contexto de investigación se llama efecto Hawthorne a cualquier alteración en el comportamiento como consecuencia de su observación o estudio. Por esto, algunos autores señalan que se trata de una interpretación a posteriori de resultados inesperados, especialmente cuando estos son contrarios a la hipótesis inicial.

Incluso las investigaciones originales de Mayo han sido puestas en duda y objeto de crítica numerosas veces. Se han ofrecido interpretaciones alternativas al aumento del rendimiento que hacen tambalear los cimientos de la investigación.

Por ejemplo, el cese de la estricta supervisión de los empresarios, recibir atención positiva, la introducción de pausas para el descanso o la posibilidad de perder el empleo percibida son explicaciones alternativas a las propuestas originalmente por Mayo y sus colaboradores.

Los experimentos recibieron, además, otras críticas negativas a su diseño; los expertos que trabajaron no tenían formación investigadora y los resultados no se contrastaron de forma suficiente.

Hoy en día la mayor parte de investigación dedicada a la validación del efecto Hawthorne concluye que no existe suficiente evidencia que respalde su existencia.

Así, un concepto que durante años ha servido de chivo expiatorio en la literatura científica, es probable que no sea más que el reflejo de un sesgo en la interpretación de los resultados décadas atrás.

Graduado en Psicología por la Universidad de Barcelona. Master Universitario en Psicología General Sanitaria por la misma institución. Trabaja como psicólogo en el proyecto de acogida a refugiados de la Cruz Roja.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados