Un repaso a la vida de este psicólogo.

Benjamin Bloom fue un psicólogo y pedagogo estadounidense que realizó importantes contribuciones en el campo del aprendizaje para el dominio y en la taxonomía de objetivos de la educación.

Su obra ha influido en múltiples campos pedagógicos en la segunda mitad del siglo XXI, además de permitir comprender con más claridad el desarrollo cognitivo infantil.

Veamos la vida de este psicólogo a lo largo de una breve biografía de Benjamin Bloom, en la que conoceremos cuál fue su obra y su teoría de la taxonomía de objetivos de la educación.

Biografía de Benjamin Bloom

Este es un resumen de la vida de Benjamin Bloom, incluyendo su trayectoria vital y profesional.

Infancia y juventud

Benjamin Samuel Bloom nació en Lansford, Pensilvania, EE.UU. el 21 de febrero de 1913. Era hijo de inmigrantes judíos procedentes de Rusia, que huían de la discriminación que hubo en el país hacia este colectivo a principios de siglo.

Desde joven mostró su gran curiosidad por el mundo y el saber. Ya desde sus primeros años se mostró como un lector insaciable, y si se le daba la oportunidad de investigar sobre algo que había leído en algún libro, no dudaba en hacerlo.

Se le daba bien aprender lo que había leído. También destacaba por su capacidad y comprensión lectora, llegando hasta el punto de que en la biblioteca donde tomaba prestados los libros, no le permitían devolverlos el mismo día que los había cogido, dado que no se creían que fuera capaz de leerse un libro entero en menos de un día.

Vida profesional

Benjamin Bloom obtuvo el título de grado en la Universidad Estatal de Pensilvania en 1935 y, posteriormente, se doctoró en Educación en 1942 en la Universidad de Chicago. Fue admitido como miembro de la junta de exámenes de la universidad de Chicago, ejerciendo este cargo hasta 1943. Tras esto, pasó a ser examinador de la universidad hasta 1959.

Viajó por el mundo y llegó a ejercer como consejero educativo para gobiernos de países que se encontraban en vías de desarrollo y de establecimiento de regímenes democráticos, como Israel y la India.

Benjamin Bloom veía la educación como un proceso en el que era necesario esforzarse para conseguir alcanzar los logros académicos, pero que esto va más allá de lo puramente escolar. La educación era la vía que, siempre y cuando se realizara de la forma más adecuada, permitía extraer todo el potencial humano de los alumnos. La educación debía adquirir una visión optimista del alumnado, verlos como personas que si se lo proponían podían alcanzar sus sueños.

La visión tan humana de Bloom hacia la educación fue una auténtica fuente de inspiración tanto para otros psicólogos educativos, pedagogos y filósofos de la educación, además de los que tuvieron la oportunidad de llegar a ser sus alumnos.

Benjamin Bloom falleció en Chicago, Illinois, EE.UU. el 13 de septiembre de 1999, a los 86 años.

Aportaciones como investigador

Bloom ejerció una profunda influencia en el campo de la psicología de la educación. Sus principales contribuciones en esta disciplina fueron sus ideas sobre del aprendizaje para el dominio, el desarrollo cognitivo infantil y su famosa taxonomía de objetivos de la educación.

Su obra se centró en la investigación en el estudio de la educación desde una perspectiva psicológica, concretamente en relación con los aspectos cognitivos, emocionales y psicomotores del aprendizaje.

Los aspectos cognitivos hacen referencia a la capacidad del alumnado de manejar de forma útil y dotándole de significado a la información aprendida en el aula. Los emocionales se relacionarían con los sentimientos y actitudes que se generan como resultado del proceso educativo. Por último, los aspectos psicomotores son todo aquello en el que se implican a las habilidades físicas, como la manipulación de objetos o el ejercicio del cuerpo, para adquirir los nuevos conocimientos.

En 1956 publicó su principal obra, Taxonomy of Educational Objectives, Handbook 1: Cognitive Domain, en la que exponía su nuevo modelo educativo. Esta taxonomía fue elaborada para ayudar a profesores en su tarea docente, sobre todo para delimitar cuales son los objetivos pedagógicos a alcanzar en el aula.

La idea principal de esta taxonomía es que no todos los objetivos educativos deben ser tratados y priorizados de la misma manera. Por ejemplo, memorizar fechas históricas, pese a que tiene su importancia, no es lo mismo que analizar los hechos históricos que hay detrás de ellas, la profundidad política de los eventos que ocurrieron y cómo han moldeado a la sociedad hasta nuestros días.

Taxonomía de objetivos de la educación

Esta es una clasificación de diferentes objetivos que los educadores deben proponer a los alumnos. Benjamin Bloom dividió estos objetivos en tres dominios:

1. Afectivo

Es el dominio de cómo reaccionan las personas emocionalmente ante un contenido educativo. Dentro de este dominio se encuentran cinco niveles: recepción, respuesta, valoración, organización y caracterizar.

2. Psicomotor

Se relaciona con las habilidades para manipular físicamente objetos, como lo son herramientas.

Aunque realmente Bloom y sus compañeros no le dieron niveles a este dominio, varios han sido los psicólogos educativos que le han otorgado subniveles. Algunos de ellos son: reflejos, movimientos fundamentales, percepción, habilidades físicas, movimientos expertos y comunicación no verbal.

3. Cognitivo

Este dominio hace referencia al conocimiento adquirido en su forma más literal, además de la comprensión de la nueva información y la capacidad crítica de pensamiento.

Tradicionalmente, la educación ha pretendido dar fuerza a las habilidades que se encuentran dentro de este dominio, especialmente al aprendizaje memorístico de lo que se explica en clase.

En la taxonomía de objetivos de la educación se subdivide este dominio en 6 niveles, los cuales van del nivel más bajo al más alto: conocimiento, comprensión, aplicación, análisis, síntesis y evaluación.

Algunos detractores de Bloom sí que coinciden con él en estas categorías que forman el dominio cognitivo, pero no consideran que esta sea la jerarquía real, cambiando el orden o bien considerando que la mayoría de estos niveles son realmente subcomponentes que adquieren la misma importancia en el proceso del aprendizaje.

Legado de Benjamin Bloom

Este psicólogo ha llegado a ser considerado un gurú en el campo de la psicología de la educación. Además, fue un destacado activista educativo. Tomó un importante rol en la fundación de la International Association for the Evaluation of Educational Achievement (IEA).

Cuando estaba en el departamento de educación en la universidad de Chicago, desarrolló el programa MESA (Measurement, Evaluation, and Statistical Analysis) con el objetivo de preparar a los escolares que presentaban capacidades de pensamiento crítico muy llamativo un tipo de educación especializada, para poder sacar el máximo provecho a su potencial.

Referencias bibliográficas:

  • Bloom, B.S. (1956). Taxonomy of Educational Objectives, Handbook 1: Cognitive Domain. Addison-Wesley Publishing Company.