El siglo XX supuso un avance muy importante para la psicología gracias a diferentes autores europeos y de Estados Unidos.

En esta ocasión repasaremos la vida de uno de los investigadores ingleses más conocidos a través de una biografía de Cyril Burt. Sus contribuciones se vieron envueltas en una serie de polémicas que descubriremos a lo largo de este artículo, en el que recorreremos la biografía de dicho autor.

Breve biografía de Cyril Burt

Cyril Burt, cuyo nombre completo era Cyril Lodowic Burt, nació en el año 1883 en Londres, Reino Unido. Su padre era el doctor Cyril Cecil Barrow Burt. La familia se mudó a un pequeño barrio de Stratford cuando Burt era un niño. Su padre compaginaba su formación con un pequeño negocio, una farmacia, hasta que logró convertirse en médico y pasó a trabajar en el hospital de Westminster, en Londres.

Fue entonces cuando se trasladaron a la capital y Cyril Burt recibió la educación en una de las escuelas públicas de la ciudad. Trabajando como médico rural, en ocasiones su padre se llevaba a Cyril para acompañarle en las rutas entre diferentes pueblos. Así pudo comprobar lo rápido que aprendía. En algunas de estas visitas médicas pasaban por la casa de Darwin Galton, hermano del famoso Sir Francis Galton.

Estas visitas acercaron la obra de uno de los autores británicos más importantes de la historia al joven Cyril Burt, que se veía atraído cada vez más por la disciplina psicológica, al poder escuchar de primera mano las ideas y conocimientos de este genio. Especialmente le llamaron la atención todas la investigaciones de Francis Galton relacionadas con las diferencias individuales y los estudios estadísticos.

La educación de Cyril Burt continuó, esta vez en el King’s School, que hoy en día es el Warwick School para después completar su formación en el prestigioso internado de Christ's Hospital. Finalizada esa etapa, llegó el momento de acceder a la universidad, y lo hizo en Oxford, concretamente en el Jesus College. Aquí tuvo una formación en materias clásicas y profundizó tanto en filosofía como en psicología.

Uno de sus mentores fue nada menos que William McDougall, una de las figuras de psicología social de la época. Fue él quien le instruyó en cuestiones psicométricas para que Cyril Burt pudiera empezar a trabajar en los que serían sus primeros test psicológicos. McDougall formó a toda una generación de importantes psicólogos, pues no solo destacó Burt, también figuras como May Smith, John Flügel o William Brown.

Carrera como psicólogo educativo

Una vez licenciado, complementó esta formación con la diplomatura que le habilitaba para ejercer como docente. Además, William McDougall le convocó para colaborar en un ambicioso estudio que pretendía elaborar una estadística nacional sobre las cualidades a nivel mental y físico de los ciudadanos ingleses. El mismo Francis Galton estaba detrás de esta idea, por lo que de alguna manera, pudo trabajar junto a las dos personas que más le habían influido.

Fue al realizar esta investigación como Cyril Burt conoció en profundidad el concepto de la eugenesia, lo que a su vez le llevó a conocer a autores como Karl Pearson y Charles Spearman, cuyos trabajos también supondrían una influencia en el futuro para Burt. Para 1908, ya trabajaba impartiendo clases de psicología en la Universidad de Liverpool. En esta institución tuvo la oportunidad de colaborar con sir Charles Sherrington, eminente neurofisiólogo y premio Nobel.

Cyril Burt comenzó a trabajar en diferentes herramientas para poder medir variables como la inteligencia y otras aptitudes de los niños, y tomó para ello los trabajos sobre eugenesia de Spearman, como base. Uno de sus trabajos, publicados en 1909, estableció unas conclusiones bastante controvertidas.

El estudio afirmaba que las diferencias de desempeño entre los niños de familias de clase alta, en escuelas privadas, comparados con los de niños de clases más modestas, que iban a escuelas públicas, siendo superiores para el primer grupo, se debían a factores genéticos y por lo tanto, eran innatos. Esto significaba, prácticamente, que las personas ricas eran naturalmente más inteligentes que las pobres.

Psicólogo del Ayuntamiento de Londres

En 1913, Cyril Burt fue contratado por el propio Ayuntamiento de Londres como psicólogo, para que aplicase sus baterías de pruebas a diferentes grupos de niños con el objetivo de discernir cuáles de ellos tenían una discapacidad intelectual. Durante esta labor, siguió colaborando con Charles Spearmen y por lo tanto basándose en sus estudios sobre eugenesia.

Igualmente, recibió la ayuda de miembros del Instituto Nacional de Psicología Industrial, algunos de ellos tan brillantes como la psicóloga Winifred Raphael. Cyril Burt desempeñó su trabajo como psicólogo del Ayuntamiento durante muchos años. En ese tiempo publicó obras como La delincuencia juvenil, un trabajo que desencadenó en la creación del Centro para la Orientación Clínica de los Niños, en el distrito de Islington.

A partir del año 1924, compaginó su labor para el Ayuntamiento con otro trabajo como profesor de psicología educativa en una institución llamada London Day Training College, actuando a su vez como orientador.

Etapa en University College London y últimos años

Pero en 1931 recibió una oferta tan importante que le valió terminar su etapa en esas dos instituciones, llevando casi dos décadas en el Ayuntamiento. Se trataba de liderar el departamento de psicología del University College London, cargo que hasta entonces desempeñaba el propio Charles Spearman, por lo que se convirtió en su sucesor.

Cyril Burt, además del presidente de esta sección, también actuaba como profesor. De hecho, entre sus alumnos más eminentes se encuentran posteriores personalidades en el mundo de la psicología como son Hans Eysenck, Raymond Cattell, Chris Brand o Arthur Jensen.

Aunque la carrera de Cyril Burt estaba fundamentada en la psicología estadística, también tuvo algunos acercamientos al terreno del psicoanálisis, hecho que se observa al comprobar que colaboró con la clínica Tavistock, de este corte, además de la Sociedad Británica del Psicoanálisis.

La reputación de Cyril Burt no paraba de crecer, y en 1942 se convirtió en el presidente de la Sociedad Británica de Psicología. Solo cuatro años más tarde, recibió la distinción de sir, siendo el primer psicólogo que obtenía dicho honor. Este fue un reconocimiento a todas sus aportaciones y a su utilidad en el mundo educativo, favoreciendo que todos los niños tuvieran un acceso más fácil a la educación.

En el año 1951, decidió finalizar su etapa profesional y se retiró. Vivió dos décadas más, disfrutando de la jubilación y publicando nuevas obras, hasta que finalmente terminó sus días en el año 1971, cuando tenía 88 años. La causa del fallecimiento fue un cáncer.

El caso Burt

La muerte de Cyril Burt no hizo que su figura cayera en el olvido, ni mucho menos. Poco después, su nombre comenzó a sonar de nuevo, y no para bien, en lo que se conoció como el caso Burt. Todo comenzó a raíz de la revisión de algunos de los trabajos de este autor en los que investigaba casos de gemelos idénticos y cómo se heredaba la inteligencia.

Sin embargo, se descubrió que los registros al respecto habían sido destruidos por el propio Cyril Burt. Este hecho, unido a una serie de inconsistencias en los estudios, que salieron a la luz mediante las investigaciones de Leon Kamin y Oliver Gillie, desencadenaron todo un terremoto en torno a las publicaciones de Burt.

Se llegó a la conclusión de que muchos de los datos utilizados habían sido fabricados ex profeso para apoyar las hipótesis planteadas. Es decir, estos autores afirmaron que Cyril Burt había falseado los datos en algunas de sus investigaciones. Leslie Hearnshaw, la persona que escribió sus memorias y que además era muy cercana a él, sugirió que los trabajos realizados por Burt a partir del año 1945 carecían de la fiabilidad suficiente.

Bill Tucker, otro psicólogo, al comparar los resultados de los trabajos de Cyril Burt con los de otros trabajos similares sobre gemelos, concluyó que, efectivamente, los resultados tenían que estar falseados. Sin embargo, otros profesionales, en este caso, J. Philippe Rushton y Arthur Jensen, sí creían que los trabajos de Burt eran fiables, pero las investigaciones de estos mismos autores también fueron puestas en entredicho.

Earl B. Hunt considera que es difícil concluir si la actuación de Cyril Burt fue deliberada o más bien se debió a defectos inconscientes en el modo de proceder. En cualquier caso, afirma que el daño que este escándalo supuso a la reputación de la ciencia de la genética fue enorme y se tradujo en una gran pérdida de subvenciones para la investigación que, inevitablemente, pospusieron muchos descubrimientos importantes.

Referencias bibliográficas:

  • Fletcher, R. (1991). Science, ideology, and the media: The Cyril Burt scandal. Transaction Publishers.
  • Gieryn, T.F., Figert, A.E. (1986). Scientists protect their cognitive authority: The status degradation ceremony of sir Cyril Burt. The knowledge society. Springer.
  • Jensen, A.R. (1972). Sir Cyril Burt (1883–1971). Psychometrika. Springer.
  • Joynson, R. B. (1989). The Burt affair. Taylor & Frances / Routledge.
  • Samelson, F. (1992). Rescuing the reputation of Sir Cyril Burt. Journal of the History of the Behavioral Sciences.