Un investigador que sentó las bases de lo que más tarde sería la Psicología.

Juan Huarte de San Juan (1529-1588) fue uno de los médicos y filósofos que sentaron las bases de la psicología moderna en España, cuestión que desafió de manera importante los cánones religiosos del momento. Entre otras cosas propuso que era posible analizar de manera experimentar las diferencias psicológicas entre los seres humanos.

Veremos en este artículo una biografía de Juan Huarte de San Juan, así como algunas de sus principales contribuciones para el desarrollo de la psicología en España.

Juan Huarte de San Juan: biografía del “patrono” de la psicología española

Los estudios históricos muestran que Juan Huarte nació en la localidad vasca San Juan de Pie de Puerto hacia 1529. Su familia emigró a Andalucía, por lo que en 1540, Juan Huarte se encontraba ya en la provincia de Baeza.

Tiempo después estudió medicina al noreste de Madrid, en Alcalá, y luego ejerció la misma profesión en La Mancha. Posteriormente volvió a Baeza, lugar donde se publicó la primera edición de su gran obra Examen de ingenios para las ciencias, en 1575.

Fue tal el impacto, que su obra se difundió con rapidez por distintas provincias españolas. Desde Bilbao hasta Valencia y posteriormente en los pueblos vecinos, ya que fue traducida al francés y al italiano. Para 1581 cayó en manos de los reinos de Portugal, donde se incluyó en los libros prohibidos por la Inquisición. Lo mismo ocurrió en los reinos de España tres años después.

Juan Huarte de San Juan murió hacia 1558. Años después, en 1594, su obra fue reeditada con modificaciones importantes que había realizado el propio Huarte para evitar la prohibición de la Inquisición. No obstante, en España, esta edición se imprimió y difundió hasta 1846 debido a que fue nuevamente abolida.

Examen de ingenios para las ciencias

Juan Huarte de San Juan vivió hace más de ciclo siglos, razón por la cual ha sido complicado recuperar su biografía completa. De hecho, poco se sabe de la vida Huarte de San Juan; es mayormente conocido por su obra y por el impacto que ésta tuvo para el desarrollo de la psicología y la ciencia moderna.

Lo que Huarte de San Juan propuso en esta obra rompía con la idea cristiana del alma inmortal e inmaterial que habitaba en el cuerpo. En el marco de la concepción organicista sobre el ser humano, San Juan defendía que la razón, el juicio y el entendimiento (lo que se entendía como alma), no eran de naturaleza espiritual, sino que tenían una base fisiológica y biológica que podía ser estudiada y manipulada. Y por lo mismo, no era propiamente inmortal, sino que podía enfermar y perecer.

Pero no sólo sugería eso. Su tesis también implicaba que el entendimiento fuera producto de un desarrollo evolutivo particular, así como a la educación, con lo cual, era completamente natural (no místico o religioso) encontrar diferencias importantes entre el ingenio de unos y otros.

El mismo Huarte inscribir sus investigaciones en una “filosofía natural” (que con el paso del tiempo se convertiría en las bases de la psicología moderna), y la posicionaba en un importante contraste con los metafísicos o “filósofos vulgares”, tal como él los llamaba, refiriéndose a los filósofos de medievo.

Relación intelecto y cerebro

Huarte de San Juan fue uno de los primeros en sostener que había una relación directa entre el entendimiento y el cerebro. A diferencia de sus antecesores, este filósofo argumentaba que, para que el intelecto se desarrollara y manifestara, era necesario que el cuerpo lo hiciera posible.

La experiencia sensorial y corporal era lo que daba lugar al entendimiento, así mismo era lo que permite diferenciar la manera individual de manifestarse, lo que posteriormente se fijaría no sólo en el cuerpo sino en un sólo órgano (el cerebro).

Dicho de otra manera, según Huarte, es gracias a estas diferencias en el funcionamiento particular de los órganos que los seres humanos desarrollamos distintas formas de intelecto. Así, unos órganos “más” o “mejor” desarrollados que otros, determinarían el desarrollo o el funcionamiento intelectual correspondiente.

Además, las diferencias en el ingenio, para Huarte, se podían manifestar por tres fundamentos específicos, que explicó en la misma obra:

  • Por un lado, la naturaleza, refiriéndose a los fundamentos fisiológicos del ser humano y las facultades de cada uno.
  • Por otro lado, el arte, que se refiere a las diferencias de ingenios y ciencias según sus necesidades políticas.
  • Finalmente, la armonía de las dos anteriores, representada por el rey por ser la escala más alta de ingenio en sus términos.

Finalmente, en Juan Huarte de San Juan encontramos algo similar a la distinción entre inteligencia fluida y cristalizada que se realizaría siglos más tarde de su muerte, dado que diferenciaba entre la agilidad mental y el fruto de la aplicación de los conocimientos adquiridos previamente.

En suma, para Huarte de San Juan, el intelecto o entendimiento es el motor del cuerpo, y es la naturaleza el principio de todo. Su obra representó una de las primeras formas de comprender el entendimiento desde la actividad orgánica, lo que impactó de manera importante los inicios de la psicología moderna.

Referencias bibliográficas:

  • Bellido Mainar, JR., Sanz Valer, P., Berrueta Maeztu, LM. (2012). Juan de Huarte de San Juan: un precursor del análisis de la actividad y de la orientación ocupacional. TOG (A Coruña) [En línea]. Recuperado 18 de octubre de 2018. Disponible en http://www.revistatog.com/num15/pdfs/historia1.pdf.
  • Gondra, J.M. (1994). Juan Huarte de San Juan y las diferencias de inteligencia. Anuario de Psicología. Universitat de Barcelona, 60: 13-34.
  • Velarde, J. (1993). Huarte de San Juan, patrono de psicología. Psicothema, 5(2): 451-458.