El campo del autismo se lleva estudiando desde hace muchos años, ya que es un trastorno del neurodesarrollo cada vez más diagnosticado. Uno de sus mayores investigadores es Simon Baron-Cohen, psicólogo británico autor y co-autor de teorías como “La teoría de la Mente” y “El cerebro masculino autista”.

En este artículo veremos a través de una biografía de Simon Baron-Cohen quién es este psicólogo, cuál es su trayectoria y qué ha descubierto en relación a este trastorno tan complejo como interesante.

Biografía resumida de Simon Baron-Cohen

Simon Baron-Cohen es un psicólogo británico, doctor en Psicología, que nació el 15 de agosto de 1958 en Londres (Inglaterra). Actualmente también trabaja como profesor de desarrollo de la psicopatología, en la Universidad de Cambridge; concretamente, en el Departamento de Psiquiatría y Psicología Experimental.

Además, Simon Baron-Cohen también se dedica a investigar trastornos del neurodesarrollo (como el autismo), y es Director del Centro de Investigación sobre el Autismo (Autism Research Centre - ARC), además de miembro del Trinity College (Universidad de Cambridge).

En cuanto a su formación, el psicólogo Simon Baron-Cohen realizó una maestría en Ciencias Humanas por la New College Oxford, además de un Máster en Psicología Clínica por el Instituto de Psiquiatría del King’s College de Londres.

Posteriormente, realizó un Doctorado en Psicología en la University College de Londres. La supervisora de su Tesis Doctoral fue Uta Frith, destacada psicóloga del desarrollo, también experta en autismo.

Tecnología y educación especial

Antes de adentrarnos en las famosas teorías de Simon Baron-Cohen, explicaremos que este psicólogo también se ha interesado por las nuevas tecnologías y por su uso en trastornos como el autismo.

Así, Baron-Cohen desarrolló un software destinado a niños/as con alguna dificultad de aprendizaje o trastornos del neurodesarrollo (es decir, un programa de educación especial), denominado “Mindreading”. Además, también diseñó una serie animada para enseñar a reconocer y comprender emociones, destinada a niños/as con un trastorno del espectro del autismo (TEA).

Teorías del Autismo de Baron-Cohen

Así, Simon Baron-Cohen ha trabajado mucho en el ámbito del autismo (también en su investigación). De hecho, Baron-Cohen elaboró diversas teorías sobre el autismo. La primera de sus teorías habla de cierta “ceguera mental” característica del autismo, entendiéndose ceguera mental como ciertos retrasos en el desarrollo de la teoría de la mente.

1. Teoría de la Mente (TdM)

La teoría de la mente (TdM), desarrollada por Simon-Baron Cohen, Uta Frith y Alan Leslie en 1985, intenta explicar los déficits comunicativos presentes en el autismo, así como los déficits en interacción social. Además, dicha teoría configura el primer criterio diagnóstico del trastorno del autismo en el DSM-5 (Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales).

¿Qué es la Teoría de la Mente (TdM)? Se trata de aquella capacidad que tienen las personas sin autismo u otro trastorno (es decir, las personas “neurotípicas”) para representar los estados mentales de los demás, en su propia mente. Es decir, implica entender que los demás tienen estados diferentes, y que estos pueden ser diferentes a los nuestros.

Dicha capacidad suele aparecer en las primeras etapas del desarrollo infantil, y consolidarse hacia los 4 o 5 años (a los 7 años prácticamente todos los niños la tienen desarrollada). La TdM nos ayuda a captar las señales sociales de nuestro entorno y a interpretarlas. En las personas con autismo, dicha capacidad se ve alterada (es deficitaria), pudiendo incluso no existir (aunque también hay grados). Sin embargo, por suerte es una capacidad que puede trabajarse.

2. Teoría del cerebro masculino

Posteriormente a esta teoría, Simon Baron-Cohen también postula otra: a través de ella sostiene que el autismo consiste en una forma extrema de “cerebro masculino”. Dicha teoría se denomina “Teoría del cerebro masculino” o “Teoría de la empatía-sistematización”.

Esta teoría sostiene que existen “dos grandes tipos de cerebros”, los masculinos y los femeninos. Los masculinos tienen facilidad para sistematizar, reconocer y analizar patrones, y los femeninos muestran mayor facilidad para la empatía y para afinar mejor con el estado emocional de los demás.

Así, según la Teoría del cerebro masculino, las personas con autismo tienen un cerebro más masculino (de hecho, masculino extremo), ya que sus habilidades de sistematización están exageradamente desarrolladas (versus las habilidades de empatía, más emocionales).

Fue a finales de la década de los ‘90 cuando Simon Baron-Cohen desarrolló esta hipótesis. Tal hipótesis pretendía explicar las diferencias entre los dos sexos, y las analizaba desde un punto de vista neurobiológico y psicológico.

Investigaciones en Autismo

Una de las investigaciones más destacadas de Simon Baron-Cohen es aquella en la que muestra que los/as niños/as con un trastorno del espectro del autismo (TEA), manifiestan cierto retraso en el desarrollo de la Teoría de la Mente (TdM), anteriormente descrita. De hecho, esta investigación de la que hablamos fue el primer estudio realizado en relación a esta temática, y Simon Baron-Cohen fue co-autor del mismo.

Baron-Cohen siguió investigando en relación a este tema, y acabó publicando dos antologías, tituladas “Understanding Other Minds” (1993 y 2000).

Otros aspectos que analizó este autor, junto a su equipo de trabajo, fue la atención conjunta (o atención compartida) de los/as niño/as con TEA. Recordemos que la atención conjunta es aquella capacidad para compartir el foco de nuestra atención hacia un objeto o actividad, junto a otra persona, en un preciso instante.

Así, los estudios de Simon Baron-Cohen y de su equipo de investigación relacionaron esta capacidad con el déficit en la Teoría de la Mente de los/as niños/as con autismo, postulando que dicho déficit tiene su origen en la ausencia de la atención conjunta. Concretamente, sugirieron que la ausencia de la misma a los 18 meses era uno de los indicadores de un posterior autismo.

El cerebro autista

Como vemos, Simon Baron-Cohen se ha centrado en estudiar la mente y el cerebro de las personas con autismo. Algunos de sus estudios sugieren que existen ciertas diferencias en los cerebros autistas, respecto a los cerebros de personas sin autismo.

Estas diferencias radican, principalmente, en dos estructuras cerebrales: la amígdala y la corteza orbito-frontal. De hecho, en relación a estos hallazgos, Baron-Cohen propuso otra de sus teorías; esta en concreto se denomina “teoría del autismo de la amígdala”.

Unión temporoparietal derecha

Uno de los hallazgos de Simon Baron-Cohen en relación al cerebro autista fue en el año 2011, cuando demostró (junto a su compañero Michael Lombardo) que una estructura cerebral concreta, la unión temporoparietal derecha, permanecía hipoactivada (en el cerebro de niños/as autistas) durante tareas que permetían estudiar la Teoría de la Mente.

Además, las diferencias encontradas en esta estructura cerebral también se relacionaron con variaciones en el déficit social de estos/as niños/as.

Referencias bibliográficas:

  • Baron-Cohen, S. y Howlin, P. (1993). El déficit de la Teoría de la Mente en Autismo: Algunas cuestiones para la enseñanza y el diagnóstico. Siglo Cero.
  • Baron-Cohen, S. (1999). Autismo: un trastorno cognitivo específico de “ceguera de la mente”. International Review of Psychiatry, 19 - 33.
  • Baron-Cohen, S. (2006). Autismo e Hipersistematización. Psicología Iberoamericana, 14(1): 40 - 45.