Claudio Ptolomeo: biografía y aportes de este investigador

Un resumen de la vida de Claudio Ptolomeo, famoso investigador del Egipto helenístico.

Claudio Ptolomeo

Claudio Ptolomeo fue un astrónomo, matemático y geógrafo griego nacido en Egipto cuando este país era una provincia romana. Las aportaciones de este científico fueron fundamentales, especialmente durante la Edad Media y principios del Renacimiento.

No sabemos mucho de la vida de Ptolomeo, pero sí han trascendido parte de sus obras, sobre todo gracias a los intelectuales islámicos medievales que se hicieron eco de los valiosos saberes que Claudio Ptolomeno fue construyendo a lo largo de su vida.

A continuación vamos a hablar un poco sobre la vida de este investigador de la Antigua Grecia a través de una breve biografía de Claudio Ptolomeo y veremos cuál fue su obra y por qué fue tan importante.

Breve biografía de Claudio Ptolomeo

Claudio Ptolomeo fue un astrónomo, geógrafo,matemático y astrólogo griego nacido en Egipto en la Antigüedad Clásica. Es conocido por su propuesta del modelo geocéntrico del universo, conocido como sistema ptolemaico, que repercutió notoriamente entre los intelectuales cristianos y musulmanes de la Edad Media y parte del Renacimiento. También se le atribuye haber creado los primeros mapas con coordenadas de los principales lugares del planeta en términos de latitud y longitud.

Sus ideas y teorías de geografía y astronomía fueron muy importantes hasta el siglo XVI, época en la que Copérnico formuló su teoría de que los planetas giraban alrededor del Sol, incluida la Tierra, idea que hasta ese momento era justo la contraria. La obra de Ptolomeo está fuertemente influida por Hiparco de Nicea, un astrónomo griego que vivió varios siglos antes que él.

¿Qué sabemos sobre la vida de Claudio Ptolomeo?

No se sabe muy bien cuándo nació Claudio Ptolomeo. Hay fuentes que apuntan a que debió ser cerca del año 85 d.C., pero otros autores consideran que fue en el año 100 d.C. Esta duda persiste, y probablemente nunca se llegue a resolver, pues no existen muchos registros históricos que detallen qué fue de su vida.

Se estima que el lugar de su nacimiento fue en el Alto Egipto, específicamente en la ciudad de Ptolemaida Hermia, ubicada hacia el lado derecho del río Nilo, cerca de la actual Menshiyeh. Esta era una de las tres ciudades fundadas por los griegos en el norte de Egipto, siendo las otras dos Alejandría y Naucratis.

No existe mucha información biográfica de Ptolomeo, pero sí se puede afirmar que trabajó y vivió toda su vida en Egipto. Las fuentes que aportan algo de la vida de Claudio Ptolomeo apuntan que se dedicó a la astronomía y la astrología, principalmente. También se sabe que se interesó por las matemáticas y la geografía, y que hizo numerosos trabajos donde versaba sobre los conocimientos y métodos que poseía acerca de estas disciplinas.

Tampoco sabemos demasiado de su fallecimiento, aunque se cree que se produjo cerca del año 165 d.C. en la ciudad de Alejandría, misma donde trabajó como uno de sus bibliotecarios y recopiladores de conocimiento. De ser cierto que nació en el año 100 d.C., habría muerto con 69 o 70 años.

Biografía de Claudio Ptolomeo

El empirismo ptolemaico

Una de las cosas más destacables de la labor de Claudio Ptolomeo era que llevaba a cabo sus estudios haciendo énfasis en el empirismo. Aplicó este enfoque a todos sus trabajos, que lo diferenció de otros científicos de la época.

Muchas de las descripciones que hizo Ptolomeo no buscaban ser replicaciones reales y exactas de los fenómenos que estudiaba, sino que trataba de comprender y justificar por qué ocurrían a partir de lo que observaba.

Influencia de Hiparco de Nicea

Es difícil no hablar de Hiparco de Nicea al hablar sobre la vida de Claudio Ptolomeo, pues este geógrafo, matemático y astrónomo griego influyó mucho en la obra y trabajo de Ptolomeo. Al igual que sucede con Claudio Ptolomeo, no se tienen demasiados datos sobre Hiparco, sabiéndose que vivió entre los años 190 y 120 antes de Cristo. La información vital de Hiparco de Nicea la conocemos gracias al historiador y geógrafo Estrabón y del propio Ptolomeo.

Claudio Ptolomeo describió en varias ocasiones los logros y descubrimientos de Hiparco y le atribuyó múltiples invenciones. Entre estos inventos estaba un pequeño telescopio que resultó fundamental para mejorar el proceso de medición de los ángulos, instrumento mediante el cual fue posible establecer que el periodo del año solar duraba 365 y 6 horas, una aproximación muy cercana a la que se tiene hoy en día de lo que dura un año solar natural (365 días, 6 horas, 9 minutos y 9,76 segundos).

También fue notoria la influencia de Hiparco en la labor de Ptolomeo gracias a la primera publicación que el grecoegipcio hizo: el Almagesto.

Su paso por la Biblioteca de Alejandría

Durante gran parte de su vida, Claudio Ptolomeo se dedicó a la observación astronómica en la ciudad de Alejandría. Esto lo hizo entre los reinados de los emperadores Adriano (117-138 d.C.) y Antonino Pío (138-171 d.C.).

Se considera que Claudio Ptolomeo forma parte del llamado Segundo Período de la Escuela Alejandrina, que corresponde a un período en el que el Imperio Romano se había expandido por todo el Mediterráneo y alrededores.

Si bien no hay demasiada información al respecto, se cree que Claudio Ptolomeo hizo una gran labor en la Biblioteca de Alejandría. Este edificio era uno de los más grandes centros del saber del Mundo Antiguo, y por eso Ptolomeo tuvo la oportunidad de acceder a grandes textos de astrónomos y geómetras anteriores a su tiempo.

De ser cierto esto Claudio Ptolomeo habría sido el encargado de compilar y sistematizar todos esos conocimientos, especialmente los referentes a la astronomía, datos que podrían datar del siglo III antes de Cristo. Además realizó múltiples aportes en el campo de la astronomía, especialmente en cuanto al movimiento de los planetas, gracias al cuantioso conocimiento que adquirió en su labor de bibliotecario.

El Almagesto

Trabajando en la biblioteca de Alejandría, Claudio Ptolomeo escribió un libro que acabaría convirtiéndose en su obra más importante y mayor contribución a la astronomía desde una perspectiva matemática: el Almagesto. Originalmente se titulaba “Hè megalè syntaxis” (La gran composición) en trece volúmenes, sin embargo, con el paso del tiempo acabaría recibiendo el nombre por el que se le conoce actualmente, mucho más emblemático.

“Almagesto” es un vocablo que procede del término medieval “almagestum” que, a su vez, deriva del árabe “al-magisti”, traducible como “el más grande”. El motivo por el que actualmente se le denomina así es que, a pesar de ser originalmente escrito en griego, despertó mucho interés en el mundo islámico medieval. El califa al-Mamun (786-833) la hizo traducir al árabe en el año 827, y con el paso del tiempo llegaría a la Europa Cristiana en este idioma.

Sus trabajos sobre astronomía y astrología

El Almagesto fue inspirado por el estudio de Hiparco de Nicea mientras Ptolomeo trabajaba en la Biblioteca de Alejandría. En la obra se hace referencia a que la Tierra es el centro del universo y que, por esta razón, permanece inmóvil. Alrededor de nuestro planeta giran el Sol, la Luna y las estrellas y, de acuerdo con Ptolomeo, todos los cuerpos celestes dibujan órbitas perfectamente circulares. En esta obra también nos habla de las medidas del Sol, la Luna y un conjunto de cuerpos celestes que llegaban a ser un total de 1.028 estrellas.

En la Antigüedad era muy habitual que las personas creyeran que la personalidad era influida por la posición del Sol, la Luna u otros cuerpos celestes en el momento del nacimiento. La astrología era una creencia muy arraigada y compartida incluso entre las élites científicas del momento, que la llegaban a considerar toda una ciencia. Ptolomeo no era una excepción.

Este matemático grecoegipcio elaboró un famoso tratado sobre astrología llamado “Tetrabiblos” (Cuatro Libros), una extensa obra en la que habla de los principios que rigen la astrología y los horóscopos. En ella defendía la teoría de que las dolencias, enfermedades y otros problemas de salud eran provocados por la influencia del Sol, la Luna, las estrellas y los planetas. Cada astro tenía influencia sobre unas partes del cuerpo específicas.

Sus contribucioes a la óptica

Una de sus obras más interesantes es la denominada como “Óptica”, compuesta por cinco volúmenes en donde versa sobre la teoría de los espejos y, también, la reflexión y refracción de la luz.

Estos fenómenos los tuvo en consideración en sus observaciones astronómicas y cabe decir que un adelantado en este aspecto, pues pocos científicos tenían en consideración fenómenos luminosos y visuales como él lo hizo en el Egipto grecoclásico.

Sus investigaciones sobre geografía

Otra de sus obras más importantes fue “Geografía”, texto que completó puesto que Marino de Tiro (60 d.C-130 d.C.) no pudo terminarla. Se trata de un compendio de técnicas matemáticas para trazar mapas geográficos más precisos, recopilando diferentes sistemas de proyección y colección de coordenadas de los principales puntos del mundo conocido por aquel entonces. Si bien sus mapas fueron un precedente para ir elaborando mapas más precisos, Ptolomeo cometió el error de exagerar la extensión de Asia y Europa.

Sus mapas son una de las evidencias más antiguas de cartas topográficas con coordenadas, longitud y latitud. Si bien tenían importantes errores, cabe decir que eran un gran avance para la cartografía de su momento. Sus trabajos sirvieron para perfeccionar los métodos de proyección de mapas y presentó los términos equivalentes a lo que hoy conocemos como paralelos y meridianos, trazando las líneas imaginarias de las altitudes y las longitudes.

Uso de un lenguaje sencillo

Los estudiosos de la figura de Claudio Ptolomeo destacan el lenguaje sencillo de las obras que han sobrevivido al paso del tiempo. Ptolomeo era consciente de la importancia de que su mensaje fuera sencillo, comprensible para todos los que leyeran sus obras, fueran hombres cultos como grandes matemáticos o simples personas con un mínimo de alfabetización.

Ptolomeo quería que el conocimiento del que era sabedor llegara a muchas personas, sin importar cuál fuera su formación de matemáticas. Se podría decir que era un adelantado y tuvo un razonamiento propio del pensamiento catedral, queriendo que lo que había descubierto trascendiera en el tiempo. Deseaba que lo que él sabía en su momento sirviera para que las personas del futuro pudieran descubrir más a partir de lo descubierto por él.

Sabía que cuanto más sencillos de entender fueran sus obras, más traducciones se harían y más influencia ganaría. Por esto se dice que, gracias a ello, varios siglos más tarde los conocimientos recogidos y formulados por Claudio Ptolomeo servirían al explorador genovés Cristóbal Colón, especialmente los referentes al cálculo de distancias geográficas y mapas de regiones muy lejanas. Ptolomeo creía que la Tierra era una esfera, motivo por el cual Colón creyó posible ir a la India dirección oeste.

  • García, J. (2003) La península Ibérica en la Geografía de Claudio Ptolomeo. Universidad del País Vasco. Fondo Editorial de Cultura.
  • Dorce, C. (2006) Ptolomeo: el astrónomo de los círculos. España. Nivoa Libros y Ediciones.
  • Bellver, J. (2001) Criticas a Ptolomeo en el s. XII. Ciudad de México.
  • Fernández, Tomás y Tamaro, Elena. «Biografia de Claudio Tolomeo». En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea [Internet]. Barcelona, España, 2004. Disponible en https://www.biografiasyvidas.com/biografia/t/tolomeo.htm [fecha de acceso: 23 de diciembre de 2021].
  • Bagrow, L. (1945). The Origin of Ptolemy's Geographia. Geografiska Annaler, 27:318-387.
  • Stevenson, E. L. Trad./ed. (1932). Claudius Ptolemy: The Geography. New York Public Library. Reprint: Dover, 1991.

Artículos relacionados