15 antidepresivos naturales (con explicación de sus beneficios)

Varios antidepresivos naturales que puedes encontrar en herbolarios o incluso en supermercados.

Nahum Montagud Rubio

Nahum Montagud Rubio

Antidepresivos naturales, y cómo tomarlos

La depresión es un problema psicológico que requiere de la intervención de profesionales en salud mental, tanto psicólogos como psiquiatras.

No obstante, si bien siempre es preferible acudir a terapia, podemos introducir en nuestro estilo de vida varios alimentos y compuestos naturales que nos pueden ayudar a reducir y prevenir la sintomatología de los cuadros depresivos.

A continuación vamos a descubrir varios antidepresivos naturales de muy fácil obtención y cuyo consumo regular contribuye a regular el estado anímico, aunque no sirve para curar trastornos psicológicos.

15 antidepresivos naturales: características y cómo usarlos

Podemos considerar como antidepresivos naturales a cualquier elemento que contenga uno o varios principios activos que contribuya a regular el estado anímico. Se trata de remedios naturales, en tanto que sus propiedades terapéuticas o potencialmente preventivas de problemas anímicos se encuentran de forma natural en la planta o animal del que se ha extraído el producto final.

Este tipo de antidepresivos no son tan potentes como los psicofármacos ni tan eficaces como lo es acudir a un psicólogo en caso de presentar una depresión, sin embargo sí que pueden ser una buena opción para mantener el estado de ánimo regulado además de mantener un estilo de vida saludable. No son solo antidepresivos naturales ciertas plantas tomadas en forma de infusión o pastillas de fitoterapia, sino también se encontrarían dentro de este grupo alimentos como el pescado, los cítricos o las legumbres por contener vitaminas y nutrientes que contribuyen a una buena salud mental.

A continuación vamos a hablar de tres grupos principales de antidepresivos naturales: remedios herbales, pastillas “naturales” y alimentos con propiedades antidepresivas.

Remedios herbales

Dentro de este grupo encontraríamos todas las plantas que tomadas tanto en forma de infusión como ingeridas se cree que podrían tener cierto valor terapéutico regulando el estado de ánimo.

1. Hierba de San Juan

La hierba de San Juan o hipérico (Hypericum perforatum) es una flor amarilla ampliamente conocida en la historia de la medicina. Es considerado un remedio herbal muy eficaz contra la depresión, quizás de los que más, y es fácil de conseguir en herbolarios.

Normalmente se comercia como un suplemento alimentario que produce unos efectos similares a los ISRS, siendo esto uno de los principales fármacos antidepresivos usados en terapia psiquiátrica como por ejemplo la fluoxetina, que inhibe la recaptación de la serotonina y cambia los niveles de dopamina y norepinefrina.

La administración de la hierba de San Juan suele ser en forma de una infusión con esta hierba y, además de regular el estado anímico, es útil como antiinflamatorio para los dolores musculares y los espasmos.

Suele recomendarse tomarla a finales de verano para evitar lo que se conoce como desorden afectivo estacional y también para combatir el síndrome posvacacional. También se puede tomar para calmar la ansiedad.

Hierba de San Juan

2. Rhodiola rosea

La Rhodiola rosea, llamada comúnmente rhodiola, es una hierba que se consume porque se cree que aporta grandes niveles de energía. La rodiola se consume seca, tomando dosis entre 250 y 750 mg al día máximo, en una o dos tomas, contribuyendo a reducir la fatiga, el cansancio y la anhedonia, motivo por el cual es usada para combatir la depresión.

Pero además de ser útil para tratar la depresión ligera de forma natural, la rhodiola es tradicionalmente usada por estimular la actividad sexual y también se le han atribuido propiedades anticancerígenas. De hecho, este vegetal es ampliamente consumido en los países nórdicos, y ahí se ha tomado también para evitar la pérdida de cabello, combatir la infertilidad y soportar las duras condiciones climáticas de los lugares fríos.

3. Ginkgo biloba

El ginkgo biloba es una planta especialmente útil para personas mayores de 50 años, sobre todo porque mejoran la circulación y reduce los daños a nivel cerebral asociados con el envejecimiento, cambios que pueden alterar el estado de ánimo. Normalmente se recomienda consumirla a dosis bajas, entre unos 100 y 200 mg al día y se ha visto que el extracto de esta planta contribuye a los niveles de serotonina, la hormona de la felicidad.

4. Lavanda

La lavanda (Lavandula latifolia), además de ser una planta bastante bonita, también ha sido usada como remedio natural para combatir problemas de salud, entre ellos los síntomas de tipo depresivo. Este vegetal ayuda a reducir los síntomas estomacales, promoviendo el apetito, aliviando los cólicos y náuseas. Suele ser tomada en forma de infusión o en forma de repostería.

Lavanda

5. Albahaca

La albahaca (Ocimum basilicum) es usada en forma de aceite esencial para tomar baños y también en aromaterapia para inducir a la relajación. Sus bondades también son aprovechadas siendo consumida en forma de infusión, siendo recomendable hacerlo cada noche, antes de irse a dormir, reduciendo la ansiedad, la fatiga y teniendo propiedades antidepresivas.

6. Borraja

La borraja (Borago officinalis) previene contribuye a potenciar el bienestar emocional. Se recomienda su consumo por las noches, antes de irse a dormir, al igual que con las infusiones de albahaca. Puede ser consumida tanto en forma de té como de zumo, según la época del año y como más se prefiera tomar.

7. Damiana

La damiana (Turnera diffusa) es considerada uno de los mejores antidepresivos naturales que podemos encontrar en los herbolarios. Esta planta tiene propiedades antidepresivas, además de que se le atribuye ser un afrodisíaco, laxante y estimulante natural debido a que estimula los centros espinales, ayudando en la micción. Ayuda también al sistema hormonal, siendo usada para la depresión postparto y la menopausia.

Damiana

Pastillas naturales

Existen multitud de pastillas naturales elaboradas para combatir la depresión. Como hemos mencionado, no se trata de medicamentos tan potentes como los psicofármacos ni tampoco son tan eficaces como la psicoterapia, pero pueden ser una buena opción para los casos de depresión más leve y también como medida menos invasiva para tratarla.

8. Animus

El Animus es un complemento alimentario natural, formado por azafrán y vitamina B6 que ayuda a mantener estable el estado anímico, contribuye al equilibrio emocional e induce a la relajación. Esta pastilla se puede encontrar tanto en farmacias como herbolarios y su administración consiste en una toma por vía oral al día.

9. Courage

El Courage es una pastilla natural usada para regular el estado de ánimo. Esto lo consigue gracias a su composición, hecha a base de cinco nutrientes con capacidad psicorreguladora: B1, B2, B12, niacina y magnesio, además de combinar otros minerales. Se usa como complemento alimentario tomando una dosis diaria.

10. Gaba 50

El Gaba 50 son unos comprimidos cuyos efectos contribuyen a reducir la ansiedad, ayudan a conciliar el sueño y también tiene propiedades anticonvulsivantes y antiespásticas. Uno de sus efectos terapéuticos o secundarios, en función de para qué sea usado, es que reduce el apetito. Entre sus componentes encontramos la vitamina B6 y el magnesio, se puede obtener en herbolarios y fármacos y se debe tomar una vez al día.

Alimentos antidepresivos

Por último entramos en el grupo de los alimentos antidepresivos. Aquí los vamos a agrupar en función del nutriente que asociado con efectos terapéuticos para la depresión. Los principales son los siguientes.

11. Alimentos ricos en ácido fólico

En diferentes estudios se ha concluido que la ausencia de ácido fólico es una condición común en personas deprimidas. Por ello, para evitar los problemas relacionados con su escasez deben tomarse alimentos ricos en este nutriente, entre los que podemos encontrar cacahuetes, cítricos, verdura, leche y cereales.

Cítrico

12. Alimentos con omega-3

La omega-3 puede ayudar a reducir la sintomatología depresiva. Se trata de ácidos grasos naturales que, además de ayudar con el bajo estado de ánimo, puede contribuir a evitar los estados de ansiedad. Este nutriente debe incorporarse a través de la alimentación puesto que el cuerpo no fabrica.

Se encuentra de forma natural en el pescado azul, frutos secos, verduras, avena, quinoa, aceite de oliva yema de huevo y mariscos, siendo la dieta mediterránea especialmente rica en omega-3.

13. Alimentos ricos en L-triptófano

El triptófano es un aminoácido que interviene en la producción de serotonina, con lo cual influye en el estado de ánimo. Su consumo induce a estados de relajación y tranquilidad, motivo por el cual el consumo de alimentos con L-triptófano sirve para prevenir la sintomatología de los cuadros ansioso-depresivos.

El triptófano se obtiene por medio de la dieta y, una vez el organismo lo ha obtenido, lo convierte en niacina, serotonina y melatonina. Entre los alimentos que contienen este nutriente tenemos plátanos, piñas, mangos, dátiles, aguacates, sésamos, avena, almendras, pipas de calabaza, pavo, pollo, ternera, huevos y queso.

14. Alimentos con vitamina B

La vitamina B tiene altos contenidos de folacina o ácido fólico. Este tipo de vitaminas son de gran importancia para la regeneración del sistema nervioso y, aunque no son estrictamente un antidepresivo natural, sí que ejercen una función protectora del mismo, restaurando el tejido nervioso. Podemos encontrar vitamina B en muchos alimentos, como mariscos, vísceras, pescados, lácteos, huevos, garbanzos, espinacas, avena, zanahorias, trigo sarraceno y aguacates.

15. Especias

Por último, entre los alimentos con propiedades antidepresivas encontramos tres especias: el azafrán, la cúrcuma y la pimienta cayena.

El azafrán es una especia bastante cara que tiene un efecto muy potente para tratar la depresión. Este alimento protege los niveles de serotonina y dopamina contribuyendo en la regulación del estado de ánimo.

Luego tenemos la cúrcuma, alimento que contiene curcumina, un compuesto que es considerado un antidepresivo natural. Esta especia puede aumentar el nivel de serotonina, induciendo a un estado de ánimo mejor y mayor tranquilidad. También incrementa la dopamina en el cerebro, regulando las emociones.

Finalmente encontramos la pimienta cayena que gracias a su compuesto, la capsaicina, consigue estimular la producción de endorfinas, mismas sustancias que se producen tras haber hecho actividad física y que provocan una sensación de placer y paz mental.

Artículos relacionados