En relativamente poco tiempo, la terapia online se ha convertido en una herramienta necesaria de asistencia terapéutica que presenta ventajas tanto para pacientes como para psicólogos.

Por supuesto, eso no significa que tenga que desaparecer la típica visita al centro de psicoterapia; a fin de cuentas, en muchos casos las personas prefieren poder estar en la misma habitación con el profesional, sin necesidad de usar un dispositivo electrónico. Sin embargo, hay ocasiones en las que las ventajas de la modalidad online son especialmente destacables, y optar por ella es la opción más adecuada. En este artículo nos centraremos en este tema: en qué situaciones compensa claramente recurrir a la psicoterapia online.

¿Qué es la psicoterapia online?

Empecemos por lo fundamental: aclarando en qué consiste la psicoterapia online. Se trata de un servicio de intervención psicoterapéutica que se produce sin necesidad de estar cara a cara en la misma habitación con el psicólogo, gracias al uso de dispositivos electrónicos y de aplicaciones de comunicación, que permiten comunicarse en tiempo real.

Además, la eficacia de la terapia online puede ser igual de útil que la de la terapia presencial, y se puede aplicar para tratar casi todos los problemas habituales como en consulta, salvo en algunas excepciones en las que no son necesarios recomendables este tipo de terapias.

Sí que es cierto que se pierden aspectos como la calidez, la cercanía y también se pierden el lenguaje no verbal, pero se gana en disponibilidad directa, disponibilidad e inmediatez para ayudar a los pacientes de forma inmediata en cualquier situación en que sea necesaria. Es por ello que se recomienda, en la medida de lo posible, combinar las sesiones online con alguna sesión presencial.

¿En qué casos conviene optar por la terapia online?

Este es un resumen de los casos en los que la psicoterapia online se vuelve la forma de terapia preferible gracias a sus características. Por supuesto, ninguno de ellos es determinante del todo, pero estas ideas te pueden servir de pauta a la hora de elegir asistencia psicológica a distancia o presencial.

1. Si buscas aún más discreción

Aunque hoy en día el hecho de ir a psicoterapia está muy normalizado, algunas personas aún experimentan cierta vergüenza que los demás sepan que se está yendo al psicólogo, incluso si no se está tratando ningún trastorno (por ejemplo, en los casos en los que el problema son las discusiones de pareja o la baja autoestima).

2. Si no puedes moverte de casa

Hay muchas situaciones en las que quien necesita acudir a psicoterapia no está en condiciones de abandonar el hogar durante mucho tiempo, o le va muy mal tener que moverse. Es el caso de algunos pacientes con movilidad reducida, o de quienes tienen niños pequeños que cuidar, o incluso el de quienes deben pasar por un tiempo de cuarentena, tal y como nos han demostrado episodios recientes como la pandemia de coronavirus.

Afortunadamente, la terapia online anula este tipo de limitaciones: si hay una conexión a Internet con un mínimo de estabilidad en la transmisión de datos, hay la posibilidad de tener sesiones de videollamada con el psicoterapeuta.

3. Si tienes un horario demasiado repleto de responsabilidades

Otro de los casos en los que la terapia online es la modalidad más recomendable es aquel en el que apenas se tiene tiempo entre el trabajo y las responsabilidades familiares o del hogar. Como la psicoterapia online elimina el tiempo de traslado hasta el centro de psicología y no nos obliga a estar a cierta hora en un lugar concreto (siempre que dispongamos de lugares tranquilos, con privacidad y con conexión a Internet), es mucho más fácil conseguir que estas sesiones encajen en nuestra agenda.

4. Si viajas a menudo

Uno de los aspectos más importantes en cualquier proceso terapéutico es la constancia y el compromiso con nuestra propia mejoría. Por eso, hay que evitar que los viajes rompan la dinámica de ir a psicoterapia siempre con la periodicidad recomendada. De esta manera no solo será más fácil llegar cuanto antes a los objetivos fijados en las primeras sesiones, sino que además estaremos maximizando las probabilidades de que como pacientes no terminamos tirando la toalla y dejando de acudir al psicólogo.

5. Si sientes inseguridad

Otro de los casos en los que es buena idea elegir la terapia online es cuando como pacientes nos sentimos inseguros, o incluso un poco intimidados, ante la idea de ir por primera vez a psicoterapia. Esto es así porque al poder contar con la ayuda del psicólogo sin tener que salir de un entorno que nos resulta familiar y en el que nos sentimos cómodos, es menos probable que sintamos ansiedad durante la primera o las dos primeras sesiones.

¿Te interesa tener sesiones de psicoterapia online?

Despertares

Si has decidido asistir a terapia online, sea por el problema que sea, te invitamos a ponerte en contacto con nuestro equipo de psicoterapeutas. En Consulta Despertares disponemos de varios centros abiertos por varias ciudades de la Comunidad de Madrid y llevamos muchos años recibiendo en consulta a gente de todas las edades, pero más allá de la atención presencial cara a cara con los pacientes, también contamos con un potente servicio de terapia psicológica online. Para ver más información acerca de nuestra clínica de asistencia psicológica, haz clic en este enlace.

Referencias bibliográficas:

  • Change, P.M. (2011). Effectiveness of cybertherapy in mental health: a critical appraisal. Stud Health Technol Inform 167: pp. 3 - 8.
  • Gratzer, D. y Khalid-Khan, F. (2016). Internet-delivered cognitive behavioural therapy in the treatment of psychiatric illness. CMAJ, 188(4) pp. 263 - 272.