Un proceso de cambio y desarrollo personal. Unsplash.

El miedo es probablemente la emoción que más nos condiciona y que está detrás de muchos de nuestros problemas y límites habituales.

Tenemos miedos muy habituales a la soledad, a perder, a arriesgar, a no sentirnos queridos, al rechazo o al sufrimiento. El miedo está detrás también de sentimientos como la culpa, la inseguridad, la ansiedad, la angustia o incluso la ira. Sin embargo, el problema no es el miedo... sino tu forma de gestionar y entender ese miedo.

El miedo es una emoción útil y que nos sirve principalmente para sobrevivir. Cuando se habla de "emociones negativas", realmente no se refiere a la emoción en sí sino a la forma de gestionar y entender esa emoción. Sirve para protegerte y tener claros cuáles son tus límites, e incluso es habitual educar a los niños usando el miedo como estrategia para que estén seguros.

El problema es cuando el miedo nos trata de proteger de una situación que realmente no es peligrosa y solo está limitando tu vida. Si vives con ese tipo de miedo, se trata de un miedo disfuncional.

¿Qué es un miedo disfuncional?

Cuando tu forma de entender y gestionar tus emociones te llevan a miedos disfuncionales (o ira, culpa, estrés, ansiedad, etc.), significa que esas emociones no te están ayudando a crecer, a conocerte más y a vivir con más bienestar, sino que solo están limitando tu vida.

El miedo disfuncional es la base de la gran mayoría de los problemas. La ira es una forma de miedo activo (cuando no puedes evitar lo que te da miedo, reaccionas con ira para tratar de tener el control). La culpa también es una forma de miedo (ya que temes las consecuencias sobre ti o sobre tu autoimagen). El sufrimiento, la ansiedad o la angustia también son formas de miedo (que te crean un estado fisiológico más desagradable... es el miedo llevado a una intensidad superior).

¿Cómo superar el miedo disfuncional?

En ciertos momentos de nuestra vida queremos vivir un proceso de cambio profundo porque existen situaciones o experiencias que se repiten y suelen ser desagradables, como si viviésemos en un círculo del cual no podemos salir.

Esto nos puede ocurrir tanto en la vida personal (familiar, de pareja, en relación a la autoestima, etc.) como en la parcela profesional (en relación a emprendimientos, proyectos, con el equipo de trabajo, etc.). Sea cual sea el problema, el miedo disfuncional siempre está detrás de esos problemas.

En los últimos 10 años he acompañado como psicólogo y coach a personas de varios países diferentes en procesos de cambio muy profundos. Tarde o temprano, fuera cual fuera el proceso, las personas tenían que enfrentar ciertos miedos para superarlos. Sin embargo, la clave no estaba en vencer esos miedos como si se trataran de enemigos (ya que forman parte de uno mismo), sino de entender sus emociones con más profundidad y saber gestionarlas de una forma más funcional.

Esto no es algo que pueda conseguirse en pocos días (con libros, charlas y demás recursos que son interesantes pero no ayudan a conseguir un cambio real por sí mismos) pero sí en una serie de semanas o pocos meses mediante un proceso profundo, comprometido y con la compañía que te permita ampliar tu punto de vista y entender mejor ese miedo para que tus emociones estén de tu lado en lugar de en tu contra.

En eso consiste realmente un proceso de gestión de emociones (también llamado "inteligencia emocional"). No se trata de seguir consejos o tips, sino de vivir un proceso de cambio donde tus emociones salgan a flote y sepas entenderlas y gestionarlas. Tus miedos, en realidad, solo te están dando una información sobre ti, y cuando la entiendas, todo lo que te ocurre cambiará.

Un proceso de entrenamiento emocional

Te invito a que visites empoderamientohumano.com, la escuela de desarrollo personal online que creé para acompañar a personas que quieran vivir su proceso de cambio con compañía experta y desde casa y con libertad de horarios. En la escuela encuentras un programa gratuito llamado Emociónate para dar los primeros pasos, y también un programa de cambio profundo de 3 meses.

¿Cómo funciona un proceso de cambio para superar el miedo? Esta evolución personal sigue estos pasos:

1- Aprender a entender tus emociones

Así averiguas cómo las gestionas ahora: en esta fase se trata de conocerte mejor y responder a preguntas clave que te ayuden a profundizar en tus emociones

2. Diseñar un plan de acción que te ayude a gestionar tus emociones de forma diferente

Esto se plasma en cambios en relación a lo que haces, interpretas y sientes. Desde este momento descubres la relación entre tus emociones y tus creencias, tu forma de comunicarte, tus relaciones personales, tu trabajo o tu autoestima.

3. Gestionar las relaciones

Finalmente, aprendes a gestionar tus emociones de forma más funcional para que el miedo quede muy atrás, y lo interiorizas en tu vida para que este cambio dure para siempre.

En unas pocas semanas los cambios ya se sienten y al cabo de 3 meses el miedo sigue ahí, pero ya no domina tu vida. Esa es la clave: no luches contra tus emociones, sino entiéndelas y tenlas de tu lado. Las emociones no son más que tus compañeras de viaje y la energía fundamental en la que se basa tu conducta.