Probablemente hayas escuchado la palabra "globalización" en numerosas ocasiones. Muchas de esas ocasiones, quizás en viajes. Es decir, conociendo otras culturas y otros países.

En especial si perteneces a la generación ‘X’ (personas nacidas entre los años 60 y hasta principios de los 80) o generación millennial (nacidos entre los años ‘80 y el año 2000), es muy probable que relaciones el concepto globalización con "unificación de las culturas y las ideas".

Aquí veremos de dónde viene la palabra, cuándo y en qué regiones empezó a originarse este fenómeno, y pros y contras de este proceso tan dinámico.

¿Qué es la globalización?

El concepto de globalización hoy en día está muy asociado al hecho de ver mundo y a que cada vez se aprecien más cosas similares en todos los países: catenas d restaurantes, marcas de ropa, compañías tecnológicas, idiomas, etc. Podría decirse que globalización se asocia a aspectos socio-culturales, si bien es cierto que la globalización es un concepto un poco más complejo. En esencia, contempla el hecho de comunicación y relación entre los distintos países, ya sea a nivel cultural o social

El concepto de globalización hace referencia a un proceso a nivel económico, tecnológico, político, cultural y social a escala mundial. En este proceso se produce una creciente comunicación entre los diferentes países del mundo, favoreciendo las uniones de mercados, uniones culturales, uniones sociales, a través de un conjunto de transformaciones sociales y políticas.

En este proceso, se acaba entendiendo cada sociedad y cada cultura, como algo "global". Este proceso se trata de un cambio dinámico y que es llevado a cabo por la sociedad en sí, acompañado de una serie de modificaciones culturales y también en el ámbito legal (cambio de leyes, aprobación de decretos…) que van acordes con estos cambios.

¿Cuando empezó este proceso mundial?

Se conoce que la globalización se originó en la civilización occidental (países occidentales) y que poco a poco y a lo largo de la segunda mitad del siglo XX así como principios del siglo XXI, se ha ido extendiendo alrededor del mundo.

El concepto empezó a usarse para referirse a cambios de índole económica y básicamente se caracterizaba por la integración de las economías locales y pequeñas a una economía más mundial y a gran escala.

En esta economía más a gran escala, la producción y las características de llevar las empresas se deciden a otro nivel, teniendo un papel fundamental las empresas multinacionales. Todo esto acompañado de la necesidad de una sociedad de consumo.

Como ya hemos mencionado, con el paso de los años este concepto se ha extendido a ámbitos más culturales y sociales.

Ventajas e inconvenientes de la globalización

Como todo proceso dinámico que tiene su claro impacto en las políticas de los países y en los habitantes de estos, hay movimientos que se oponen a este proceso, así como otros sectores sociales que lo apoyan y defienden.

A continuación, os mencionaremos algunos de estos pros y contras de la globalización que han sido postulados por expertos del tema de la globalización.

1. Pros

Ciertas vertientes políticas manifiestan que los altos niveles de libertades políticas y económicas, han sido importantes en el mundo desarrollado y han derivado en altos niveles de riqueza material.

Además, el libre comercio característico del proceso de globalización ha impactado en un aumento de la prosperidad económica y las oportunidades laborales en términos geográficos. Así pues, se produce una mayor producción, reducción de los precios, más empleos, y mejor nivel de vida, especialmente para las personas que viven en países en desarrollo.

También se ha hablado de que la comunicación y pactos entre países hace disminuir la desigualdad en los ingresos.

En ámbitos más políticos, la presencia de la democracia e igualdad ante la ley se ha incrementado y además las los derechos de las mujeres han avanzado, poniendo como punto de inflexión el sufragio universal, a partir del cual las mujeres ya podían votar.

Por otro lado, y a nivel sanitario y social, ha aumentado mucho la esperanza de vida, debido a estas comunicaciones entre países en áreas médicas y tecnológicas. Además, cada vez hay menos diferencia entre la esperanza de vida de países en vías de desarrollo y países desarrollados.

En cuanto al acceso a la electricidad, radios, teléfonos, automóviles, incluso a aspectos básicos como acceso al agua potable o la educación, cada vez existe menos desigualdad.

A nivel cultural, existe una ganancia en cuanto a intercambio de información. El conocimiento compartido enriquece a todo el mundo, facilitando además la convivencia entre distintas culturas.

2. Contras

En cuanto a aspectos negativos de la globalización, principalmente se atribuyen a la homogeneidad cultural, la pérdida de identidad y la desigualdad económica. Esto es, que cada vez las sociedad se parecen más entre sí, con iguales gustos culturales, modas, etc.

En cuanto a cultural, ocurre que las lenguas minoritarias están en mayor riesgo de desaparición o, al menos, de pérdida de influencia en sus territorios.

Finalmente, en cuanto al aspecto económico, uno de los aspectos más importantes de la globalización sería el hecho de que muchas empresas nacionales se van a países donde los costes de producción son más bajos. Este hecho hace que los puestos de trabajo del país inicial desaparezcan, por lo que esto repercute en un aumento del paro un abaratamiento de la mano de obra.

Esto ha hecho que crezcan las desigualdades, y así, las pequeñas empresas nacionales y los profesionales autónomos han visto peligrar sus ingresos y en consecuencia los trabajadores en general han perdido capacidad adquisitiva.

Una influencia masiva en todos los países

Es evidente, que las sociedades evolucionan, se desarrollan, y con ello inevitablemente el mundo avanza en una dirección ligeramente común.

A nivel más social, la globalización ha dado valor al hecho de respetar lo local dentro de un contexto global. A nivel humano, el proceso de globalización puede ser positivo para sentirnos en un mundo más de todos, más común y para ganar en respeto y tolerancia hacia otras personas pertenecientes a otras sociedades o culturas.

Durante el año 2016, la UNESCO apoyó la causa para que diversos países diseñaran banderas a favor de la paz. Estos diseños se llevarían a cabo por relevantes artistas y diseñadores gráficos de cada país.

La idea nació por la dificultad de consenso sobre una bandera única, ya que los símbolos, los conceptos de paz e incluso los colores tienen diferentes significados en diferentes culturas. Y esta fue una de las consecuencias más emotivas de la globalización.

Referencias bibliográficas:

  • Barea, M. y Billón, M. (2002): Globalización y nueva economía. Madrid: Encuentro Ediciones.
  • CEPAL (2002): Globalización y desarrollo. Santiago de Chile: CEPAL.
  • Guillochon, B. (2003): La globalización: ¿un futuro para todos? Paris: Larousse.