Si en los últimos años la psicoterapia online ya estaba experimentando una rápida expansión en cuanto a su popularidad entre psicoterapeutas y pacientes, la aparición de la pandemia de 2020 no ha hecho más que acelerar esta progresión.

Hoy en día esta forma de intervención psicológica está más consolidada que nunca, e incluso es muy conocida por personas que nunca han acudido a un psicólogo y ni siquiera se plantean hacerlo en un futuro próximo. Ahora bien… ¿cuáles son sus características definitorias, aquello que la separa de la psicoterapia convencional?

A lo largo de este artículo veremos un resumen de las diferencias y las similitudes entre la psicoterapia online y la psicoterapia presencial, algo muy útil para saber qué esperar de esta clase de servicios.

¿Qué diferencias hay entre la terapia psicológica online y la terapia presencial?

Estas son las principales diferencias entre la terapia online y la que tiene lugar de manera presencial, ya sea en la consulta de psicología o en un centro de salud de mayor envergadura.

1. Con la terapia online no hace falta desplazamiento

Esta es probablemente la característica que más salta a la vista en cuanto a la terapia online: es posible hacer uso de ella sin salir de casa, siempre que se dispone de conexión a Internet y de un dispositivo electrónico capaz de conectarse a la red, con pantalla y cámara. Esto supone ahorro de tiempo, esfuerzos y, en muchos casos, también de dinero.

2. El canal de comunicación es distinto

Otra de las principales diferencias entre la psicoterapia online y la psicoterapia presencial es que en el primer formato el canal de comunicación es una plataformas digital, mientras que en el segundo caso la interacción tiene lugar en la misma habitación. Esto implica que el paciente debe tener unos conocimientos mínimos a la hora de utilizar el dispositivo electrónico y la interfaz de la videollamada, pero afortunadamente, su funcionamiento es sencillo, y en todo caso los psicólogos ayudan a la hora de resolver las dudas.

3. La terapia online ofrece un espacio que resulta familiar para el paciente

Desde la primera sesión de psicoterapia online, ésta puede transcurrir en un lugar que el paciente ya conoce bien, dado que no es necesario acudir a un local en el que no se había estado antes. Esto hace que, de manera sutil y semi-inconsciente, los pacientes suelan estar más relajados y se abran más a explicar sus problemas, lo cual agiliza la dinámica del proceso terapéutico.

4. La psicoterapia online ofrece un extra de anonimato y discreción

Como para usar la terapia online no es necesario entrar a un gabinete de psicología o a la consulta de un psicoterapeuta, sino que simplemente hay que buscar un lugar tranquilo y reservado que dispone de conexión a Internet, esto aporta un extra de anonimato a la hora de recurrir al apoyo psicológico. Aunque actualmente cada vez son menos las personas que sienten reparos en reconocer que van a psicoterapia, esta es una característica que sigue resultando importante para algunos pacientes.

5. Con el formato online hay mayor accesibilidad al apoyo psicológico

Debido a las diferencias entre la terapia online y la presencial, muchas de las cuales resultan ventajosas para quienes eligen el primer formato, la psicoterapia puede llegar a más gente. Por ejemplo, a personas que debido a su estado de salud, al lugar en el que se vive (aislado de los grandes núcleos urbanos o mal conectado a ellos) o a sus dificultades económicas no puedan permitirse desplazarse semanalmente a un centro de psicoterapia.

Similitudes entre la psicoterapia online y la psicoterapia presencial

Estos son los aspectos en los que la terapia online y la terapia presencial ante el psicólogo se parecen.

1. Tienen un nivel de eficacia equiparable

Si se dispone de los requerimientos técnicos adecuados en cuanto a la calidad del dispositivo electrónico y de la conexión a Internet (algo que hoy en día es lo habitual en la mayoría de hogares españoles), la eficacia de la psicoterapia online es básicamente la misma que la de la psicoterapia presencial, salvo en casos especiales, como la terapia infantil con niños pequeños.

2. Los profesionales que dan el servicio son psicólogos acreditados

El tipo de formación de los psicólogos que realizan terapia online es el mismo que el de los que ofrecen psicoterapia presencial. En todos los casos se trata de psicólogos con formación universitaria, especializados en terapia.

3. Son servicios que requieren cita previa

Tanto la terapia online como la presencial se basan en sesiones que deben ser acordadas antes de realizarse, dado que para poder ofrecerlas, los psicólogos tienen que poder prepararlas antes y asegurarse de que tienen un hueco en su agenda para dedicarles un tiempo de manera consistente a lo largo de las semanas. Lo cual nos lleva al siguiente punto.

4. Su duración es la misma

Otra de las similitudes entre la psicoterapia presencial y la psicoterapia online tiene que ver con su duración. Nunca se basan en una o en un par de sesiones, y tampoco se prolongan durante años. Para ayudar a los pacientes a superar los problemas por los que acuden a consulta, es necesario que estos se comprometan a realizar terapia durante varias semanas o meses, sin saltarse sesiones.

¿Te interesa contar con apoyo psicológico profesional?

Avance Psicólogos

Si buscas servicios de psicoterapia, ya sea presencial o en formato online, ponte en contacto con nosotros. En Avance Psicólogos llevamos 20 años ayudando a todo tipo de pacientes, y actualmente atendemos en ambos formatos, ya sea cara a cara en nuestro centro de Madrid, como a través de videollamada. En esta página puedes ver nuestros datos de contacto.

Referencias bibliográficas:

  • Gratzer, D. y Khalid-Khan, F. (2016). Internet-delivered cognitive behavioural therapy in the treatment of psychiatric illness. CMAJ, 188(4) pp. 263 - 272.
  • González-Peña, P., Torres, R., Del Barrio, V., y Olmedo, M. (2017). Uso de la tecnología en la práctica psicológica en España. Infocop.
  • Simon, G.E; Ludman, E.J (2009). It's time for disruptive innovation in psychotherapy. The Lancet. 374(9690): pp. 594 - 595.