Los 8 efectos de la falta de autoestima

Así es como nos afecta psicológicamente la baja autoestima en el día a día.

Los 8 efectos de la falta de autoestima

La opinión que tenemos de nosotros mismos resulta de gran importancia y nos aporta la confianza que necesitamos diariamente no solo para tener más probabilidades de éxito en aquello que nos propongamos, sino también para ser felices en general.

Esta percepción que tenemos de nosotros nunca se limita a ser puramente racional, dado que va ligada a una serie de emociones y sentimientos que experimentamos en el día a día; es muy complicado hacer un análisis totalmente objetivo acerca de cómo somos y cómo nos comportamos. Por eso, la autoestima siempre tiene una parte intelectual, que podemos expresar con palabras, y otra emocional. Y también por eso, una baja autoestima da lugar a muchos problemas diferentes, ya que genera un efecto “bola de nieve” que nos lleva a auto-sabotearnos constantemente.

Para que te hagas una idea de lo importante que es cuidar este aspecto de la salud mental, en este artículo daremos un repaso a los principales efectos psicológicos de la falta de autoestima.

Efectos psicológicos de la baja autoestima

Las personas con un buen nivel de autoestima tienen mayores probabilidades de vivir la vida que quieren; por el contrario, las personas con baja autoestima están más predispuestas a desarrollar alteraciones en su salud mental y un estilo de vida que les perjudica a medio y largo plazo.

Entrando más en detalle, a continuación encontrarás un resumen de los principales efectos que provoca la falta de autoestima en el día a día.

1. Sentimiento de inseguridad

La inseguridad generalizada es uno de los efectos más característicos en las personas que desarrollan una baja autoestima, y a la larga se convierte en un rasgo que afecta a toda la persona en su conjunto, en cualquier actividad diaria. Tiene que ver con el sentimiento de tener que estar siempre sobrecompensando por todo aquello que podríamos estar haciendo mal, dedicando muchos esfuerzos a revisar lo que hacemos, no permitiéndonos “desconectar” del trabajo, y en general, sintiéndonos mal si dejamos de estar atentos a los indicios de que hemos cometido un error en algo.

La baja autoestima en una persona acaba minando cada vez su seguridad hasta el punto de convencerle de que no es capaz de hacer nada bueno en la vida y de que no sirve para nada.

Falta de autoestima

La falta de seguridad está también ligada a una falta de confianza en uno mismo y ambos déficits generan un gran malestar y sufrimiento en la persona afectada, hasta el punto de impedirle lograr cualquier meta u objetivo que se proponga.

2. Miedo

El miedo también es generalizado a cualquier ámbito de la vida de las personas con baja autoestima, una constante que se va convirtiendo cada vez más en parte de sus vidas y de su personalidad.

Este miedo puede manifestarse de muchas maneras, generalmente consiste en un miedo a fracasar o en un miedo a aceptar desafíos que pongan a prueba las capacidades personales o intelectuales del individuo.

En conclusión, una baja autoestima se caracteriza por un miedo esencial a salir de la zona de confort propia y a emprender nuevos caminos desconocidos para las personas, que no sabemos dónde nos llevarán.

3. Pensar demasiado las cosas

Los pensamientos recurrentes sobre eventos pasados o futuros son habituales en personas con bajos niveles de autoestima, quienes analizan pormenorizadamente cualquier cosa que hacen durante el día con altos niveles de autoexigencia.

Esta tendencia a sobrepensar demasiado todas las cosas también se debe a la tendencia de la persona a creer que no hace nada bien nunca, por eso también se acaba generando un perfeccionismo excesivo.

Este perfeccionismo también acaba desarrollando en la persona con baja autoestima una necesidad imperiosa en demostrar que son buenos trabajadores, quedándose trabajando hasta altas horas de la noche en su lugar de trabajo.

4. Visión negativa de la realidad

Una visión negativa de la vida en general y una dificultad para ver el lado positivo de todas las cosas es el pan de cada día de muchas personas con baja autoestima, lo que les dificulta en muchas ocasiones encontrar la alegría y la felicidad en cualquier cosa que hacen. Es, en definitiva, un sesgo pesimista que nos lleva a omitir las cosas buenas que hacemos y que nos pasan.

Esta visión negativa provoca que lo vean todo negro y que nunca estén contentos de nada bueno que pueda ocurrir o acontecer en su vida diaria, lo que se relaciona también con un alto perfeccionismo.

De igual manera, también es habitual una actitud negativa causada por una visión negativa hacia uno mismo también o bien por considerar que los demás tienen una percepción negativa de la propia persona.

5. Dificultades de relación

La incapacidad para comunicarse bien y para establecer relaciones normales con las personas del propio entorno también caracterizan a quienes tienen bajos niveles de autoestima. Al tener baja autoestima, esperamos que los demás nos vean como un estorbo o como alguien con quien no se puede contar para lo importante.

La comunicación requiere en circunstancias normales una autoconfianza determinada y una serie de habilidades sociales y comunicativas de las que carecen las personas con baja autoestima.

6. Desmotivación

A largo plazo, una baja autoestima puede acarrear estados de desmotivación respecto a la vida diaria, así como agotamiento y apatía.

Este fenómeno afecta a la persona tanto en su vida personal como en su vida laboral y le impide sacar el máximo rendimiento tanto en el trabajo como en sus relaciones interpersonales.

7. Dependencia

La falta de confianza en las personas con baja autoestima acaban provocando que estas acaben dependiendo de otra persona en su vida diaria, al considerar que son incapaces de hacer nada bien y no pueden desenvolverse en el día a día sin apoyo externo.

Este fenómeno psicológico es verdaderamente problemático, ya que a la larga acaba minando aún más la confianza y autoestima de la persona y puede promover relaciones de dependencia emocional.

8. Autocrítica injusta

Una actitud extremadamente autocrítica y muy severa con las propias capacidades y el propio rendimiento también son efectos clásicos de la baja autoestima.

Es por eso que las personas tienden a generar relaciones obsesivas con su trabajo o con las tareas que están llevando a cabo, al no estar nunca conforme con el resultado de su trabajo.

¿Buscas servicios de asistencia psicológica?

Si te interesa disponer de apoyo psicoterapéutico, ponte en contacto conmigo.

Mi nombre es Carolina Marín y soy Psicóloga General Sanitaria, así como psicoterapeuta federada por la FEAP. Atiendo casos en mi consulta ubicada en Sevilla y de manera online por videollamada.

  • Hewitt, J.P. (2009). Oxford Handbook of Positive Psychology. Oxford University Press.
  • Hernangómez, L.; Fernández, C.; González, R.Mª. (2018) Manual de CEDE de preparación PIR. Psicología de la personalidad y diferencial. CEDE: 5ª Edición.

Psicóloga

Sevilla
Terapia online

Carolina Marín es psicóloga federada por la Federación Española de Asociaciones de Psicoterapeutas (FEAP) y miembro de la Asociación Española para la investigación y Desarrollo de la Terapia Familiar; su consulta está ubicada en Sevilla.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados