Un resumen de las características de la entrevista motivacional.

Muchas veces pensamos que las diferentes intervenciones psicológicas enfocadas a tratar problemas en salud mental consisten simplemente en terapias en sí. Sin embargo, una entrevista también puede ser una técnica psicológica y formar parte de una terpia, como veremos.

En este artículo conoceremos la entrevista motivacional de William Miller y Stephen Rollnick, desarrollada en 1999 y enfocada a tratar los comportamientos adictivos. Conoceremos sus fases, sus principios y las estrategias que utiliza para que se produzca el cambio terapéutico.

Entrevista motivacional: características

La entrevista motivacional fue desarrollada por W. Miller y S. Rollnick en 1999, y se dirigió a tratar los trastornos adictivos como la adicción al alcohol u otras sustancias (así como diferentes comportamientos adictivos). Esa entrevista, originalmente se concibió como un enfoque de terapia breve, para abordar la ambivalencia hacia al cambio característica de este tipo de pacientes.

La entrevista parte de una base teórica que considera que la motivación para el cambio no es impuesta desde afuera, sino que surge de la ambivalencia del paciente.

Además, se trata de un enfoque en línea con el Modelo Transteórico de Prochascka y DiClemente (que veremos más adelante), congruente también con los hallazgos de investigaciones contemporáneas sobre los factores que dan cuenta de la eficacia de la psicoterapia.

Por su parte, sus autores W. Miller y S. Rollnick siempre han afirmado que la entrevista motivacional es un enfoque con una filosofía particular, y no tanto una técnica.

¿A quién va dirigida?

La entrevista motivacional se ha aplicado y se aplica a pacientes que tienen algún tipo de trastorno adictivo, ya sea por abuso o por consumo problemático de sustancias, con el objetivo de fomentar la adherencia a tratamiento también de personas con problemas de salud mental y trastorno crónicos de salud.

Ademas, también ayuda a adoptar estilos de vida más saludables (ejercicio físico, dieta equilibrada, relaciones sexuales seguras, etc.).

Principios terapéuticos

La entrevista motivacional se basa en una serie de principios; son los siguientes:

1. Expresión de la empatía

El primer principio establece que la empatía del terapeuta es algo esencial; así, la aceptación por parte del terapeuta, tanto de la problemática del paciente como de su adicción en sí y de sus comportamientos, facilita el cambio terapéutico.

2. Desarrollar la discrepancia

El cambio aparece como consecuencia de la discrepancia que percibe el paciente entre sus actos, sus pensamientos, y lo que realmente desea conseguir a largo plazo (la abstinencia parcial o total).

3. Aceptar la resistencia

El tercer principio de la entrevista motivacional sostiene que el terapeuta no debe confrontar al paciente en sus discrepancias, ni proporcionarle argumentos sobre la necesidad de cambiar; considera que el terapeuta debe ejercer un rol más “libre o neutro” en ese sentido.

4. Apoyo de la autoeficacia

El hecho de que el paciente crea realmente que es posible cambiar es motivador para él. El terapeuta deberá apoyar ese sentimiento de autoeficacia cuando aparezca.

Fases

La entrevista motivacional se desarrolla en dos fases bien diferenciadas:

1. Construcción de la motivación para el cambio

La primera fase irá orientada a ayudar a construir una motivación real para el cambio, para abandonar de forma definitiva la bebida o la droga en cuestión (o reducir el consumo, según el objetivo terapéutico acordado).

En esta fase se emplean las siguientes técnicas: el uso de preguntas abiertas, de reflejos, de resúmenes, reconocimiento, aceptación de la resistencia y provocación de la discrepancia.

2. Fortalecimiento del compromiso para el cambio

En esta fase de la entrevista motivacional, se forlalece el compromiso del paciente desarrollado en la fase anterior. Aquí, se recapitula todo lo trabajado hasta el momento, y además: se fijan metas u objetivos, se consideran las diferentes opciones de cambio, se diseña un plan de acción y se extrae el compromiso del paciente.

Evidencia

La entrevista motivacional se ha demostrado más eficaz que el no tratamiento para las adicciones; es especialmente útil en la potenciación de otros tratamientos, mejorando la adherencia, la participación y la satisfacción de los pacientes.

¿Cúando se emplea?

Este tipo de entrevista se utiliza en el estadio de contemplación de una persona adicta a alguna sustancia; el estadio de contemplación es aquel en la que el paciente tiene dudas en relación al proceso de cambio.

Los estadios por los que pasa una persona con algún tipo de adicción, fueron propuestos en el Modelo Transteórico de Prochaska y Diclemente. Vamos a ver cuáles son (según orden de aparición en el tiempo):

  • Precontemplación: aún no existe intención de cambiar.
  • Contemplación: se considera la opción de cambiar.
  • Preparación para la acción: la persona se prepara para actuar.
  • Acción: la persona pasa a la acción y deja la sustancia.
  • Mantenimiento: la persona se mantiene abstinente durante 6 meses como mínimo.
  • Recaída: la persona vuelve a consumir.
  • Estadio de finalización: se supera la adicción.

Según Prochaska y Diclemente, las personas con algún tipo de adicción a alguna sustancia pasan por estas fases; normalmente irían en orden, pero pueden producirse regresiones en los estadios, vueltas, cambios, repeticiones, etc. Por ejemplo, una persona podría pasar del mantenimiento a la recaída, de la recaída al mantenimiento, y volver a la recaída.

Referencias bibliográficas:

Caballo (2002). Manual para el tratamiento cognitivo-conductual de los trastornos psicológicos. Vol. 1 y 2. Madrid. Siglo XXI. Miller, W. (1995) Motivational Enhancement Therapy with Drug Abusers. Center on Alcoholism, Substance Abuse, and Addictions (CASAA), Alburquerque: The University of Nuevo Mexico. Pacheco, M. (2011). Entrevista Motivacional de William Miller y Stephen Rollnick. Centro para el desarrollo de la psicoterapia estratégica breve, 1-43.