Uno de los aspectos más importantes para comprender la crisis de la pandemia global producida por el coronavirus es el hecho de que, aunque las personas más afectadas por las consecuencias sanitarias (no económicas) de esta pandemia global son relativamente pocas, estas no están repartidas de manera equitativa a lo largo de la población.

De hecho, sabemos que el COVID-19 se ceba mucho más con quienes tienen problemas de salud por enfermedad crónica, y entre las personas muy mayores. Pero más allá de este primer grupo de gente vulnerable al virus hay otro que, aunque normalmente no se ve perjudicado hasta el extremo de temer por su vida, también está sufriendo mucho durante estos meses: los profesionales sanitarios, fundamentalmente médicos y personal de enfermería.

En este artículo veremos hasta qué punto durante la crisis del coronavirus los servicios de psicología para sanitarios resultan fundamentales tanto para ellos mismos a nivel individual, como para el conjunto de la sociedad, teniendo en cuenta las condiciones de precariedad en las que muchas veces tienen que trabajar (por cuestiones más políticas que pertenecientes a su profesión).

La terapia psicológica para sanitarios es básica ante la pandemia

Si algo está claro en el mundo de la psicología es que, al contrario delo que sostenían pensadores como René Descartes, no existe una separación radical entre la mente y el cuerpo, para lo bueno y para lo malo.

Una de las implicaciones de esto es que el desgaste físico producido por las labores del día a día, si son duras, también son capaces de desgastarnos mentalmente. Si a esto le añadimos el hecho de que el trabajo en sí incluye tareas en las que muchas veces hay una gran carga emocional, la combinación resultante puede resultar muy difícil de gestionar a medio y largo plazo.

En el caso del trabajo de los sanitarios, por desgracia, estos días se cumplen ambas condiciones: hay mucha cantidad de trabajo, muchas decisiones complicadas en las que existe la obligación de adoptar posicionamientos éticos, y además se está en contacto con personas que sufren, y algunas de las cuales llegan a morir.

Por supuesto, los profesionales de este sector son capaces de lidiar con estas situaciones complicadas mejor que la media de la población, debido a una mezcla de formación durante muchos años de aprendizaje, por un lado, y un proceso de filtrado que es muy difícil pasar si se lidia muy mal con la angustia y con la necesidad de esforzarse. Sin embargo, todo tiene un límite, y por mucho que estos días se tienda a ensalzar la imprescindible labor de médicos y personal de enfermería, eso no puede servir como coartada moral para asumir que deben ser capaces de solucionarlo todo por sí solos. Es aquí donde entra en juego la psicoterapia.

Los 5 principales beneficios que la psicoterapia aporta a médicos y enfermeros

Estos son los principales motivos por los que los servicios de psicología aplicada a sanitarios resulta fundamental durante la crisis del COVID-19. En la mayoría de los casos, es posible beneficiarse de ellos a través de la terapia presencial y también mediante la asistencia psicológica online por videollamada.

1. Permite tratar los trastornos de ansiedad

Los trastornos de ansiedad están entre las alteraciones psicológicas más frecuentes en la población general, y su incidencia resulta más alta en los profesionales sanitarios. La terapia psicológica permite superarlas de manera eficaz, ya sean fobias, ansiedad generalizada, trastorno de pánico, u otras.

2. Ayuda a gestionar el sentimiento de culpa y el bajo estado de ánimo

Al haber pasado por una situación de colapso sanitario, se ha hecho necesario aplicar metodologías de triaje para establecer qué pacientes tienen prioridad para ser atendidos, muchas veces asumiendo un alto riesgo de muerte para quienes tienen que esperar.

El hecho de pasar por estas experiencias de manera habitual puede dar paso a situaciones de culpa, las cuales a veces incluyen recuerdos ansiógenos producidos por la frustración o el enfado de pacientes o de sus familiares.

La psicoterapia permite trabajar estos recuerdos que están ligados a creencias problemáticas acerca de uno mismo; procesos como la reestructuración cognitiva aplicada en psicoterapia resultan eficaces para dejar de sentirse mal. Del mismo modo, también permite prevenir y tratar los síntomas ligados a la depresión clínica y los trastornos relacionados con esta.

3. Permite abordar los casos de estrés postraumático

La exposición a muertes inesperadas puede dar pie al desarrollo de estrés postraumático, especialmente si estas pérdidas se dan en circunstancias muy duras. En terapia se contribuye a evitar que se consolide la aparición del Trastorno por Estrés Postraumático, y también se trata a quienes ya presentan todos los síntomas propios de esta alteración asociada a los flashbacks y a los problemas para dormir.

4. Ayuda a prevenir y a tratar el TOC

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo se fundamenta en los pensamientos o imágenes mentales que aparecen en la consciencia una y otra vez, de manera intrusiva, desencadenando una intensa respuesta de angustia que la persona siente la necesidad de aliviar inmediatamente a través de la realización de ciertos "rituales": las compulsiones.

Una de sus variantes más frecuentes es el TOC basado en el ritual del lavado de manos. Ante la idea angustiante de que las manos están contaminadas, quien desarrolla TOC experimenta serias dificultades al intentar no ir a lavárselas inmediatamente, algo que puede incluso producir lesiones en su piel con el paso de los días.

Por supuesto, una de las características del TOC es que, como trastorno que es, se compone de patrones de conducta irracionales y dañinos para la persona y/o para su entorno; en la crisis del coronavirus es normal lavarse mucho las manos, pero este hábito puede crear el caldo de cultivo para que algunas personas empiecen a desarrollar una tendencia excesiva a poner las manos bajo el grifo constantemente.

La intervención psicológica ayuda a evitar que los primeros síntomas del TOC conduzcan a la consolidación del trastorno, y permite superar el problema en los casos en los que ya se ha desarrollado TOC; para ello se suelen utilizar técnicas de desensibilización, muy usadas para tratar problemas de ansiedad.

5. Permite solucionar problemas familiares o de pareja

Los problemas en el trabajo pueden traducirse en problemas en el hogar, ya sea por la tendencia a la irritabilidad y el mal humor causados por la fatiga, como por la falta de dedicación a otra cosa que no sea pensar en el trabajo. En este sentido, no hay que olvidar que la intervención psicológica adopta muchas formas, y dos de ellas son la terapia de pareja y la terapia familiar.

¿Eres profesional de la salud y buscas terapia psicológica?

Psicólogos Majadahonda

En Psicólogos Majadahonda ofrecemos asistencia psicológica integral tanto de manera presencial en nuestro centro ubicado en Majadahonda como mediante la terapia online, esta última, de menor coste. Además, la primera sesión es gratuita, y ofrecemos ventajas especiales (a consultar) para los profesionales sanitarios. Para ver más información de nuestro centro o acceder a nuestros datos de contacto, entra a esta página.

Referencias bibliográficas:

  • Miller, L. (2009). Doctors, their mental health and capacity for work. Occupational Medicine, 59(1): pp. 53 - 55.
  • Kim, M.S., et. al. (2018). Mental disorders among workers in the healthcare industry: 2014 national health insurance data. Annals of Occupational and Environmental Medicine, 30: 31.
  • Ruitenburg, M.M.; Frings-Dresen, M.H.W. & Sluiter, J.K. (2012). The prevalence of common mental disorders among hospital physicians and their association with self-reported work ability: a cross-sectional study. BMC Health Services Research, 12, Num. art. 292.
  • Wicks, R.J. (2005). Overcoming Secondary Stress in Medical and Nursing Practice. Oxford: Oxford University Press.