Los 9 tipos de logos (explicados y con ejemplos)

Un resumen de los tipos de logos que se utilizan en el mundo del marketing y la publicidad.

Tipos de logos

En el lenguaje popular solemos usar las palabras “logo” y “logotipo” como si fueran sinónimos o, mejor dicho, como si la primera fuera una contracción de la segunda, a pesar de que no son lo mismo.

Los logotipos son uno de los tipos de logos que existen, representaciones visuales de nombres de empresas que sirven para que, nada más verlos, lo primero que pensemos es cómo se llama la organización y a qué se dedica.

A continuación vamos a descubrir los principales tipos de logos que usan las empresas para que sus potenciales clientes las identifiquen rápidamente y les impresione, dándole también cierta marca de distintividad.

Los principales tipos de logos

El término “logo” viene de la palabra griega “logos” que literalmente significa “palabra”. Los logos del mundo del márketing se pueden definir como representaciones gráficos o simbólicas de las marcas, cuya misión es identificar a la empresa que hay detrás, pero nunca promocionarla. El logo de las empresas es una pista visual que ayuda a los clientes a recordar la marca.

Cuando oímos la palabra “logo” seguro que se nos vienen a la cabeza muchas representaciones artísticas de nombres de marcas y símbolos que las identifican. No es de extrañar, pues los logos son un elemento clave para toda marca, por no decir el protagonista. Gracias a él, la audiencia a los que van dirigidos identifican rápidamente la empresa a través de su nombre y representación gráfica.

Si bien los términos “logo” y “logotipo” son usados en el lenguaje común de forma indiscriminada, lo cierto es que no son lo mismo. Los logotipos son logos, pero no todos los logos son logotipos. En realidad encontramos diferentes tipos de logos en función de sus características visuales y si usan como soporte identificativo palabras o siglas. A continuación vamos a ver con más detalle cuáles son los cuatro principales tipos de logos y, también, algunas de sus subtipologías.

1. Logotipos

Los logotipos (de “logos”; palabra y “typos”; modelo, carácter grabado) son simplemente palabras escritas de una manera artística, haciendo que sean memorables y representativas de la marca. Los logotipos usan tipografías o composiciones de palabras para definirse.

Ejemplos de logotipos los tenemos en los logos de Coca-Cola, Google, Kellogg 's, Telefónica, Kodak, Disney y Zara.

Kellogs

2. Isotipos

Los isotipos (de isotype: International System of Typographic Picture Education) son símbolos o representaciones gráficas que pretenden resaltar algún significado, valor o concepto de la marca, constituyéndose como la parte más icónica de la representación gráfica de la misma.

Al basarse mayormente imágenes antes que en letras o palabras, se requiere de cierto tiempo y consistencia de uso para conseguir hacer que la audiencia aprenda a identificar la marca que hay detrás de los mismos. Cuando se consigue, el isotipo nada más verlo hace que el cliente reconozca con tan solo un vistazo la marca, sin necesidad de palabras por enmedio.

Ejemplos de isotipos los encontramos en marcas como Shell, Nike, Apple, Twitter, McDonald's, Firefox y Chrome.

Dentro de los isotipos encontramos las siguientes categorías.

2.1. Monograma

Un monograma (“mono”, uno y “grama”, letra; “que está escrito con letras simples”) es una construcción formada a partir de la unión y entrelazado de varias iniciales creando una unidad.

Los monogramas son de los logos más antiguos por su simplicidad a la hora de hacerlos, siendo la firma de Carlomagno uno de ellos. También los encontramos fuera del mundo del marketing, como por ejemplo en la ganadería, herrando al ganado y marcándolo con la identidad del propietario.

Ejemplos de empresas cuyo logo es un monograma (siempre y cuando no aparezca el nombre completo al lado) son LG, Volkswagen, New Yorker y GUCCI.

Logo de LG

2.2. Anagrama

Los anagramas (“ana”, adelante y atrás; “grama”, letra) emplean letras o sílabas del nombre de la entidad representada de forma artística, usando generalmente las contracciones para evitar confusiones, siendo especialmente útiles para marcas cuyos nombres son muy largos y que buscan proporcionar un impacto en el cliente de forma rápida y eficaz.

Ejemplos de anagramas son: FedEx (Federal Express), Inditex (Industria de Diseño Textil), renfe (Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles) y ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles).

Logo de renfe

2.3. Sigla

En latín “sigla” significa abreviatura. Vendría a ser una forma más radical de anagrama, en la que se contrae todavía más el nombre de la empresa.

La sigla se diferencia del anagrama en tanto que su articulación fonética es más complicada y se tiene que leer letra por letra. Suelen emplearse las iniciales de la marca de una forma legible para facilitar su lectura y asimilación.

Ejemplos de isotipos en forma de siglas son HP (Hewlett Packard), HBO (Home Box Office), H&M (Hennes och Mauritz), IBM (International Business Machines Corporation), BBC (British Broadcasting Corporation), EA (Electronic Arts) y P&G (Procter & Gamble).

Electronic Arts

2.4. Inicial

Los isotipos en forma de inicial no tienen mucho misterio. Estos logos consisten simplemente en poner la primera letra del nombre de la marca, la cual compondrá la identidad empresarial de la misma.

Se utiliza como un recurso de síntesis y es una estrategia bastante arriesgada pero eficaz si la marca detrás es ampliamente conocida.

Un logo en forma de sigla que podemos encontrar es la S de SEAT.

Logo de Seat

2.5. Firma

Hoy en día la firma como logo de una marca no es muy común. No obstante, las pocas marcas que se atreven con la misma consiguen dotar de cierto aire de autenticidad a su organización.

Su carácter manuscrito o de estilo “Script” genera una sensación más íntima con la empresa, quedando por ese motivo relegado a marcas personales o que tengan el nombre de su fundador.

Entre los isotipos en forma de firma encontramos Pepe Jeans, Picasso, Thierry Mugler, Ray Ban y Paul Smith.

Ray Ban

2.6. Pictogramas

Los pictogramas (de “picto”, pintar y “grama”, letra) son construcciones que sintetizan algún concepto que funciona bien como imagen de marca.

Se pueden diseñar de forma figurativa representando algo real esquemáticamente o, también, de forma abstracta, haciendo referencia a valores o sensaciones asociadas al uso y consumo de sus servicios y productos.

Algunos pictogramas son los usados por Twitter, Apple, Renault, Mercedes Benz, Peugeot y Whatsapp.

Whatsapp

3. Imagotipos

Los imagotipos (“imago”, imagen y “logos”, palabra) son el resultado de la combinación de un logotipo y un isotipo, es decir, es la unión del nombre de la empresa junto con un dibujo u otro elemento artístico que lo define.

Se caracterizan por ser construcciones compuestas de un elemento textual acompañado de un símbolo, y ambos deben estar en perfecto equilibrio y armonía para ser estéticamente agradables, aunque constituyen dos elementos divisibles del logo.

La parte tipográfica, esto es el logotipo, se encuentra claramente separada de la parte más icónica, pero ambas combinan bien y potencia la identificación de la marca en aquellos clientes que todavía no la conocen.

Algunos ejemplos de imagotipos los tenemos en el logo de varias marcas (siempre y cuando salga el nombre y el dibujo junto) como Amazon, Santander, Lacoste, Puma, Carrefour, Spotify y Adidas.

Logo de Amazon

4. Isologos

Finalmente encontramos los isologos. Estos, al igual que los imagotipos, consisten en la unión de un logotipo y un isotipo, solo que en este caso estas dos partes se encuentran combinadas de forma indivisible. Aquí, la palabra y la imagen no funcionarían por separado. La representación gráfica del texto se encuentra muy bien integrada en la imagen, tanto que actúa como un símbolo también.

Ejemplos de isologos los tenemos en los logos de Burger King, Nasa, Starbucks, Harley-Davidson, Danone, Chupa Chups y Häagen-Dazs.

Burger King

¿Qué logo es el mejor?

Realmente no hay un tipo de logo mejor que el otro, sino uno más adecuado según la popularidad de la marca. Por ejemplo, en los últimos empresas muy conocidas como Apple, Nike o Pepsi se han ido sumando a otras haciendo prácticamente todas sus campañas de publicidad y demás comunicaciones usando solo su isotipo. Como son organizaciones cuyos productos son mundiamente conocidos y hasta podrían considerarse sus logos parte de la cultura pop, ya no les hace falta recurrir a palabras escritas para ser reconocidas.

Sin embargo, si se acaba de fundar una marca y esta no es todavía demasiado conocida, el isotipo no es el mejor logo que usar. En los inicios de muchas grandes compañías siempre se identificaron con algo que tuviera el nombre escrito de la misma, ya fuera en forma de logotipo o isologo, siendo esta última opción muy buena para hacer que la gente se familiarice con nuestra marca asociando el nombre con un dibujo. Una vez se ha alcanzado cierta popularidad, se puede prescindir de soporte escrito o incorporarlo creando un imagotipo.

Sea el tipo de logo el que se escoja para identificar a la marca, cabe tener claro que se va a requerir de mucho tiempo, dinero y recursos para conseguir que la audiencia a quien va dirigido lo reciba y lo aprenda. También es importante tener en cuenta que a día de hoy, en un mundo donde las nuevas tecnologías nos bombardean con todo tipo de nombres de marcas, la gente se encuentra expuesta a muchos símbolos y si no se es lo suficientemente original nuestro logo puede pasar desapercibido y ser ignorado.

Si bien lo preferible es comenzar usar un logotipo, prescindiendo del elemento pictórico, hay algunas excepciones. Un ejemplo de ellas es en caso de que nuestra marca tenga un nombre muy largo, siendo este caso preferible usar un isotipo en forma de siglas o anagramas. Si en cambio el nombre de la empresa es muy corto se puede optar por usar un logotipo o un isotipo en forma de firma o con el nombre completo dibujado en una tipografía llamativa.

Al margen del tipo de logo que escojamos, es muy importante siempre que prestemos especial cuidado a la legibilidad. Todo lo que aparezca en el logo debe poder ser fácilmente leído por el público pues no debemos olvidar que un logo tiene la intención de convertirse en la forma rápida y eficaz de reconocernos como empresa. A la gente le debe resultar fácil poder leer el logo y asociarlo con aquello a lo que nos dedicamos.

  • Meggs, P. B. (1998). A History of Graphic Design (Third ed.). John Wiley & Sons. ISBN 978-0-471-29198-5.
  • Llasera, J. P. (2020). Logos: Qué son, qué tipos existen y cuál escojo para mi marca. Imborrable.com. Recuperado de: https://imborrable.com/blog/logos-uso-y-tipos/
  • Planeta Pixel (s. f.) Clases o tipos de logotipos. Planeta Pixel. Recuperado de: https://www.planetapixel.com/clases-o-tipos-de-logotipos/
  • Romero, B. (2018). Qué es un logotipo y tipos de logos que existen. begoromero.com.

Graduado en Psicología con mención en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Postgrado de Actualización de Psicopatología Clínica en la UB.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados