Entrevistamos a Matías López, experto en altas capacidades.

El tratamiento de las altas capacidades es uno de los aspectos de la intervención terapéutica y psicoeducativa que se suele obviar al hablar sobre el bienestar de los niños y niñas. Sin embargo, esta área de trabajo es fundamental para miles de menores de edad cuyas características psicológicas les aportan habilidades sorprendentes, pero también necesidades a tener en cuenta por padres, madres y educadores.

Ahora bien... ¿qué se sabe en Psicología acerca del fenómeno de las altas capacidades? En esta ocasión hablamos de ello con un experto en el tema, Matías Miguel López Ruiz, psicólogo y miembro del centro de psicología barcelonés Barnapsico, para que nos hable sobre el tema a partir de su formación y experiencia profesional.

Entrevista a Matías López, psicólogo del Área de Altas Capacidades de Barnapsico

Matías Miguel López es psicólogo general sanitario especialista en Evaluación y Tratamiento de Altas capacidades y en psicología infanto-juvenil y para adultos, entre otras cosas. Es además psicólogo y coordinador del equipo del Programa Atlántida de Inteligencia Emocional para Niños de Altas Capacidades y de Escuela de padres.

Trabaja en el centro de psicología Barnapsico, ubicado en el barrio de Les Corts de Barcelona, lugar en el que atiende muchos casos de familias con niños y niñas con habilidades avanzadas y varias formas de precocidad intelectual. En este caso responde a nuestras preguntas acerca de las altas capacidades en la infancia.

¿En psicología, qué entendemos por altas capacidades? ¿Es lo mismo que superdotación intelectual?

El concepto de altas capacidades intelectuales engloba un conjunto de personas que presentan características intelectuales cualitativa y cuantitativamente superiores de manera significativa a la mayor parte de la población en una, diversas o todas las áreas de aptitudes intelectuales (verbal, no verbal, razonamiento matemático, memoria, creatividad…).

La superdotación intelectual sería un subtipo de las altas capacidades, como también pueden ser los talentos intelectuales,

¿De qué manera se lleva a cabo la detección de casos de altas capacidades? ¿Y hasta qué punto es importante que el diagnóstico se realice de manera temprana?

En principio se realiza una predetección inicial con el objetivo de identificar posibles candidatos susceptibles de requerir la fase de identificación diagnóstica. Existen diversos cuestionarios de detección según la edad, y pueden ser administrados en el centro de diagnósticos o en las escuelas.

Sí la detección inicial es positiva se realiza el diagnóstico de manera individual por un profesional especializado y cualificado. Un estudio exhaustivo como el que hacemos en nuestro centro suele comprender pruebas cognitivas, pruebas de personalidad y de creatividad, y las respuestas educativas a nivel personal, escolar, social y familiar. En este estudio se suele pedir la participación e implicación de la escuela y la familia.

Por otra parte, opino, como otros profesionales, que cuanto antes se realice la detección, mejor, para así poder determinar las necesidades educativas que presentan estos alumnos y alumnas, y así poder dar la respuesta más adecuada que facilite al máximo el desarrollo de sus capacidades y potencialidades.

Existen pruebas a partir de 3 años. En niños pequeños suele tratarse de precocidad intelectual, más adelante y una vez que la inteligencia se encuentra más cristalizada, sería recomendable volver a realizar un estudio para verificar si continua la alta capacidad y en qué forma.

De este modo, es posible ofrecer al alumno o alumna el tratamiento escolar más adecuado a sus necesidades educativas según su perfil cognitivo y de personalidad.

¿Cuáles acostumbran a ser las necesidades educativas especiales de los niños y niñas con altas capacidades?

Según la guía de altas capacidades, estas acostumbran a ser la adaptación curricular, que trata de establecer un gran número de vinculaciones o relaciones transversales entre los contenidos de una misma área o de varias; la adaptación más ampliación curricular mediante exposición al estímulo, desarrollo de competencias y profundización; y la compactación, que permite que cada alumno pueda avanzar en el material curricular a la velocidad que él sea capaz obviando repeticiones innecesarias y manteniendo la atención y la motivación en el trabajo en el aula.

Como estrategias metodológicas también existen la agrupación por capacidades, el enriquecimiento aleatorio, el trabajo por programaciones flexibles, el trabajo cooperativo, el entrenamiento metacognitivo, la flexibilización, la aceleración parcial...

En mi opinión la vinculación afectiva y comunicativa entre tutores y alumnos es el primer paso para crear cualquier tipo de tratamiento escolar específico.

Según tu experiencia profesional, ¿cuáles son los tipos de habilidades cognitivas en los que suelen destacar más las personas con altas capacidades?

Las habilidades cognitivas en las que suelen destacar más las personas con altas capacidades son el razonamiento verbal, que es la capacidad para razonar, por encima de lo esperado para su edad, con contenidos verbales, suelen tener un vocabulario rico y razonamientos que llaman la atención. También llama la atención su capacidad memorística.

No obstante, dependiendo de la persona de altas capacidades, puede presentar talentos en un área determinada que no sea la verbal.

En tu centro de psicología habéis diseñado un programa de actividades y talleres para niños y niñas con altas capacidades. ¿En qué consiste y cuál es su objetivo?

En el centro trabajamos con el Programa Atlántida, que es un programa formado por psicólogos y pedagogos diseñado para cubrir parte de las necesidades específicas de los niños y niñas de Altas Capacidades.

Además, padres e hijos interaccionan en un espacio de información, comunicación y conocimiento, encontrando respuestas y soluciones constructivas y positivas a los factores socio-emocionales que inciden favorablemente en la adecuada educación familiar y escolar que requieren los alumnos y alumnas de Altas Capacidades.

¿Cuál es el rol de la familia ante las visitas al psicólogo de los pequeños que presentan estas características? ¿Cómo pueden ayudar y apoyar a sus hijos?

Las familias son parte del tratamiento, ya que se trabaja a nivel sistémico con el niño o niña, la familia y la escuela.

Primero es recomendable que la familia acepte que se trata de una oportunidad para la evolución personal de su hijo o hija y no un problema. Algunos padres suelen venir preocupados a la consulta, porque algunos de estos niños y niñas pueden presentar, como otros niños pero de manera diferente, alteraciones emocionales y dificultades en sus interacciones sociales y familiares.

En estos casos opino que lo mejor es que el tratamiento psicoterapéutico y escolar sea realizado por profesionales competentes en altas capacidades.

Finalmente, ¿qué tipo de cambios culturales sería necesario que se dieran en toda la sociedad para volverla más inclusiva ante las personas con altas capacidades?

En la actualidad, existen leyes que protegen a los niños y niñas de altas capacidades para que sus necesidades educativas estén debidamente cubiertas.

Se están realizando cambios para sensibilizar a la comunidad escolar y facilitar una educación inclusiva, en la que se incluye los aspectos diferenciales de cada alumno o alumna, ya que en las altas capacidades cognitivas también existen, para el buen desarrollo de su personalidad, capacidades, habilidades y potencialidades.

Este concepto tiene la función de desarrollar métodos y recursos pedagógicos que sean accesibles a todos los estudiantes, rompiendo así las barreras que podrían impedir la participación de uno u otro estudiante debido a su respectiva individualidad. Uno de los objetivos de la inclusión escolar es sensibilizar e implicar a la sociedad, especialmente a la comunidad escolar.