Pixabay

La investigación en el área de sobredotación intelectual ha sido más bien escasa históricamente, por lo que este fenómeno a día de hoy continúa siendo un terreno por estudiar y conocer a un nivel necesariamente más profundo.

Las aportaciones de origen estadounidense realizan una distinción entre los conceptos “supergifted” (superdotado en todas las materias), “gifted (CI superior a 130)” y “talented” (altas capacidades en alguna materia concreta). Más específicamente, el Departamento Americano de Educación indica seis criterios a cumplir por el alumno a fin de ser considerado como intelectualmente superdotado:

  1. Poseer una excelencia académica general.
  2. Tener unas aptitudes específicas.
  3. Disponer de un tipo de pensamiento productor.
  4. Una buena capacidad de liderazgo.
  5. Presentar un talento en las artes visuales y físicas.
  6. Una habilidad psicomotriz superior.

Así, la definición exacta de lo que para este colectivo sería un alumno superdotado se correspondería con la capacidad que presentan niños o niñas con una gran precocidad en el desarrollo general o en el desarrollo de aptitudes específicas.

Las facetas de la superdotación intelectual

Entre las características por las que destacan esta clase de alumnos se diferencian tres áreas: el comportamiento (se mantienen muy activos y muestran mucho interés por lo que les rodea, su comprensión del entorno es muy elevada y poseen altas capacidades de concentración y memoria), las características físicas (se hipotetiza una fisonomía atractiva y una mayor probabilidad de utilización de lentes para corregir la visión) y adaptación social (muestran mayor madurez, mayor independencia y sus relaciones sociales suelen ser satisfactorias en casos de hasta un límite de CI 150, siendo lo opuesto para niños/as con cocientes superiores; además, suelen presentar más estabilidad emocional, empatía, se interesan por actividades de ocio de carácter intelectual y su sentido del humor es altamente irónico y retorcido).

La discriminación del alumno superdotado

Como problemáticas asociadas a la superdotación intelectual se puede diferenciar entre el llamado Síndrome de Disincronía Interna o Externa y el Efecto Pigmalión Negativo. El primero se refiere a una alteración en la sincronización en lo referente al desarrollo intelectual, social, afectivo y motor. Dentro de esta particularidad, se incluye la disincronía interna (pudiendo ser intelectual-motora, relativa al lenguaje, y a la capacidad de razonamiento o en el área afectivo-intelectual) y la disincronía social (tanto en el ámbito escolar como en el familiar).

Por otra parte, el Efecto Pigmalión se suele asociar a casos de superdotación sin identificar en los cuales las figuras del entorno familiar y/o escolar otorgan unas bajas expectativas al rendimiento escolar del alumno, las cuales provocan una actitud de conformidad y bajo esfuerzo por parte del niño, combinado con un sentimiento de culpabilidad respecto de su precocidad que alimenta la disminución de sus resultados escolares.

Tipologías de superdotación intelectual

Las investigaciones han hallado una gran heterogeneidad en los aspectos que caracterizan a los sujetos superdotados, mayor a los puntos que presentan en común. Así, una primera forma de categorizar a este colectivo de individuos se relaciona con el nivel de creatividad de los mismos.

1. Superdotados creativos

Por una parte, los superdotados creativos destacan por poseer un sentido del humor muy desarrollado, un potente inconformismo y diferenciación respecto los demás. Sus características principales se asocian a una mayor capacidad en la fluidez de ideas, originalidad, habilidad de abstracción, toma de perspectivas inusuales y la capacidad imaginativa.

2. Superdotados por cociente intelectual

Por otro lado, los superdotados pueden destacar por su nivel de CI, y no tanto por la capacidad creativa. En este segundo grupo se hallan los sujetos que presentan aproximadamente un CI de 140, y se puede discriminar entre superdotados de medio privilegiado (caracterizados por un elevado espíritu crítico, inconformismo, impaciencia, aunque también gozan de una adecuada autoestima y autoconfianza positiva), superdotados de medio desfavorecido (más conformistas, intensamente sensibles emocionalmente, usualmente preocupados por el fracaso y dependientes de los valores éticos y morales) y los superdotados que presentan una precocidad extrema (se les relaciona con alteraciones de la personalidad y psicopatología obsesiva o psicótica, por lo que suelen ser individuos marginados, inadaptados e incomprendidos socialmente).

Cómo identificar al alumno superdotado

Diversos autores han realizado distintos listados de los aspectos definitorios de las personas con un alto CI, muy aplicables en la detección de alumnos superdotados.

Por ejemplo, las aportaciones de Joseph Renzulli desde el Instituto de Investigación para la Educación de los Alumnos Superdotados indican que son tres los criterios que deben tenerse en cuenta a la hora de calificar un sujeto como superdotado:

  • Una capacidad intelectual superior a la media
  • Un elevado grado de dedicación a las tareas
  • Altos niveles de creatividad.
  • También es usual asociar a estos jóvenes grandes dotes de liderazgo y altas habilidades artísticas y psicomotoras. Pero no son las únicas características relacionadas con la superdotación.

Las características del superdotado

Las particularidades que se han expuesto como definitorias de un sujeto superdotado, como por ejemplo la creatividad, la dedicación a las tareas a desempeñar o un coeficiente de inteligencia que realmente refleje la capacidad intelectual del individuo libre de variables extrañas, son muy difícilmente evaluables.

Aun así, se ha llegado al consenso de incluir algunos aspectos como indicadores de superdotación intelectual, cuya presencia se encuentra en una proporción elevada de los casos estudiados.

Así, desde el ámbito familiar y escolar, las figuras del entorno del niño pueden observar los siguientes parámetros cualitativos y cuantitativos: la utilización del lenguaje (amplio vocabulario y elevada complejidad de las oraciones), el tipo de preguntas que plantea (inusuales, originales), la elaborada forma de comunicar las ideas propias, la capacidad para diseñar estrategias para resolver tareas, la utilización innovadora de materiales comunes, la amplitud y profundidad de sus conocimientos, la marcada tendencia a coleccionar y a tener muchas aficiones (sobre todo intelectuales), y una actitud constante y elevadamente crítica.

Intervención psicopedagógica en alumnos superdotados

A pesar de que existen unas creencias extendidas sobre qué tipo de intervención resulta más adecuada para este colectivo de alumnos, parece ser probado como la medida más efectiva el hecho de dispensar un trato de inclusión de estos sujetos en el ámbito escolar usual compartido por el resto de alumnos.

Por ello, se debe huir de la segregación y la modificación integral del curriculum académico o de la necesidad de ser tutorizados por un docente con un perfil profesional específico. Más concretamente, se proponen las siguientes estrategias psicopedagógicas en la intervención con niños superdotados:

Aplicación del currículum académico

Debe establecerse de forma individual para cada sujeto superdotado (en función de sus particularidades), indicando qué tipo de ayuda va a necesitar tanto cuantitativa como cualitativamente y si esta va a ser informal o va a requerir cambios formales en el programa educativo. Se debe buscar facilitación de actividades estimuladoras a nivel de autoconocimiento y heteroconocimiento de los alumnos y de oportunidades para los padres para que comprendan mejor las características de sus hijos.

La aceleración

Esta intervención se refiere a la sustitución de un curso académico a realizar por el alumno por uno más avanzado. Este recurso tiene la ventaja de que permite adaptar un ambiente más estimulador al alumno aunque es cierto que la madurez y la capacidad del alumno superdotado no es equitativa en todas las áreas, por lo que puede sentirse en inferioridad respecto de sus compañeros del curso avanzado y, así, incrementar el fomento de actitudes competitivas entre los niños.

El aula de apoyo

En este caso se cuenta con un equipo docente especialista asignado específicamente para determinar qué tipo de soporte necesita este tipo de alumnado. Los niños superdotados son instruidos de forma segregada de sus compañeros usuales, estableciéndose un nuevo grupo de altas capacidades en los que se trabaja el desarrollo de habilidades y el interés en las diversas áreas de aprendizaje. El inconveniente principal es que puede facilitar la aparición de rechazo por parte de los compañeros que no presentan altas capacidades intelectuales.

El aula habitual

Esta estrategia se basa en el desarrollo de los aprendizajes dentro del aula de origen del alumno, el cual comparte el mismo trato que el resto de la clase. La ventaja de esta metodología recae en que los alumnos no perciben discriminación ni preferencias, además aprenden a adaptarse y normalizar el hecho de que el proceso de aprendizaje ocurre de forma heterogénea de manera natural. La desventaja principal reside en la disminución de la motivación que pueden sufrir los alumnos superdotados si no reciben una estimulación suficiente.

Proyectos de ampliación del currículum

Para aplicar esta estrategia debe prestar atención y analizar el tipo de capacidades concretas que presenta el alumno, las áreas de interés, el estilo de su aprendizaje, la condensación (adaptación individualizada del currículo), la valoración del producto o actividad realizada, la proporción de actividades complementarias estimuladoras (conferencias, exposiciones, ferias, etc).

El apoyo familiar

La colaboración familiar resulta fundamental puesto que pueden facilitar la tarea docente y la estabilidad emocional del alumno evitando la desmotivación o el rechazo por parte de sus compañeros. Los padres poseen un mayor conocimiento de las necesidades del hijo y pueden complementar la necesidad de estimulación escolar en el hogar. Por ello, la comunicación entre ambas partes es fundamental, ya que va a permitir que el equipo docente pueda facitarles además, ciertas pautas educativas adecuadas en cuanto al trato ofrecido al niño en casa relativas a evitar comparaciones, exigencias excesivas, aceptación de sus particularidades, etc.

Enseñanza y entrenamiento de habilidades intelectuales concretas

Para un enriquecimiento mayor de los contenidos adquiridos, el entrenamiento de las siguientes habilidades puede facilitarles el aprendizaje y la motivación para ello

Se puede trabajar la información y datos recibidos en aspectos como la secuenciación, la comparación, la clasificación, la relación causa-efecto, elaborar listados de atributos, realización de razonamientos lógicos, la planificación y ejecución de proyectos, valoración de ideas y perspectivas, detección y corrección de errores, principalmente.

Referencias bibliográficas:

  • Acereda, A. y Sastre, S. (1998). La superdotación. Madrid: Síntesis.
  • Alonso, J. A., Renzulli, J. S., Benito, Y. (2003). Manual internacional de superdotados. Madrid: EOS.
  • Álvarez González, B. (2000): Alumnos de altas capacidades. Identificación e intervención educativa. Madrid: Bruño.
  • Coriat, A. R. (1990): Los niños superdotados. Barcelona: Herder.
  • Renzulli, J. (1994): “Desarrollo del talento en las escuelas. Programa práctico para enriquecimiento el total rendimiento escolar”, en escolar BENITO, Y. Mediante (coor.): El modelo de Intervención e investigación psicoeducativa en alumnos superdotados. Salamanca: Amaru Ediciones.