Lidia Dols: «La productividad está totalmente ligada al bienestar»

Lidia Dols nos habla sobre el papel que juega en las empresas la gestión de las emociones.

Lidia Dols: «La productividad está totalmente ligada al bienestar»

A pesar de que en ocasiones pretendamos que existe una división radical entre la vida profesional y la vida privada, lo cierto es que cuando trabajamos, seguimos siendo igual de humanos que antes y durante la jornada laboral.

Si es así... ¿por qué a veces nos comportamos como si los sentimientos y emociones no tuviesen importancia en nuestra faceta profesional?

En esta entrevista a Lidia Dols hablaremos precisamente sobre ello, acerca de la importancia de que las empresas sean consciente de la existencia de ese lado emocional de sus empleados y trabajadores en general.

Entrevista a Lidia Dols: la importancia de la formación en gestión emocional para empresas

Lidia Dols es formadora y creadora de Gurumind, una plataforma digital llena de contenidos de práctica y aprendizaje de técnicas de meditación y Mindfulness, así como del método de reducción del estrés “Gurumind stress Free” y de diversos cursos de gestión emocional ofrecidos a particulares y a empresas. En esta entrevista nos habla de la necesidad de tener más en cuenta la dimensión emocional del ser humano en el ámbito de las organizaciones.

¿Sigue siendo habitual que las empresas vean a los empleados como robots que trabajan a cambio de dinero?

Por suerte, cada vez menos, pero aún quedan muchas empresas que no han entrado en esta dinámica y que les cuesta creer que su productividad está totalmente ligada al bienestar de las personas que trabajan en ella.

Si una persona es feliz, es mucho más productiva, se reduce el burnout, las bajas laborales, se mejora la comunicación y se aumenta el sentimiento de pertenencia a la empresa, se reduce la rotación... La lista de beneficios de cuidar el bienestar de las personas es larga. Los estudios de grandes consultorías así lo demuestran.

En otros países nos llevan un poco la delantera en estos temas, pero está claro que las empresas que ya aplican estos métodos están en clara ventaja sobre las demás.

¿Cuáles son, en tu opinión, los tipos de programas de formación en gestión de emociones que hacen más falta en el mundo de las empresas?

Para mí, es importante aprender a entrenar la felicidad.

La felicidad se entrena. Nadie nace sin felicidad. Lo que ocurre es que con el tiempo, podemos perder parte de ella o perderla en su totalidad. Entonces empiezan los problemas.

Una persona que no es feliz no puede realizar un trabajo bien hecho y difícilmente puede tener una relación de equipo sana y productiva.

Y ahí empieza el estrés, el cual nos lleva a experimentar emociones negativas y nocivas que se reflejan tanto en nuestro entorno como en nuestra propia salud.

Dentro del manejo del estrés, se trabajan: la empatía, la comunicación asertiva, la sensación de pertenencia al grupo, la autoestima, la creatividad... Se van trabajando diferentes emociones para saberlas gestionar de forma positiva.

¿Cuáles son los fenómenos frecuentes en los espacios de trabajo que más se prestan a generar problemas de ansiedad?

La mala comunicación, las malas relaciones entre las personas de la empresa, ya sean en los mismos grupos o entre grupos diferentes, la falta de planificación, la falta de reconocimiento... Y seguir creyendo el falso mito de que el estrés motiva a las personas a trabajar más.

¿Qué recursos puede usar una organización para evitar que sus trabajadores desarrollen problemas de estrés?

Imaginemos un día difícil o complejo en la oficina. Con la necesidad de resolver una situación en un tiempo reducido, repartiendo tareas extras a los componentes del equipo y conseguir que asuman responsabilidades nuevas.

En esta circunstancia la comunicación nunca es fácil, pero no existe alternativa. El entrenamiento que ofrece mi programa consigue una actitud positiva de las personas involucradas, y, por lo tanto, una comprensión de dicha situación y una agilidad en la propuesta e implementación de las opciones o soluciones.

Por lo que has visto, ¿cuál es el coste de dar por supuesto que los Recursos Humanos tan solo se encargan de la selección de personal, el papeleo y la instrucción técnica del personal?

Si no se entrena a las personas para los momentos difíciles, pueden quedar atrapados por el estrés y no reaccionar de forma positiva y como un equipo.

Al igual que un equipo deportivo, hay que entrenar para situaciones en las que el marcador es negativo y queda poco tiempo para el final del partido; se trata de actuar hasta el pitido final del árbitro y más allá.

Hay que dar herramientas útiles a las personas, para que puedan aplicarlas en su día a día y mejorar su calidad de vida.

¿En qué aspectos se nota más la diferencia entre una empresa con buen clima organizacional y otra con mal clima organizacional?

No es lo mismo un grupo de personas que aceptan su responsabilidad habitual a cambio de un salario, que el equipo que acepta responsabilidades sintiéndose parte del proyecto. Para ello es necesario el desarrollo de nuevos valores y aptitudes.

La felicidad y la productividad de las personas son dos cosas que van de la mano. Nuestra experiencia nos indica que son estos valores desarrollados en el entorno de la empresa, los que generan actitudes de confianza, resiliencia y generosidad para con los compañeros y sentimiento de pertenencia. Y este precisamente es el propósito de nuestro programa.

El concepto habitual de empleado ha de ser superado o trascendido hoy día en el mundo que nos ha tocado vivir, todos los colaboradores han de "sentir su contrato" de una forma diferente a como lo hacían hace una década. Cuando se logra, la diferencia se respira en el ambiente.

Según tu punto de vista, ¿cuáles son los estilos de liderazgo que promueven más el bienestar emocional y la buena salud mental de los trabajadores y las trabajadoras?

Un "auténtico" jefe o un director no es líder en función de su posición en la empresa, sino en función de cómo desarrolla su trabajo en el aspecto de la relación de todo, con todos y cada uno de sus colaboradores. Uno puede ser líder, pero no ejercer el liderazgo de forma efectiva o asertiva.

Ser líder siempre es atractivo por lo que representa frente al grupo humano. En algunas organizaciones el líder es el más fuerte de la tribu, en otras es alguien que con palabras manipula las emociones humanas y en las mejores, es quien cuida, dirige y equilibra los objetivos de la empresa y las necesidades de los componentes de su equipo.

Los líderes que se actualizan constantemente, los que no tienen miedo, los que miran a su alrededor, observan y analizan, para poder tomar decisiones asertivas que favorezcan a la globalidad de la empresa y a los equipos humanos, son en mi opinión son los líderes del futuro.

Artículos relacionados