Conectar con nuestra pareja a veces no es tarea sencilla. No porque no queramos, sino porque nos sabemos exactamente qué hacer y qué no hacer.

Por fortuna aquí tenemos la solución. A continuación veremos varias claves para conectar con tu pareja, fundamentales para mejorar la comunicación, la calidez y atracción entre los dos, sean hombres, mujeres, pareja heterosexual o de cualquier tipo.

Claves para conectar con tu pareja y estrechar vuestro vínculo

Definir exactamente qué es la conexión con la pareja no es fácil, pero desde luego sus efectos reales son muy palpables. Cuando el lazo vivo entre dos personas que se quieren es fuerte, la comunicación tiende a ser más fluida, y priman el afecto y la confianza. En cambio, si la relación es débil y ambos empiezan a desconectarse el uno del otro, no tardan en aparecer la distancia y la incomprensión.

Por todo esto es tan importante fortalecer la conexión con la pareja, hacer que haya una interacción saludable y fluida, por medio de la confianza, el respeto y la comunicación asertiva. El objetivo es evitar que la relación se convierta en algo marcado por la rutina más fría y distante, algo que con el paso del tiempo puede acabar con la relación. Veamos 12 claves para conectar con tu pareja.

1. Dedicar tiempo al otro en exclusiva

Es habitual que en pareja se hagan muchas cosas juntos, pero a veces llega un momento en la relación en que el tiempo que pasan juntos es gracias a quedar con los amigos, estar con los hijos o reunirse con la familia.

Pasar tiempo de pareja con otras personas no es algo malo, más bien al contrario, es una forma de asegurarse de que no nos aislamos del mundo por culpa de la relación. El problema es cuando nunca pasamos tiempo en exclusiva con nuestra pareja.Hay que hacer un esfuerzo y buscar ratos que se puedan disfrutar solamente con la pareja.

Además del sexo, algo muy necesario, podemos organizar cenas románticas, decidir ver una película en la comodidad del salón de casa o tomar un relajante baño los dos juntos con velas aromáticas y música tranquilizante. Hay infinidad de ideas con las que disfrutar de la compañía de la pareja, y solo con ella.

2. Ser agradecido

Para conseguir una buena conexión con tu pareja es necesario demostrarle lo agradecido que se está por salir con él o con ella. Esto se puede demostrar por medio de un montón de gestos: traerle el café, darle un masaje a la espalda o, simplemente, decirle gracias por estar ahí.

Todo esto es muy necesario porque es frecuente que nos olvidemos de que la persona que está a nuestro lado no tiene ninguna obligación de salir con nosotros. Él o ella está sacrificando parte de su libertad para pasar su vida con nosotros, y por ello debemos serle agradecidos.

3. Resolver los conflictos

El conflicto es algo normal en toda relación humana. No somos perfectos y no podemos evitar que en más de una ocasión aparezcan. Sin embargo, sí que podemos tratar de solucionarlos, hablar las cosas y mostrarnos abiertos para conseguir arreglar la situación.

Lo que no podemos hacer es esperar que, mágicamente, el conflicto se solucione por sí solo o ignorarlo, esperando que el tiempo lo haga desaparecer. Esto es lo peor que podemos hacer, porque si no se hablan las cosas el rencor irá ocupando un espacio muy grande en la relación, dando lugar a malentendidos y más conflictos.

4. No obviar las emociones

Parece una obviedad, pero son muchas las emociones que se pueden vivir estando en pareja. Es por esto que llega un momento en el que, valga la redundancia, se obvian las emociones o se les da menor importancia de la que tienen: “otra vez está enfadada”, “hoy está tan frío como cada lunes”, “ese tono de voz es que está irritado, ya se le pasará...”.

Las emociones son, precisamente, aquello que más importancia tiene en la relación, junto con una buena comunicación y el sexo. La conexión de la pareja depende, en una gran medida, de cómo se gestionen las emociones y de la empatía de cada una de las partes implicadas en la relación.

Es por este motivo muy importante hablar cómo nos sentimos, qué es lo que nos hace sentirnos como estamos y qué podemos hacer para mejorar el estado anímico de la otra persona, o mantener su felicidad.

5. Decir lo que nos gusta

Es fundamental que la pareja conozca nuestros gustos para que pueda conectar con nosotros, y que nosotros conozcamos los suyos también.

Esto no solo se limita a nuestros gustos de comida, aficiones, música y demás. Nos referimos a gustos más profundos y aplicables al ámbito de la pareja, como prácticas sexuales, qué nos gusta que nos digan de nuestra apariencia o el tipo de actividades en pareja que nos gustaría hacer.

También debemos decir qué nos gusta del otro, como por ejemplo su sonrisa, lo bien que cocina, lo bien que sabe vestir, su personalidad, lo caritativa que es, como se esfuerza por la pareja o la familia...

6. Trabajar la comunicación

No se va a conseguir tener una conexión de pareja buena si no hay una buena comunicación entre los amantes. Además de expresar las emociones, debemos aprender a decir qué es lo que necesitamos, qué queremos en esta relación, además de prestar atención a las necesidades de la otra persona.

Hay que ser asertivos y tratar de decir lo que deseamos, de la forma más directa y respetuosa posible. Es muy importante evitar la comunicación indirecta, dado que no todos podemos entender lo que la otra parte nos dice por medio de su lenguaje no verbal.

7. Entender que hombres y mujeres somos diferentes

Si se está saliendo en una pareja heterosexual, es muy importante comprender que la forma de comportarse y tratar la relación entre hombres y mujeres es diferente, aunque no debemos creer a rajatabla eso de que unos vienen de Marte y las otras de Venus.

Por regla general, los hombres tienden a ser más fríos y distantes a la hora de comunicarse, mientras que las mujeres buscan una mayor comunicación.

Aparentemente, estas diferencias entre unos y otros pueden ser un impedimento para conectar, sin embargo, también es algo que nos permite comprender que cada uno es como es, y que esto lejos de ser un problema en la conexión nos puede ayudar.

En el caso de los hombres, deben hacer un esfuerzo por ser más afectuosos, tratar de mostrar más calidez para con su pareja, mientras que en el caso de las mujeres, comprender que la frialdad de su pareja no necesariamente significa dejadez o desinterés hacia ellas.

8. Lo sencillo es lo más efectivo

En muchas parejas la rutina marca la vida sentimental de la relación. Gestos mecánicos, casi acordados, como besos al salir y entrar de casa, se tornan a veces demasiado cotidianos, casi fríos.

La mejor manera de potenciar con la conexión de la pareja es introducir en nuestras vidas más gestos sencillos pero imprevistos, sin que haya un horario detrás. Es decir, las caricias, los besos y los abrazos no se deberían “acordar”, sino directamente manifestarlos.

Sorprende a tu pareja, de forma sencilla, dándole un beso nada más cruzarte con ella en el pasillo, acaríciala mientras veis la tele y toca con la punta del zapato su pierna mientras coméis.

9. Ser mejor para el otro

Para conectar bien con la pareja es necesario que uno se sacrifique por el otro. No se debe entender esto como renunciar a nuestra libertad para contentar a la otra parte, sino más bien intentar convertirnos en mejores personas y, también, pedir que la otra parte haga sus sacrificios.

Como ya hemos comentado, la persona con la que estamos saliendo no está obligada a salir con nosotros. Es por este motivo que, con tal de conseguir que la relación dure en el tiempo, es necesario que hagamos cierto sacrificio para continuar haciendo que la pareja se mantenga a flote.

Entre estos cambios podemos destacar tanto físicos como actitudinales, como por ejemplo cuidar la salud, acudir a un psicólogo, hacer más deporte, meditar, documentarse sobre las aficiones de la otra parte y probarlas...

10. Ser más atento

La conexión de pareja no va a ser buena si no se es atento para con él o ella. No únicamente está el hecho de practicar la escucha activa, que también, sino estar pendiente de si algo le gusta o no le gusta, de si su lenguaje corporal nos sugiere que no se siente cómoda con algo que hemos hecho o si le ha molestado algo en el trabajo.

Es muy importante preguntarle si le pasa algo, escucharle mientras nos dice cómo ha sido su día, que es lo que le motiva y que le gustaría que hiciéramos para él o ella.

11. Darse espacio

Puede que si decimos que una de las mejores maneras de mantener la conexión en la pareja y evitar el distanciamiento es, justamente, darse espacio, de primeras no parezca algo contraindicado, pero lo cierto es que es necesario.

A veces, la distancia, pactada y respetuosa, es la mejor manera de darle un soplo de aire fresco a la relación, además de fomentar la empatía por parte de ambos, dado que así comprendemos, por un lado, lo necesaria que es la libertad y, por el otro, lo mucho que nos necesitamos el uno al otro.

También, para evitar que la relación sea fuente de agobio y frustración, a veces, por mucho que nos queramos necesitamos mantener un tiempo separados al día. Ya sea estando solos o con nuestros amigos, lo cierto es que hombre, mujeres y personas no binarias de todo tipo y condición necesitan un momento de libertad diario.

12. Mantener viva la llama

El sexo es un aspecto fundamental en toda relación, siempre que ninguna de las personas involucradas sea asexual. Si no lo hay, no necesariamente no tiene por qué no haber relación, pero desde luego le falta un aspecto muy importante de calidez humana.

Mantener viva la llama del amor es fuente de momentos muy íntimos que son clave para conectar con tu pareja. Se conecta tanto física como emocionalmente, haciendo que ambos se necesiten y vean el placer que se puede obtener mutuamente.

Apps para mejorar la relación de pareja

Existen distintas apps con las que trabajar, de un modo muy divertido, el día a día de la relación y redescubrir a cada instante el amor que sentimos. La más interesante es Meyo, una app creada en Barcelona y que cuenta con la experiencia de muchos psicólogos especializados en pareja, y que nos propone retos, juegos y herramientas para conocernos mejor a nosotros mismos y a nuestra persona amada.

A través de una serie de cortometrajes, juegos y tests, Meyo nos da ciertas claves para que el fuego siempre siga vivo y para que la relación avance por el camino de la confianza y la comunicación.

Referencias bibliográficas:

  • Dahrendorf, R. (1996). Elementos para una teoría del conflicto social. Madrid: Tecnos. p. 128.
  • Biscotti, O. (2006). Terapia de Pareja: una mirada sistémica. Buenos Aires: Lumen.
  • Morgan, J.P. (1991). What is codependency? Journal of Clinical Psychology 47(5): pp. 720 - 729.