Evaluación de la inteligencia: funcionamiento y pruebas utilizadas

Estos son los procedimientos e instrumentos más usados para medir y evaluar la inteligencia.

Evaluación de la inteligencia

El término “inteligencia” posee múltiples definiciones, ya que puede dar lugar a diversas concepciones en función de la visión que cada estudioso de la misma ha tenido, por lo que no resulta tarea fácil medirla.

Entre las formas de definir la inteligencia podemos destacar las siguientes: capacidad de lógica, de razonamiento, de procesamiento de comprensión, para aprender, de la creatividad, emocional, de resolver problemas, entre otras.

Para la evaluación de la inteligencia se han desarrollado numerosas pruebas diferentes, basadas en la concepción del autor de este concepto, con el fin de evaluar diversas aptitudes, conocimientos o funciones, a través de diferentes pruebas psicométricas, siendo llamadas generalmente como “test de inteligencia”.

En este artículo hablaremos del proceso de evaluación de la inteligencia y de las pruebas más usadas en este contexto.

¿Cómo se puede realizar una evaluación de la inteligencia de una persona?

Para evaluar la inteligencia de los seres humanos no hay un método unívoco, sino que se han desarrollado múltiples tipos de pruebas con ese fin, entre las que destacan varias de las que comentaremos en este artículo.

Los test que han sido desarrollados con el objetivo de evaluar la inteligencia permiten medir aspectos más globales (por ejemplo, la comprensión verbal), de manera que gracias a este tipo de herramientas los psicólogos pueden evaluar y conocer el potencial que posee una persona para el aprendizaje u otras capacidades.

Clasificación de los instrumentos de evaluación de la inteligencia

La clasificación más común de las pruebas de evaluación de la inteligencia es aquella que las divide en dos grandes grupos: los tests de evaluación de la inteligencia basados en la metodología racional y los que están basados en el método factorial, como veremos a continuación.

1. Test de evaluación de la inteligencia basados en la metodología racional (desde un enfoque clínico)

Se trata de un conjunto de pruebas para la evaluación de la inteligencia que han sido elaboradas en función de la teoría del autor que ha desarrollado cada uno de los test que están basados en una metodología racional. Cabe destacar que este tipo de test se aplica de manera individual.

El principal precursor de este tipo de pruebas ha sido Wechsler, quien desarrolló sus pruebas en base a la teoría de Binet y cuyas pruebas siguen vigentes en la actualidad, siendo de las más utilizadas en este campo de la psicología. Para Wechsler la inteligencia no es otra cosa que un componente más de la personalidad, y esta engloba un conjunto de aptitudes y habilidades que tienen las personas para poder adaptarse al ambiente en el que viven.

Además, los test de evaluación de la inteligencia racional suelen formarse por un conjunto de tareas muy diversas, de manera que permitan evaluar las diversas aptitudes y capacidades de las que se compone la inteligencia del ser humano.

2. Test de evaluación de la inteligencia basados en la metodología factorial

Dentro de este grupo se encuentran aquellas pruebas para la evaluación de la inteligencia que han sido elaboradas partiendo del análisis factorial.

Dentro de los profesionales que desarrollaron este tipo de pruebas para medir la inteligencia destaca Spearman, quien utilizó el análisis factorial por primera vez a principios del siglo XX con el fin de poder conocer los componentes de la inteligencia más importantes.

Este tipo de pruebas suelen aplicarse de manera colectiva y se dividen en dos grupos: por un lado, los test de factor g, que llevan a cabo una medida única (en relación al factor g) con el fin de evaluar el nivel intelectual; por otro, están los test de aptitudes, que se encargan de evaluar una serie de habilidades concretas que posee la persona evaluada, sin evaluar estos últimos la inteligencia general.

Los test del método del análisis factorial conciben la inteligencia como un conjunto de rasgos que se encuentran inconexos, y no un rasgo unitario.

Las pruebas racionales de evaluación de la inteligencia

Las pruebas racionales suelen fundamentarse en base a la teoría del autor que desarrolló cada uno de los test, por lo que cada una mide la inteligencia en base a la concepción que su autor tiene de la misma. A continuación, explicaremos brevemente algunas de las pruebas racionales para la evaluación de la inteligencia más utilizadas.

1. Escalas de evaluación de la inteligencia de Stanford-Binet

Esta escala, existente desde su primera versión a principios del siglo XX, ha evolucionado a varias versiones, siendo la 4ª y la 5ª las más actualizadas.

La 4ª versión de Stanford-Binet está compuesta por 15 test para evaluar la inteligencia, estado dividido en 4 áreas: memoria a corto plazo y áreas abstracta-visual, verbal y numérica-cuantitativa. SE trata de una prueba para personas de 2 a 23 años de edad y se basa en una evaluación fundamentada en un modelo jerárquico a tres niveles: el Factor G, el razonamiento verbal, cuantitativo y abstracto y las capacidades cristalizadas, fluidas-analíticas y memoria a corto plazo.

La 5ª versión fue desarrollada con el fin de poderse aplicar esta prueba para la evaluación de la inteligencia de personas de hasta 85 años de edad, siendo los demás componentes similares a los de la versión anterior.

2. Escalas de evaluación de la inteligencia de Wechsler

Este tipo de pruebas son probablemente las más utilizadas dentro de este campo. Existen varias versiones en función del grupo de edad que se quiera evaluar:

  • WPPSI: edad de aplicación desde los 2 años y 6 meses hasta los 7 años y 7 meses (última versión).
  • WISC: edad de aplicación desde los 6 años y 11 meses hasta los 16 años y 11 meses (última versión).
  • WAIS: edad de aplicación desde los 16 hasta los 89 años (última versión).

El WPPSI-IV se compone de 5 tipos de pruebas: clave de fisuras, cancelación, búsqueda de animales, localización y reconocimiento.

El WISC-V está compuesto de una escala total que mide la comprensión verbal, visoespacial, el razonamiento fluido, la memoria de trabajo y la velocidad de procesamiento; unas escalas primarias, que miden los mismos componentes de la inteligencia que la escala total; por último, las escalas secundarias, que miden el razonamiento cuantitativo, la memoria de trabajo auditiva, el razonamiento no verbal, la capacidad general y la competencia cognitiva.

El WAIS evalúa el funcionamiento intelectual general, así como también cuatro índices: razonamiento perceptivo, comprensión verbal, velocidad de procesamiento y memoria de trabajo. Este test está compuesto por 10 pruebas principales y 5 opcionales, siendo estás últimas utilizadas en casos en lo que sea necesario para ampliar el rango de las aptitudes cognitivas evaluadas, con el fin de obtener más información sobre el sujeto evaluado.

Test WISC

3. Escalas de evaluación de la inteligencia de Kaufman

La prueba K-ABC de Kaufman se centra principalmente en la forma de procesamiento, por lo que es un instrumento de gran utilidad para realizar pruebas de evaluación para niños que tienen alguna dificultad en el aprendizaje o de comunicación. Estas pruebas se pueden aplicar con niños desde los 2 años y 6 meses hasta los 12 años y 5 meses de edad y están compuestas de 4 escalas y 16 subtest.

La prueba K-BIT está orientada a un rango mayor de edad (desde los 4 hasta los 90 años) y se trata de un test de screening y no de diagnóstico que evalúa tanto la inteligencia verbal como la no verbal. Además se compone de 2 subpruebas: de vocabulario, para medir la inteligencia verbal, y de matrices, para medir la inteligencia no verbal.

Pruebas factoriales para la evaluación de la inteligencia

Las pruebas factoriales pueden dividirse en dos categorías: las pruebas no verbales y las verbales. A continuación, veremos alguna prueba que ejemplifica ambos tipos de pruebas.

1. Test de evaluación de la inteligencia no verbales

En esta categoría destacan los siguientes test.

1.1. El Test de Matrices Progresivas desarrollado por Raven

Esta es una de las pruebas para la evaluación de la inteligencia más utilizadas, cuyo objetivo es evaluar la inteligencia general de los sujetos, siendo diseñado para medir el factor G, que además explica el 60% de la varianza del test y es de gran utilidad para medir de manera rápida el nivel de funcionamiento intelectual.

Los ítems de este test son de dos tipos: los de comportamiento gestáltico, en los que el sujeto debe completar un dibujo que se encuentra incompleto; y los de deducción de relaciones o de razonamiento analógico, en los que se le presentan al sujeto diversas alternativas y debe elegir la correcta.

1.2. El Test de Factor G de Cattell

La característica principal de este test de evaluación de la inteligencia es que no requiere ningún nivel mínimo de estudios o de cultura (hay 3 versiones en función de la edad y/o el nivel cultural) y que se encarga de la evaluación del factor G de la inteligencia, explicando este el 90% de la variabilidad de esta prueba.

Estos test contienen 4 tipos de pruebas: de clasificación, de series, de matrices y de condiciones, proporcionando en conjunto una puntuación general. Permiten obtener puntuaciones en centil y a raíz de ello se calcula el CI (cociente intelectual) y la edad mental.

2. Test de evaluación de la inteligencia verbales

En esta categoría encontramos los siguientes instrumentos.

2.1 IG-2

Es un test que se utiliza para evaluar la inteligencia con personas que tengan un bajo nivel cultural y mide la inteligencia cristalizada general, por lo que evalúa capacidades de comprensión verbal, razonamiento numérico y de abstracción. Las pruebas que se utilizan en este test son las siguientes: comprensión verbal y rapidez, razonamiento y precisión perceptiva.

2.2 Otis sencillo

Esta prueba se utiliza con personas que tengan un nivel cultural medio-bajo, con el fin de evaluar el desarrollo mental y sus capacidades para adaptarse de manera consecuente con su pensamiento a nuevas adversidades. Para realizar la evaluación se utilizan preguntas del ambiente común.

  • APIR (2019). Manual de Evaluación Psicológica. Madrid: APIR.
  • Aymamí, M. N. (2015). Psicopatología de la inteligencia. En J. Vallejo (Coord.). Introducción a la psicopatología y la psiquiatría (pp. e230-e257). Madrid: Elsevier Masson.
  • Moreno, C. (2019). Evaluación Psicológica aplicada en áreas del Desarrollo y del la Inteligencia. En C. Moreno y I. M. Ramírez (Coords.) Evaluación Psicológica: Proceso, Técnicas y Aplicaciones en Áreas y Contextos (pp. 423-448). Madrid: Editorial Sanz y Torres.

Psicólogo

Mario Arrimada es Graduado en Psicología en la Universidad Pontificia de Salamanca y dispone de un Máster de Actualización en Intervención Psicológica y Salud Mental en la Universidad a Distancia de Madrid. Varios cursos de formación, entre ellos el de Experto en Trastornos de la Personalidad con la Asociación Española para el Fomento y Desarrollo de la Psicoterapia, de Experto en Mindfulness y de Experto en DSM5 y CIE11, ambos en la UDIMA.

Psicólogo/a

¿Eres psicólogo/a?

Date de alta en nuestro directorio de profesionales

Artículos relacionados