Un repaso a los tipos de recursos naturales. Unsplash.

La clasificación de los recursos naturales nos muestra la diversidad de materiales y elementos disponibles en la naturaleza y que podemos utilizar para desarrollar todo tipo de soluciones tecnológicas a nuestros problemas.

En este artículo veremos cuáles son los diferentes tipos de recursos naturales y varios ejemplos de estas categorías, las cuales pueden servir para distinguir entre recursos renovables y no renovables, potenciales y actuales, bióticos y abióticos, y en reservas o en stock.

Clasificación de los recursos naturales

Empecemos por lo más importante: ¿qué son los recursos naturales? Podemos definirlos como elementos existentes en la naturaleza (es decir, que no existen gracias a labor del ser humano) y que, tras ser introducidos en un proceso de producción de productos, puede dárseles una utilidad esencial para el modo de vida de las sociedades humanas.

Así, los recursos naturales sirven para mantener los procesos biológicos básicos de los miembros de nuestra especie, y también hacen posible un modo de vida que define nuestras comunidades, ya sea dando forma a sus maneras de socializar, o a su modo de habitar los entornos y de extraer otros recursos de la naturaleza.

Como veremos, el desarrollo tecnológico y la aplicación de la inteligencia humana a la gestión de los entornos han convertido en recursos naturales a una gran variedad de elementos sólidos, líquidos y gaseosos (aunque también ha tenido consecuencias negativas sobre el medio ambiente).

Además, los recursos naturales son la materia en la que se fundamente la actividad de la industria extractiva, una parte importante del sector primario de la economía, y que está en el inicio de la cadena de producción de productos utilizados por nuestra especie para satisfacer las necesidades más diversas.

A su vez, es necesario llevar un control y registro del modo en el que se extraen recursos naturales de la superficie terrestre, porque este proceso tiene un elevado coste medioambiental que hay que intentar minimizar para preservar el entorno en la medida de lo posible y evitar que el equilibrio existente en ecosistemas y biomas se rompa a causa de la injerencia humana.

Vista una definición resumida para entender este concepto básico para la existencia humana, veamos ahora cómo se clasifican los recursos naturales según diferentes criterios.

1. Recursos no renovables

Los recursos no renovables son aquellos que o bien se degradan a un ritmo mucho mayor que el que tardan en formarse, lo cual significa que a la práctica es como si dispusiéramos de una cantidad finita de estos materiales.

Por otro lado, extraer estos materiales de la tierra en unas cantidades en las que resulte rentable es algo que ya solo está al alcance de las grandes corporaciones de minería y de la industria petrolera.

Ejemplos de esta categoría de recursos naturales son los elementos utilizados para elaborar combustibles fósiles, y ciertos minerales y metales utilizados en procesos industriales.

Minerales y metales aprovechables

Entre estos materiales útiles para la sociedad humana encontramos ejemplos tan comunes como el cobre o el hierro, que dieron paso a las primeras civilizaciones.

Combustibles fósiles

El carbón, gracias al cual se produjo la primera Revolución Industrial, es un ejemplo de material utilizado como combustible fósil, así como el petróleo (si bien este segundo tiene muchas otras utilidades y aplicaciones que van mucho más allá de la obtención de energía.

2. Recursos renovables

Los recursos renovables no son degradados a un ritmo suficientemente rápido como para considerarse que hay disponible una cantidad finita de ellos, dado que las dinámicas naturales del planeta Tierra ya producen por sí solas más recursos de este tipo.

Alimentos

Los entornos naturales nos proveen, en la mayoría de sus ecosistemas, de alimentos a partir de los cuales la especie humana puede nutrirse. El uso directo de estos recursos sin pasar por la agricultura o la domesticación fue el modo de vida que los homínidos adoptaron durante cientos de miles de años, a partir de la adopción de las costumbres típicas de los pueblos de cazadores-recolectores.

Eso sí, la sobreexplotación de ciertos vegetales, hongos y animales puede llevar a algunas especies a la extinción, lo cual empobrece los ecosistemas y hace que se vuelvan inerstables.

Agua

El agua es uno de los ejemplos más representativos que pueden ser englobados en esta categoría.

A pesar de que el agua dulce está presente en grandes cantidades en la corteza terrestre, contaminarla puede hacer que no sea apta para el consumo.

Aire

El aire es uno de los tipos de recursos naturales más importantes para cualquier animal, dado que sin él moriríamos en cuestión de minutos. Tal y como ocurre con el agua dulce, está disponible en altas cantidades, pero su mezcla con ciertos gases puede volverlo tóxico y no apto para ser utilizado por nuestros organismos.

Luz solar

La luz solar puede ser utilizada para obtener energía de uso directo en nuestros nuevos sistemas tecnológicos basados en paneles solares que transforman en electricidad los rayos de sol, pero también influye en la agricultura.

3. Recursos en stock

Estos son conjuntos de recursos cuya ubicación conocemos, pero cuya explotación resulta imposible por el momento, porque nos falta tecnología para poder hacerlo. Es lo que pasa, por ejemplo, con depósitos de agua dulce que se encuentran a una gran profundidad bajo una capa de roca de gran grosor.

4. Recursos potenciales

Esta categoría se utiliza para clasificar en ella a los recursos naturales cuya ubicación se conoce de una manera aproximada, si bien por diferentes motivos aún no es posible extraerlos de la naturaleza y utilizarlos de manera que resulte rentable, algo que podría pasar a medio o largo plazo dependiendo de los planes que tracemos y las prioridades que tengamos.

Por ejemplo, si se sabe que bajo cierta montaña hay yacimientos de cobre pero la situación del mercado hace no recomendable la inversión de capital en extraer este material, estaremos hablando de un recurso natural potencial.

5. Reservas

Las reservas son depósitos de combustibles fósiles de los que conocemos la información básica y cuya explotación ya es posible con la tecnología de la que disponemos, y además resultaría rentable hacerlo, pero que de momento no están siendo explotados.

6. Recursos actuales

A diferencia de lo que ocurre con el anterior concepto, en este caso estamos hablando de yacimientos de recursos naturales de los que ya conocemos de manera precisa toda la información más importante, ya hemos podido acceder a ellos, y ya están siendo explotados.

7. Recursos bióticos

En esta categoría entran todos los recursos naturales que son de origen orgánico y pueden ser cultivados o domesticados para tener un ritmo de extracción más o menos regular (no necesariamente en grandes cantidades).

Típicamente se trata de plantas, animales y hongos, así como ciertas bacterias, si bien en muchos países occidentales se está abriendo el debate de si los animales sintientes deberían ser considerados recursos.

8. Recursos abióticos

En esta última parte de la clasificación de los recursos naturales encontramos materiales que no son de origen orgánico viviente: minerales, agua, luz solar, aire, gas natural, etc.

Referencias bibliográficas:

  • Anthony, C. (2016). 10 Countries With The Most Natural Resources. Investopedia.
  • Hunter, M.L. (1996). Fundamentals of Conservation Biology. Cambridge: Blackwell Science Inc.
  • Martínez Alier, J. y Schlupman, K. (1991) La ecología y la economía. Fondo de Cultura Económica, México.
  • Naredo, J.M. y Parra, F. (comp.) (1993) Hacia una ciencia de los recursos naturales. Siglo XXI de España Editores, Madrid.
  • Schilling, M. y Chiang, L. (2011). The effect of natural resources on sustainable development policy: The approach of non-sustainable externalities. Energy Policy 39: 990 - 998.
  • Soule, M.E. (1986). What is conservation Biology? BioScience, 35(11): 727 – 734.