¿Será un futuro utópico o más bien distópico? En nuestras manos está... Unsplash

El futuro. ¿Hacia dónde vamos? ¿Cómo será el futuro, que cada año parece más cercano? Gracias a la nueva revolución tecnológica que se está dando en la actualidad, la sociedad podría experimentar un cambio significativo y de manera exponencial. Desde el modo en el que nos transportamos, hasta los hábitos culinarios que tenemos.

La humanidad se ha caracterizado históricamente por el ímpetu de mirar más allá, de imaginar, soñar y crear un mundo a menudo ficticio para darle incluso un sentido a la vida. Damos por supuesto también de que, por muchas previsiones y análisis que realicemos, el futuro sólo se puede medir por tendencias, avisan los expertos.

Los escenarios más que probables del futuro

Incidiendo en lo comentado en la introducción, en las siguientes líneas expondremos una serie de escenarios basados especialmente en las tendencias actuales, que son las que pueden mostrar una mejor imagen de lo que nos espera.

1. La salud

Ya en la actualidad, las empresas multinacionales se esfuerzan cada día más en ofrecer un modelo de comportamiento que ayude a mejorar nuestro estado de salud ya que, como advierten los psicólogos, ayuda a nuestro bienestar tanto físico como mental. Nutrición, deporte y tecnología se unen para contribuir en ello.

Indumentaria deportiva inteligente que se adapta a las condiciones ambientales cambiantes. Si estamos corriendo por la montaña con ropa de manga corta y se pone a llover, los tejidos textiles se adaptarán a nuestro cuerpo evitando el mojado.

Microchips insertados en nuestro cuerpo que nos ayudarán a regular diversos aspectos del cuerpo humano, tales como: ritmo cardíaco, conciliación del sueño, calorías tóxicas versus saludables, esfuerzo físico necesario, cantidad de alcohol ingerida. Firmas como Apple o Samsung, ya trabajan para ofrecer productos que atiendan a estas necesidades.

2. Decoración inteligente

El futuro no perdona ni a la más tradicional de las tradiciones, la decoración de los inmuebles. ¿Cómo pretendemos decorar nuestras casas en el futuro? Aunque la moda actual se haya decantado por el estilo vintage en el mobiliario, el futuro nos prepara un sinfín de opciones y modalidades para diseñar nuestro salón sin mover un dedo.

La realidad virtual será la encargada de responder a tal necesidad, pues instrumentos derivados de esta tecnología recrearán escenarios tan vivos como la realidad: ambientación navideña, salón retro, ornamentación mediante proyectores, etc. Todo ello beneficiará a un fácil cambio de imagen hogareño, a la vez que ahorraremos en materiales medioambientales.

3. Seguridad

El crimen supone una gran preocupación dentro del mundo occidental. En países como Brasil, Estados Unidos o la India, el índice de criminalidad y robo se presenta altísimo. Los allanamientos de morada y el robo de vehículos a motor son las principales víctimas.

Por suerte (o por desgracia), empresas como Siemens, IBM o Tesla están desarrollando microchips inteligentes que están sincronizados con nuestro cuerpo. Mediante las pulsaciones del corazón, el grupo sanguíneo o el nivel de azúcar de nuestro cuerpo, estas llaves inteligentes podrán detectar si somos los propietarios de los bienes a los que se pretende usar.

4. Sociedad globalizada

¿Cómo será el futuro a nivel de sociedades? La década de los ochenta y noventa, coincidiendo con el fin de la Guerra Fría, supuso un acuerdo entre las potencias dominantes para integrar un sistema económico-financiero global que ha afectado de manera directa a nuestra cultura, sociedad y valores.

Esto es, que los países de todo el mundo, gracias a la libre circulación de productos (economía abierta) y de personas (acuerdos Schengen, entre otros) ha comportado a un mayor conocimientos entre las distintas culturas del mundo, pero que a la vez ha supuesto que compartamos hábitos indumentarios, culinarios y de ocio.

Todos llevamos los mismos pantalones, los mismos cortes de pelo, vemos las mismas películas, escuchamos la misma música, practicamos los mismos deportes y conducimos los mismos coches.

5. Socialización robótica

El futuro está marcado por la presencia cada vez más abundante de productos ciborg que nos acompañarán en nuestro día a día. Desde los robots inteligentes que nos ayudarán en las tareas domésticas, hasta los robots que nos harán compañía si estamos solos. La soledad es un problema evidente y este hecho podría ser la solución.

Otro de los retos del futuro es el modelo familiar. Hombre y mujer tienen cada vez menos tiempo para dedicarlo al cuidado de los niños, trabajan a muchos kilómetros de distancia o realizan viajes de negocio muy a menudo. Pues bien, los humanoides pueden sustituir esta ausencia cuidando a los niños, a las mascotas o a las personas mayores en su caso.

No debemos olvidar que, aunque beneficioso por una parte, la presencia de estos elementos robóticos pueden suponer un problema a nivel laboral, por ejemplo. La sustitución de la mano de obra humana por la mecánica supondrá que un 25% de la población activa no estará insertada en el mercado laboral, según Google.