El ser humano, al igual que todo lo que conocemos, está compuesto por materia. El estudio de dicha composición es el principal objetivo de la rama de la ciencia conocida como química. Ésta tradicionalmente se ha distinguido entre materia orgánica e inorgánica, lo cual ha originado que existan dos especializaciones en dicha ciencia, dedicadas cada una a uno de los dos tipos de materia. 

Pero, ¿qué diferencias hay entre química orgánica y química inorgánica? En este artículo pretendemos dar respuesta a esta cuestión.

La química: su ámbito de estudio

Denominamos química a la disciplina científica que tiene como objeto de estudio la composición y estructura de la materia y se encarga de investigar y analizar las reacciones que se generan durante la interacción entre los diferentes elementos.

Esta disciplina es de gran importancia y es considerada una de las principales dentro de las llamadas ciencias naturales, partiendo muchas otras ciencias de ella. Además permite no solo el conocimiento teórico sino el uso y aplicación práctica de dicha información en la creación de nuevos materiales y sustancias.

Dentro de la química podemos encontrar distintas especialidades, siendo una de las primeras y más conocidas la división entre química orgánica e inorgánica. Mientras que la primera se encarga del estudio de aquellos elementos que forman parte de los seres vivos, la segunda hace referencia al estudio del resto de elementos.

Diferencias entre química orgánica y química inorgánica

A pesar de que en el fondo química orgánica e inorgánica se encuentran muy relacionadas, presentan algunas diferencias. A continuación veremos las principales diferencias entre ambos tipos de química.

1. Tipos de compuesto con los que se trabaja

La principal y más marcada diferencia entre química orgánica e inorgánica la encontramos en el tipo de compuestos con los que trabaja cada una.

La química orgánica trabaja con todos aquellos componentes cuya estructura se base o en los que aparezca el carbono y sus interacciones con otras sustancias o elementos (especialmente el hidrógeno y el oxígeno, así como el nitrógeno). Es decir, sobre las bases químicas de la materia que configura a los seres vivos (la vida tal y como la conocemos se basa en el carbono y sus derivados).

En lo que respecta a la química inorgánica, esta trabaja con todo aquel compuesto que no contenga carbono (con la excepción de algunos compuestos como el dióxido de carbono), su estructura y propiedades y sus interacciones con otros componentes.

2. Tipo de enlaces entre moléculas

Otro elemento diferencial entre ambas es el tipo de enlace entre moléculas que suele observarse en cada una. En la química orgánica es muy frecuente que se trate de enlaces covalentes, mientras que en la orgánica prevalece el enlace iónico.

3. Reacciones químicas que contemplan

Esta diferencia se deriva de las anteriores: aunque en ambas ramas se observan reacciones químicas semejantes o que actúan bajo los mismos principios, cada de ellas dispone de reacciones en las que se tiende a especializar. En la química inorgánica se exploran procesos como la oxidación, la cristalización, las reacciones endo y exotérmicas y la conducción eléctrica mientras que en la orgánica encontramos reacciones como la combustión, la fermentación, hidrogenación y fotoquímica.

4. Ámbito de investigación fundamental

Las investigaciones de la química, tanto de la orgánica como la inorgánica, han permitido obtener un profundo conocimiento del funcionamiento y comportamiento de la materia. 

Mientras la química orgánica permite el conocimiento de la estructura del material biológico y cómo éste se ve afectado ante la interacción con otros compuestos (con lo cual permite evaluar por ejemplo el efecto de medicamentos), la química inorgánica permite el conocimiento de la estructura y características del material no vivo y la realización de diferentes compuestos de tal manera que se pueden crear nuevos materiales.

Dos parcelas de la ciencia muy semejantes

Estos son algunas de las principales diferencias entre química orgánica e inorgánica, siendo la más notoria el tipo de materia que se estudia y analiza y las posibles aplicaciones que se pueden extraer de cada una. El tipo de enlace entre átomos puede ser diferente y las reacciones en los que se especializa cada una tienden a diferir levemente. 

A pesar de ello, lo cierto es que ambas permiten explicar el comportamiento de la materia y su constitución con bases muy parecidas y a menudo se solapan.

Aunque parezca evidente que la orgánica puede servir para la elaboración de medicamentos y productos con un efecto directo sobre nuestro organismo como drogas o alimentación y la inorgánica para la elaboración de materiales y usos más relacionados con la industria. Asimismo, no deja de ser cierto que desde la química inorgánica también se trabaja con elementos aplicables en medicina y que desde la orgánica puede a explicarse y a producirse diferentes materiales y analizar diferentes elementos derivables a ámbitos como la construcción.