Un resumen de estas categorías tan usadas en ciencia.

Los niveles de organización biológica son aquello que muestra hasta qué punto, en biología, los seres vivos no existen de manera aislada e independiente, sino que están en constante interacción entre ellos.

En concreto, los niveles de organización biológica son una jerarquía de categorías que van de lo micro a lo macro (y viceversa), mostrándonos diferentes dimensiones de análisis de los seres vivos. Estos niveles son: individuo, población, comunidad, ecosistema, biosfera y bioma. En este artículo veremos sus características.

Los niveles de organización ecológica

A la hora de estudiar la naturaleza, hay que elegir un nivel de análisis en el que centrarnos, es decir, un tipo de fenómeno natural que nos obligará a presarle atención a lo que ocurre a cierta escala, y no en otra, dejando de lado todo lo demás.

Los niveles de organización biológica son la clasificación en la que dividimos distintos elementos a estudiar, dependiendo de si son más concretos y locales o más generales y globales. Se aplica en ciencias relacionadas con el estudio de la naturaleza y los seres vivos, como la zoología, la etología, la antropología, etc.

De esta manera, el nivel de análisis de la comunidad es más amplio y general que el de población, pero menos que el de ecosistema, y por ello nos llevará a estudiar fenómenos que no podríamos encontrar en niveles más concretos o más globales.

Así pues, esta organización jerárquica de las categorías permite saber, al seleccionar una de ellas, hasta qué punto estamos cerca de la escala de los individuos o de los biomas, los dos extremos de la clasificación de los niveles de organización ecológica. Veamos más en detalle en qué consisten cada una de estas categorías.

1. Individuo

Esta es la unidad básica, el nivel de ámbito más local y concreto dentro de los niveles de organización ecológica.

Se trata de seres vivos, no necesariamente animales, que muchas veces son funcionales y pueden reaccionar a estímulos o en ocasiones incluso llevar a cabo acciones complejas. En el caso de que solo se los examina para ver características físicas o anatómicas, no hace falta que estén vivos.

En este nivel de estudio es posible investigar elementos como la morfología, el comportamiento, la fisiología, etc.

Además, partiendo de este nivel de organización ecológica, es posible establecer teorías e hipótesis acerca de cosas que van más allá del propio individuo en sí, como por ejemplo a qué especie pertenece, a qué necesidades responden las adaptaciones de su cuerpo, etc.

2. Población

La población es el nivel de organización ecológica definido por una agrupación de individuos de la misma especie que conviven o que se organizan de manera conjunta para sobrevivir en un momento determinado y en un lugar concreto (de escala más bien local, dado que comparten un mismo espacio).

Hay que tener en cuenta que incluso dentro de una misma especie hay una cierta diversidad en cuanto a genotipos (genes) y fenotipos (rasgos expresados en las características del cuerpo o del comportamiento), por lo que no se asume que una población es una sucesión de individuos idénticos. Esto enriquece este nivel de estudio, porque en él siempre hay fenómenos a investigar que no están presentes allí donde solo nos fijamos en un individuo.

Por ejemplo, aspectos que podemos investigar al poner nuestro foco en el ámbito de las poblaciones es la cooperación entre los miembros de una familia o de una tribu, la expulsión de los machos cuando estos llegan a la pubertad, el modo en el que se comparte la comida, las luchas internas por el liderazgo del grupo, etc.

Población

3. Comunidad

La comunidad es el nivel conformado por un conjunto de poblaciones de diferentes especies, y que interactúan entre sí en una zona concreta. Aquí se incluyen formas de vida de todos los filos: animales, plantas, hongos, bacterias, etc.

Además, es esta constante interacción entre varias formas de vida lo que hace que estas puedan existir, porque crea un equilibrio biológico que aporta estabilidad y sustento a la mayoría de poblaciones e individuos.

A partir de este nivel de organización ecológica pueden estudiarse procesos como la depredación, el parasitismo, la simbiosis, etc.

4. Ecosistema

El ecosistema es un tipo de entorno físico extenso caracterizado por fenómenos que van más allá de la existencia de seres vivos, como la temperatura, el nivel de luminosidad, las precipitaciones, los accidentes geográficos, etc. También se caracterizan por la comunidad de seres vivos que albergan, la cual puede variar ligeramente dependiendo de en qué parte del ecosistema nos encontremos, dado que este no es totalmente homogéneo y regular.

Así, un ecosistema presenta dos componentes fundamentales: un elemento abiótico, en el que se incluyen elementos no orgánicos, y otro biótico, que incluye a los seres vivos.

La combinación entre estas dos mitades forma un entorno con una dinámica de existencia relativamente autónoma, en la que para mantener este equilibrio no se necesita demasiado de la interferencia de elementos ajenos al ecosistema.

En este nivel de organización ecológica pueden estudiarse, por ejemplo, el impacto de la contaminación en una zona, los procesos de desertización, la pérdida de la biodiversidad causada por las sequías, etc.

Ecosistema

5. Bioma

Un bioma es una categoría que engloba a varios ecosistemas que presentan algunas similitudes entre sí y que en muchas ocasiones están en contacto físico entre unos y otros (si bien este no es un requisito fundamental para establecer la existencia de un bioma, dado que en ocasiones hay accidentes jeográficos que “parten” un bioma).

Así, el bioma es un tipo de paisaje que puede ser identificado por presentar cierta uniformidad en cuanto a sus formas de vida más grandes: normalmente, animales y plantas.

Además, la extensión de los biomas suele ser grande, de la escala de un país mediano o grande (si bien es independiente de las fronteras de los Estados y naciones); suelen ser identificables fácilmente en un mapamundi (si bien cuesta más en los biomas subacuáticos).

Si nos fijamos en este nivel de análisis, es posible estudiar fenómenos como el deshielo de los polos, la deforestación de grandes superficies que amenaza con una extinción masiva de especies, etc.

6. Biosfera

La biosfera es el nivel de organización ecológica más grande, y abarca todo el planeta, compuesto por el encaje de los diferentes biomas.

Por otro lado, la biosfera está formada por tres componentes: la listosfera, compuesta por todas las regiones en las que la tierra da relieve a la corteza terrestre; la atmósfera, compuesta por la capa de ozono que cubre toda la corteza terrestre, y la hidrosfera, compuesta por las grandes masas de agua que se distribuyen por la corteza del planeta, independientemente de si son visibles por satélite o no.

Si nos centramos en esta escala, podremos estudiar las consecuencias del cambio climático casi en su totalidad, así como la meteorología, el movimiento de las placas tectónicas, etc.

Referencias bibliográficas:

  • Alexander, David E. (1 May 1999). Encyclopedia of Environmental Science. Nueva York: Springer.
  • Bartsch, J., Colvard, M.P. (2009). The Living Environment. Nueva York: Prentice Hall.
  • Carson, R. (2002). Silent Spring. Montreal: Mariner Books.
  • Lidicker W. (2008). Levels of organization in biology: on the nature and nomenclature of ecology’s fourth level. Biological Reviews.
  • Odum, E. P. (1971). Fundamentals of Ecology. Nueva York: Saunders.
  • Schindler, David W. (1998). Replication versus Realism: The Need for Ecosystem-Scale Experiments. Ecosystems. 1 (4): 323–334.
  • Wicken J.S., Ulanowicz R.E. (1988). On quantifying hierarchical connections in ecology. Journal of Social and Biological Systems.